De 61 millones de hectáreas de tierra saneadas y tituladas en los últimos 15 años, el Instituto Nacional de Reforma Agraria (INRA) dotó alrededor de 22,3 millones de hectáreas de Tierras Comunitarias de Origen (TCOs) en beneficio de más de 493 mil familias de tierras altas y bajas. Según el viceministro de Desarrollo Rural y Agropecuario Víctor Hugo Vásquez, “de un tiempo a esta parte se dio mayor preferencia a tierras comunitarias de origen” y ahora el gobierno tiene que prestar más atención a “las propiedades privadas en fase de producción”.

En su discurso informe presentado el 22 de enero de 2012 a la Asamblea Legislativa Plurinacional, el Presidente Evo Morales detalló el trabajo realizado por su gobierno con respecto al saneamiento y dotación de tierras.

Morales informó que desde la aprobación de la Ley N. 1715 del INRA en 1996 hasta el año 2005 se sanearon y titularon alrededor de 9,3 millones de hectáreas; mientras que en su gestión de gobierno (2006-2011) se identificaron 23,3 millones de hectáreas de tierras fiscales disponibles y no disponibles, se intervino unas 7 millones de has y se sanearon y dotaron un poco más de 19 millones de hectáreas.

“En total, en la gestión del Presidente Morales se ha saneado 51.778.000 hectáreas con una inversión de 75 millones de dólares”, precisó el director del INRA Juanito Félix Tapia García a la agencia ABI.

En la gestión 2011, el INRA saneó y dotó 142.573 hectáreas en los departamentos de Santa Cruz, Pando, Tarija, Beni y La Paz. El INRA Tarija entregó a pequeños y medianos propietarios, a empresarios y comunidades campesinas e indígenas 575 títulos por más de 772 mil hectáreas. El Presidente entregó más de 660 títulos agrarios de una superficie aproximada de 10 mil hectáreas a 800 beneficiarios de los municipios de Chapare, Chimoré, Puerto Villarroel y Entre Ríos.

Tapia aseguró que en 2011 fueron saneadas más de 10 millones de hectáreas, pero la Fundación Tierra estima que el saneamiento llegó a cinco millones, cuatro millones menos que el promedio anual registrado entre 2006 y 2010, que fue de nueve millones de hectáreas. El INRA prevé sanear este año 14 millones de hectáreas de tierra, con lo cual sólo restarían 24 millones para concluir el proceso de saneamiento de las 106 millones de has del país hasta el año 2013.

De más de 61 millones de hectáreas saneadas y tituladas en los 15 años de vigencia de la Ley INRA (1996-2011), “tenemos un total de 22.376.000 hectáreas saneadas tituladas, consolidadas y dotadas a favor de las TCOs”, una “superficie mayor a cuatro veces de lo que tiene el departamento de Tarija”, resaltó Tapia. “En la gestión del Presidente Evo se ha hecho un trabajo mayor y con menos recursos económicos”, destacó: Entre 1996 y 2005 el INRA dotó 5.762.000 hectáreas a las TCOs, y 16.614.000 hectáreas en el periodo 2006-2011.

Alrededor de 326 mil familias indígenas y campesinas de tierras altas recibieron 189 títulos por más de 9,6 millones hectáreas; mientras que 167 mil familias de tierras bajas se beneficiaron con 136 títulos por más de 12,7 millones de hectáreas. Según el Presidente, cada indígena de tierras bajas posee 76 hectáreas en promedio.

En la Primera Cumbre Social convocada por el Presidente Morales, el secretario general de la Confederación Sindical de Campesinos Interculturales de Bolivia (CSCIB) Gustavo Aliaga denunció que los indígenas del país concentran enormes extensiones de tierra a título de Territorios Indígenas, mientras que los colonizadores apenas poseen surcos para cultivar.

“Los indígenas de la CIDOB tendrían más o menos 20 mil hectáreas, pero los colonizadores y los campesinos apenas cuentan con dos o tres mil hectáreas; esta es una diferencia abismal, no puede haber aquí ciudadanos de primera, de segunda o de quinta clase, y que sólo unos cuantos indígenas puedan tener entre 20 mil y 30 mil hectáreas a título de Territorio Comunitario de Origen”, arengó Aliaga. “Nosotros también vamos a tener que marchar en los próximos meses y pedir al gobierno nacional que se pueda revisar la Ley INRA” y se posibilite la redistribución de “latifundios” indígenas improductivos.

Paralizan la verificación de la FES por cinco años

En el encuentro de Cochabamba, los representantes de la Asociación Nacional de Productores de Oleaginosas (ANAPO) y otros gremios agroindustriales exigieron garantías para la propiedad privada de la tierra; solicitaron específicamente la flexibilización de las normas de reversión de propiedades agrarias que no cumplen Función Económica Social (FES). El Presidente accedió a los pedidos del agroempresariado y complació al campesinado, contraviniendo la Ley N. 1715 del INRA y la Ley N. 3545 de Reconducción Comunitaria de la Reforma Agraria.

La Constitución y la leyes del Estado Plurinacional mandan verificar cada dos años el cumplimiento de FES de todas las medianas y grandes propiedades, es decir el empleo de la tierra en el desarrollo sostenible de actividades agropecuarias, forestales y otras de carácter productivo, así como en las de conservación y protección de la biodiversidad, la investigación y el ecoturismo, conforme a la capacidad de uso mayor de la tierra, en beneficio de la sociedad, el interés colectivo y el de su propietario.

Se paraliza por cinco años el proceso de verificación de la FES de todas las propiedades agrarias del país, “salvo denuncias sustentadas”, anunció el Presidente Morales al rendir informe de gestión 2011, segundo año del Estado Plurinacional.

“El pequeño productor con el agroindustrial siempre estaban enfrentados (y en la reciente Cumbre Social de Cochabamba) lo que nunca los dos sectores acuerdan plantear una pausa (en la verificación de) la Función Económica Social por cinco años; esperamos que sea para dar utilidad a la tenencia de la tierra de los empresarios, vamos a respetar pues es importante para fomentar la producción de alimentos”, explicó el Mandatario. (Fundación Tierra).

Morales dispuso otras medidas agrarias destinadas a conservar y recuperar las tierras con aptitud productiva evitando su loteamiento y urbanización, la penalización del avasallamiento y el tráfico de tierras; la implementación de políticas nacionales de gestión integrada de cuencas, recursos hídricos, bosques y suelos, y concluir el saneamiento, titulación de tierras y el replanteo de predios. 

La mesa de seguridad alimentaria del Primer Encuentro Plurinacional para Profundizar el Cambio demandó la eliminación del latifundio y la redistribución de tierras fiscales para fortalecer la producción agrícola. El viceministro de Desarrollo Rural y Agropecuario Víctor Hugo Vásquez explicó que “todo eso tiene que ver también con la titulación de niveles productivos, porque de un tiempo a esta parte se dio mayor preferencia a tierras comunitarias de origen… Se tiene que dar más interés en la ampliación de la tarea a las propiedades privadas en fase de producción”.

— —

Texto corregido y actualizado el 8 de febrero de 2012.