El crimen organizado movería casi tres billones de dólares cada año en todo el mundo, equivalentes al 2-5% del Producto Interno Bruto (PIB) internacional, según un informe del Grupo de Acción Financiera Internacional (FATF en inglés). El incremento exponencial de la violencia, la corrupción pública y la explotación de seres humanos son algunas de las consecuencias más graves de la actividad mafiosa. El Estado Plurinacional de Bolivia figura en la lista de países de América del Sur cuestionados por sus deficiencias en la lucha contra el lavado de dinero y el financiamiento al terrorismo.

Desde que el estadounidense John Landesco iniciara estudios científicos sobre el crimen organizado en la segunda década del siglo XX, muchos tendieron a ver el problema apenas como una conspiración criminal permanente con una estructura bien ordenada y con motivaciones económicas. Debido a la transnacionalización del fenómeno, a fines del siglo pasado la Convención de Naciones Unidas contra el Crimen Organizado lo definió como “grupo estructurado de tres o más personas que actúan de forma concertada para cometer uno o más crímenes de importancia en busca de un beneficio material”.

El criminólogo norteamericano Howard Abandinsky resalta el carácter sistémico de este tipo de empresa que involucra a personas sobre una base jerárquica, sin contenido ideológico y centrada en la búsqueda de ganancias y de poder, desafiando incluso a la institucionalidad en la constante competencia por imponer su hegemonía en un territorio determinado.

El crimen organizado lucra con actividades como el tráfico ilícito de drogas, el lavado y falsificación de dinero, la trata de personas, el robo y comercialización de obras culturales, material nuclear, armas y explosivos, actos terroristas y corrupción de funcionarios públicos, entre otros. La extorsión -exigir dinero bajo amenaza de dañar a familiares u otros- y el paramilitarismo se suman a la lista de los negocios mafiosos.

Las redes mafiosas operan en todos los continentes y sus ganancias superan el billón de dólares anuales. Según la Interpol, solo el negocio de las apuestas ilegales mueve unos 140 mil millones de dólares anuales. Consideramos que las apuestas, los arreglos de partidos y otras actividades corruptas, una actividad criminal que crece rápidamente, es una amenaza tan seria como el dopaje, y probablemente peor si tomamos en cuenta las sumas de dinero involucradas, alertó Christophe de Kepper, director general del Comité Olímpico Internacional (COI). 

Un reciente informe de la ONU indica que los ingresos del narcotráfico en México ascienden a 14 mil millones de dólares anuales (sipse.com.noticias), mientras que el tráfico de opio en Afganistán generó 2.400 millones de dólares en 2011, equivalentesal 15% del PIB nacional. En Perú, el presidente de la Comisión Nacional de Desarrollo y Vida sin Drogas (Devida) Ricado Soberón reveló que el lavado de activos, que encubre el origen ilícito de dinero y bienes, operó 3.460 millones de dólares desde 2003, en 404 casos investigados por la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF).

En 2010 el PIB internacional alcanzó 63 billones (millones de millones) de dólares, de acuerdo con el Banco Mundial. El costo del lavado de dinero osciló entre 1,26 billones y 3,15 billones de dólares, entre 2 y 5% del PIB mundial, estimó el FATF, un grupo encargado de combatir el lavado de dinero en el que participan distintas naciones, según el cual las finanzas movilizadas por los criminales a nivel global constituyen una seria amenaza a la seguridad internacional y a la integridad del sistema financiero (La Jornada).

El 19 de enero de 2012, el Consejo de Seguridad de la ONU llamó a coordinar medidas contra la delincuencia organizada transnacional y el tráfico de drogas como fenómenos que pueden amenazar la seguridad internacional. También destacó la necesidad de cumplir las normas nacionales e internacionales aplicables frente a esos delitos y de poner en práctica acciones para incrementar las capacidades y las iniciativas en la materia.

