La Habana (PL).- Los hechos acontecidos el pasado 1 de febrero en el estadio de la ciudad de Port Said, noreste de Egipto, integran, desgraciadamente, la larga lista de eventos trágicos vinculados al deporte y en especial al fútbol. La masacre de Port Said, como se le conoce, tuvo lugar durante un partido entre el club local Al Masry y Al Ahly, de El Cairo, el cual terminó en una batalla campal entre los aficionados de ambos equipos y en el que fallecieron cerca de 80 personas, y más de mil resultaron heridas ante la mirada pasiva de las fuerzas de seguridad.

Aunque esta no es la primera vez que una catástrofe futbolística sacude a Egipto, pues en el estadio Zamalek de El Cairo murieron 48 personas al desprenderse una tribuna en mal estado en 1974. Los sucesos de ocurridos en el país del norte africano son solo los más recientes, pero la historia recoge varios momentos trágicos para el deporte mundial.

Ya sea por avalanchas producidas por el pánico, disturbios entre fanáticos o derrumbes de gradas en mal estado, lo cierto es que el fútbol acumula un negro historial entre los desastres más impactantes acontecidos en el mundo deportivo. Uno de los peores acontecimientos de esta índole en Latinoamérica y el planeta, ocurrió la tarde del 24 de mayo de 1964, durante un partido entre las selecciones de Perú y Argentina clasificatorio para los Juegos Olímpicos de Tokio de ese año.

Argentina ganaba 1-0 a dos minutos del final cuando se produjo el que habría sido el gol peruano del empate, pero el árbitro anuló el tanto y algunos de los 45 mil aficionados presentes en el Estadio Nacional de Lima se lanzaron al terreno. El principal decidió suspender el encuentro por la falta de garantías y oficiales de la policía lanzaron granadas de gases lacrimógenos para controlar a la multitud. La gente salió en estampida hacia los túneles, pero las puertas estaban cerradas para evitar el ingreso de miles que se habían quedado afuera, lo que provocó la muerte de más de 320 personas y cerca de mil heridos.

Si hubiese sabido que morirían más de 300 seres humanos, hubiera convalidado el gol y en ese momento colgaba el silbato para siempre, declaró poco después el principal de ese encuentro, el uruguayo Ángel Eduardo Pazos. Por su parte, el comandante de policía Jorge de Azambuja quien ordenó lanzar los gases lacrimógenos también lamentó lo ocurrido. Yo ordené lanzar bombas lacrimógenas a las tribunas. No puedo precisar cuántas. Nunca imaginé las nefastas consecuencias, dijo Azambuja.

Las mayores tragedias

A continuación les ofrecemos una relación de los hechos más connotados de muertes en estadios:

9 mayo de 2001: Al menos 130 personas murieron en la capital ghanesa durante el encuentro entre el Accra Hearts y el Kumasi Ashanti por el pánico del público asistente ante los enfrentamientos entre los simpatizantes de ambos equipos.

16 octubre de 1996: En la mayor tragedia en un estadio de Centroamérica, 80 personas perdieron la vida y otras 150 resultaron heridas por la avalancha humana que se produjo en el estadio “Mateo Flores” de Guatemala, antes del comienzo del encuentro entre la selección local y la costarricense. El aforo se había superado por la venta de entradas falsas.

23 junio de 1968: Perecieron 71 personas, en su mayoría por asfixia, y otras 150 resultaron heridas en Buenos Aires, en un partido entre el River Plate y el Boca Juniors.

9 marzo de 1946: Peleas multitudinarias provocaron la muerte de 44 personas y heridas a otras 500 en el Burden Park de Bolton (Reino Unido), tras un encuentro de Copa entre el Bolton Wanderers y el Stoke City.

2 enero de 1971: Murieron 66 personas y otras 150 recibieron heridas en el estadio de Glasgow Rangers, al coincidir cientos de aficionados en las puertas de acceso tras un gol registrado en los últimos minutos del encuentro contra el Celtic.

11 febrero de 1974: En el estadio Zamalek de El Cairo fallecen 48 espectadores y medio centenar resultan heridas al hundirse una tribuna.

11 mayo de 1985: Al incendiarse la tribuna principal del estadio británico de Bradford City, mueren 53 personas y más de 200 resultaron heridas, en un encuentro de tercera división.

15 abril de 1989: 95 muertos y 175 heridos es el saldo de una avalancha durante un encuentro entre el Liverpool y Nottingham Forest en el estadio Hillsborough de Sheffield.

7 julio de 1990: A 62 muertos y más de 200 heridos se elevó el balance de víctimas en el estadio somalí de Mogadiscio, cuando el público entró en pánico por los disparos de los guardaespaldas del presidente Mohamed Siad Barre.

deportes@prensa.latina.cu