Esta semana, el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI), una organización intergubernamental que agrupa a los países de América del Sur para combatir el lavado de dinero y la financiación del terrorismo, publicó la lista de países cuestionados por sus deficiencias, entre ellos el Estado Plurinacional de Bolivia. El gobierno boliviano calificó de “incomprensible” la decisión y el Ministerio de Economía y Finanzas Públicas lamentó que el organismo no haya tomado en cuenta los “significativos avances” del país con la aprobación de leyes y normas para luchar contra esos crímenes.

“El Gobierno boliviano además ratifica su firme determinación de continuar en la lucha contra el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo, con la convicción propia que tales conductas ilícitas causan severos daños morales y económicos a los estados y sus instituciones”, señala una nota de prensa del Ministerio de Economía, en la que se recuerda que el GAFI reconoció el “alto nivel” de compromiso de Bolivia para superar esas deficiencias en octubre de 2011, después de la promulgación de una ley que tipificó el Financiamiento al Terrorismo. (1)

Escalada de violencia

A fines de noviembre de 2011, la reunión hemisférica sobre el control de las transferencias y tráfico ilícito de armas de fuego, que sesionó en San José, Costa Rica, con representantes de 18 países de América Latina, llamó la atención sobre el papel del crimen organizado en la desproporcionada tasa de homicidios en el área, que representa una cuarta parte del total de las muertes por arma de fuego.

Se estima que cada año mueren 740 mil latinoamericanos por disparos de arma de fuego, de los cuales 500 mil son asesinados por sicarios del crimen organizado y por delincuentes comunes, dijo Camilo Duplat, oficial del Centro Regional para la Paz, el Desarme y el Desarrollo de América Latina y el Caribe (Unlirec). (2)

La violencia juvenil de la mano de pandillas juveniles y el narcotráfico también estremece a la sociedad norteamericana. El reporte anual sobre violencia del Buró Federal de Investigaciones (FBI) confirma que el número de asesinatos aumentó 3,1% en 2010, al tiempo que los delitos mayores se incrementaron por primera vez en una década. Los homicidios escalaron 67% en Boston y crecieron drásticamente en Houston, Atlanta, St. Louis y Phoenix. Alrededor de 10% de las personas asesinadas son menores de 18 años. Otros reportes del FBI revelan que desde 2006 cerca de cuatro mil adolescentes fueron ultimados a tiros. Solo en Chicago, de las 300 víctimas reportadas hasta septiembre de 2011, al menos 43 eran jóvenes. (3)

Analistas y estudiosos de todo el mundo coinciden en que el incremento exponencial de la violencia y de la corrupción pública son algunas de las consecuencias más graves del crimen organizado, pero la explotación de seres humanos como si se trataran de meras mercancías es una de sus facetas más dolorosas. Investigaciones de la ONU revelan que bandas multinacionales trafican con seres humanos en 127 países, sobre todo con mujeres y niños para la explotación sexual o laboral. Las víctimas tampoco se libran de la amenaza del tráfico de órganos, un negocio que involucra a mafiosos y a hospitales privados.

Existen alrededor de 132 millones de menores de edad que trabajan en el campo en condiciones de esclavitud o semi esclavitud por deudas, unos 20 millones de ellos en América Latina, calcula la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO). Sólo en América Latina y el Caribe, más de dos millones de niñas y niños de entre cinco y 17 años son explotados por las mafias, según la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Se calcula que unos 2,5 millones de niños y niñas en el mundo son captados anualmente con fines de explotación sexual. En México, alrededor de 16 mil niños son esclavizados con esos fines, advirtió la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH). Más de la mitad de las víctimas de explotación sexual en Perú rescatadas en 2009 y 2010 eran menores e incluso niñas pequeñas, reveló el Observatorio de Criminalidad del Ministerio Público. En ese lapso fueron descubiertos 231 casos de trata de personas en la modalidad de explotación sexual, con 330 víctimas y 287 presuntos autores. (4)

Los principales centros de origen de las víctimas son Albania, Bielorrusia, Bulgaria, China, Lituania, Nigeria, Moldavia, Rumania, la Federación Rusa, Tailandia, Ucrania, Brasil, Colombia, México, Guatemala y otros. Los países receptores son Bélgica, Alemania, Grecia, Israel, Italia, Japón, Países Bajos, Turquía y Estados Unidos. Sólo en Estados Unidos y Japón, los involucrados en la trata humana, en la prostitución y otros delitos conexos rebasan los 40 mil y los 150 mil, de manera indistinta, informa la periodista de Prensa Latina Isabel Soto Mayedo.

El crimen organizado en México

En la gestión 2011, las bandas de narcotraficantes aumentaron su actividad criminal en México con nuevos tipos de delitos como el asesinato, el narcomenudeo, la extorsión, el secuestro, la trata de personas y el robo. Por esta causa se intensificaron las luchas sangrientas entre bandidos por el control de los territorios, en las cuales resultaron víctimas muchas personas ajenas. Es el caso de la masacre de Veracruz, donde aparecieron 67 cadáveres en septiembre del año pasado, o el ataque e incendio del casino Royale el 25 de agosto, donde murieron 52 personas, reporta el periodista Jacinto Granda, corresponsal de Prensa Latina.

Diversos analistas afirman que para México la mayor amenaza del crimen organizado no es la extrema violencia, sino la presencia creciente de jóvenes y hasta niños en sus filas. El gran peligro que veo en México es que los jóvenes desvíen su destino y se vayan al crimen, alertó hace poco el escritor mexicano Carlos Fuentes.

De los 36,2 millones de jóvenes mexicanos de 12 a 29 años de edad, 7,8 millones ni tienen empleo ni asisten a la escuela, informó en noviembre el subsecretario de Educación Superior Rodolfo Tuirán. Esos muchachos, llamados ninis (ni trabajan ni estudian) están constantemente tentados de ingresar en algunas de las bandas criminales.

En los últimos cuatro años, por lo menos 23 mil menores de 17 años han sido reclutados por las organizaciones criminales, reveló un informe de la Comisión de Seguridad Pública de la Cámara de Diputados. Otros estudios indican que los cárteles habrían reclutado a más de 7,8 millones de mexicanos de 12 a 29 años de edad.

Los menores de edad generalmente son empleados como “mulas” en el traslado de drogas hacia Estados Unidos. Tienen entre 11 y 17 años de edad y son hijos de mexicanos. Los Zetas y el cártel del Golfo pagan un salario más alto, unos 500 dólares por cada cruce fronterizo de la droga, informó la agencia antidroga estadounidense (DEA).

El trabajo de “mula” es el de menos magnitud criminal que otros también desempeñados por menores, como el de asesino, espía y vigilante. Destacan los casos de Beto, de la Familia Michoacana, quien con menos de 17 años ya había asesinado al menos a 18 personas, o de Gloria, de 13 años, también contratada para matar. En los últimos cinco años, las Fuerzas Armadas y la Procuraduría General de México han detenido a más de cuatro mil “chavos” vinculados con la delincuencia organizada; entre sus delitos se encuentran homicidio, secuestro, tortura, tráfico de drogas y robo. (5)

Otro gran problema en México es la corrupción pública. Existen numerosos cuerpos de policías estatales y locales infiltrados por la delincuencia, reconoció el propio presidente Felipe Calderón en la XXXI Sesión del Consejo Nacional de Seguridad Pública. (6)

El 17 de febrero de 2012, la subdelegada de la Procuraduría General de la República (PGR) en el estado mexicano de Coahuila Claudia González fue arrestada por la presunta protección al cartel Los Zetas. También fue detenido el coordinador de la Unidad Especializada de Investigación y Seguridad Inmediata Sergio Tobías. Otro implicado es Julio César Ruiz, funcionario de la división operativa de la Fiscalía General en Coahuila.

El cartel Los Zetas al mando de Heriberto Lazcano (El Lazca) tiene presencia en Sonora, Chihuahua, Durango, Coahuila, Nuevo León, Zacatecas, Aguascalientes y San Luis Potosí. También opera en Hidalgo, Veracruz, Tamaulipas, Distrito Federal, Oaxaca, Tabasco, Chiapas, Yucatán y Quintana Roo, mientras que se disputa muchos puntos del país con el cártel de Sinaloa, de Joaquín El Chapo Guzmán.

Según el gobierno mexicano, en 2011 se propinaron contundentes golpes a los cárteles y demás grupos delictivos, como resultado principalmente de las operaciones realizadas por las Fuerzas Armadas. No obstante, representantes de varias entidades sociales aseguran que el Ejército y la Marina no están concebidos ni preparados para realizar misiones policiacas y engendran una mayor violencia.

En el último sexenio habrían muerto unas 50 mil personas en la ola criminal que azota a México, el 70% jóvenes. Además, unos 2.500 menores fueron asesinados en enfrentamientos entre bandas.

Notas:

1. El 16 de febrero pasado Bolivia presentó las disposiciones emitidas en la gestión del Presidente Evo Morales respecto a la legitimación de ganancias ilícitas y lucha contra el terrorismo en París para que fueran consideradas en la Reunión Plenaria del GAFI. Entre los documentos presentados figuran el Decreto Supremo 29681 del 20 de agosto de 2008 que establece un esquema de control sobre la internación y salida de divisas del territorio nacional y se le otorga la responsabilidad de Sujeto Obligado a la Aduana Nacional respecto del Lavado de Dinero. Por otro lado, el Decreto 138 del 20 de mayo de 2009 establece la aplicación de medidas cautelares sobre el patrimonio y los medios e instrumentos que hubieran sido utilizados o estuviesen comprometidos en la comisión del delito de Terrorismo, Sedición o Alzamientos Armados contra la Seguridad y la Soberanía del Estado. Dichas medidas cautelares son retención de fondos, incautación y confiscación.

Además, la Ley 4072 de 27 de julio de 2009 ratifica el “Memorándum de Entendimiento” de constitución del GAFISUD. También se promulgó la Ley 004 de Lucha Contra la Corrupción, Enriquecimiento Ilícito e Investigación de Fortunas “Marcelo Quiroga Santa Cruz”, el 31 de marzo de 2010. La Ley 007 de modificaciones al sistema normativo penal (18 de mayo de 2010) modifica el Artículo 252 del Código de Procedimiento Penal otorgando facultades al Fiscal para que de manera directa disponga la aplicación de medidas cautelares de carácter real. La Ley 060 regula el funcionamiento y control de las casas de juegos y juegos de azar. La Resolución 141/2011 de la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (ASFI) incorporó al ámbito de regulación a las empresas transportadoras de dinero. El Decreto Supremo 910 del 15 de junio de 2011 es un reglamento de infracciones y sanciones administrativas para las entidades financieras, del mercado de valores y seguros. La Resolución ASFI 486 de 16 de junio de 2011 incorporó al ámbito de la regulación y supervisión a las casas de cambio. La Ley 170 del 9 de septiembre de 2011 incorpora al Código Penal las figuras penales de financiamiento del terrorismo y separatismo; la modificación de las tipificaciones de los delitos de terrorismo y Legitimación de Ganancias Ilícitas; y asigna nuevas atribuciones a la Unidad de Investigaciones Financieras.

2. Guatemala, El Salvador, y Honduras conforman el triángulo más riesgoso del mundo. Honduras tiene una tasa de 86,1 homicidios por cada 100 mil habitantes. Datos gubernamentales refieren que unos 40 mil jóvenes hondureños pertenecen a pandillas o maras y 85% de las muertes en ese país resultan de las 300 mil armas ilegales en circulación. En Guatemala el índice de crímenes por armas de fuego es de 81%, y 78,6% en El Salvador. De los 334 municipios de Guatemala, 58 fueron declarados ingobernables. El ministro de Gobernación Mauricio López dijo que la mayor cantidad de territorios en esa situación está localizada en el departamento de San Marcos, seguido por Huehuetenango, Quiché y Totonicapán. Allí las nuevas autoridades locales no han podido asumir sus funciones por la anarquía reinante, así como con alto grado de hechos de violencia como linchamientos e incluso retenciones de agentes policiales por la población. Por lo general, los problemas los promueven líderes de grupos ilícitos, nacionales y foráneos, dedicados al contrabando y el narcotráfico.

3. Más de un millón de personas, la mayoría jóvenes, integran pandillas en Estados Unidos. Esos grupos aumentaron de 800 mil en 2005 a más de un millón en 2008, según el Departamento de Justicia. Estimados conservadores indican que unos 900 mil están activos y más de 145 mil guardan prisión. En ciudades como Nueva York, donde en 2009 existían cerca de 20 mil miembros de esos grupos, y Los Angeles, la proliferación de las pandillas se convirtió en un dolor de cabeza para las autoridades. Los Angeles es considerada la capital de estos grupos en América, allí son frecuentes tiroteos y enfrentamientos por el control de áreas, por el comercio de drogas y por razones a veces desconocidas.

4. El 54% de las víctimas (180) tenían entre 13 y 17 años, el 2,7% entre siete y 12 años y dos casos corresponden a menores de seis años. Además, 21,8% tenían de 18 a 24 años y 4,2% entre 25 y 34. El mayor número de denuncias de trata de personas se registra en la región amazónica de Madre de Dios, colindante con Bolivia y Brasil, y sigue en orden de importancia Lima. Del total registrado en 2009 y 2010, eran peruanas 89,7% de víctimas y hubo una boliviana, una brasileña y una colombiana.

5. En San Diego, California, más de cinco mil jóvenes, la mayoría de origen hispano, cargan con antecedentes penales por su vínculo con pandillas y delitos relacionados con el tráfico y consumo de drogas, destacó el diario californiano La Opinión. De acuerdo con la Fiscalía del condado San Diego, en 2011 se registraron cinco mil incidentes de jóvenes que violaron la ley por tales causas, de los cuales 3.704 fueron procesados. El 76% de quienes presentan cargos están involucrados con alguna de las 170 bandas que operan en el condado y que reclutan a unos 7.700 miembros, lo cual constituye un problema de seguridad pública en la zona, indicó el reporte de la Asociación de Gobiernos de San Diego (SANDAG). Según el SANDAG, entre los jóvenes entrevistados el 11% dijo que en algún momento se les propuso transportar drogas por la frontera, con la edad media para el primer cruce de 14 años. Otro estudio de SANDAG muestra que más de la mitad de los jóvenes en correccionales de San Diego dieron positivo en al menos una droga. La marihuana sobresalió como la más utilizada en un 43% de los casos, y se advirtió un incremento en el uso de metanfetaminas.

6. Alarma la influencia del narcotráfico en las campañas políticas en Honduras, México y Colombia. El presidente del TSE de Honduras Enrique Ortez confesó a la prensa su preocupación por la injerencia del crimen organizado y del narcotráfico en la vida política nacional. El secretario de Defensa de México Guillermo Galván admitió que la seguridad del país se encuentra seriamente amenazada por la interferencia del crimen organizado, un grave fenómeno delictivo de dimensiones cultural, sociológica y trasnacional. Esta rémora criminal evolucionó sigilosamente durante décadas, primero como pandillas operando con un bajo perfil controladas por las policías locales y con los años las bandas pasaron a un proceso de enquistamiento en la sociedad con la colaboración de la propia autoridad, sentenció Galván.

Con reportes de Isabel Soto Mayedo, periodista de la redacción de Temas Globales de Prensa Latina, Jacinto Granda, corresponsal de Prensa Latina en México, diario La Jornada de México y agencia ABI de Bolivia.