Subsisten en el mundo más de 200 millones de desempleados, 27 millones más que antes del estallido de la crisis financiera en 2007-2008, estima la Organización Internacional de Trabajo (OIT). Más de 74 millones de jóvenes desempleados y marginados por el sistema económico podrían desestabilizar a los regímenes políticos de todo el planeta.

El año 2011 culminó con más de 200 millones de desempleados en el mundo, y a inicios de 2012 la mayor parte de los países registra una tasa de desocupación mayor que antes de la crisis de 2008, excepto Australia y Alemania, revela un reciente informe de la OIT que será presentado en el 41 Foro Económico de Davos que sesionará del 25 al 27 de enero.

El ritmo de creación de puestos de trabajo en los países industrializados y emergentes que integran el G-20 fue del 1% en 2010, y se prevé que se eleve apenas 0,8% para finales de 2012. De mantenerse esa tendencia, para 2015 el desempleo podría alcanzar a más de 40 millones de personas residentes en esas naciones, el doble que en la actualidad, precisa otro informe conjunto de la OIT y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) presentado el año pasado.

Ambos organismos internacionales están preocupados por la subida del desempleo juvenil, que en España llega al 46% y al 60% en Sudáfrica; y por el incremento de la informalidad y el desempleo de larga duración, que favorecen la marginación social. Este es el rostro humano de la crisis y los gobiernos no lo pueden ignorar, enfatizaron Ángel Gurría y Juan Somavía, máximos responsables de la OCDE y de la OIT, respectivamente.

El 19 octubre de 2011, la OIT pronosticó que 2011 cerraría con 74,6 millones de jóvenes desempleados en el mundo, para una tasa del 12,6%, una décima inferior a la registrada a finales de 2010, cuando las personas de entre 15 y 24 años de edad sin trabajo sumaron 75,1 millones. El estimado estaba muy cerca de los 75,8 millones verificados en el momento más grave de la crisis global en 2009. Solo entre 2008 y 2009, el desempleo juvenil reportó un aumento de 4,5 millones, una cifra sin precedentes.

En la actualidad existirían 74,8 millones de desempleados de entre 15 y 24 años, cuatro millones más que en 2007. Según la OIT, esta situación propicia la aparición de una generación de trabajadores jóvenes víctimas de “una peligrosa mezcla de alto desempleo, creciente inactividad y trabajo precario en los países desarrollados y del aumento de trabajadores pobres en las naciones en desarrollo”, que puede socavar la confianza en el sistema político y económico mundial.

La OIT considera que la frustración colectiva de los jóvenes ha sido uno de los factores que ha contribuido al surgimiento de los movimientos de protesta en 2011, y advierte que para garantizar la paz social en diversas regiones del mundo habrá que crear al menos 600 millones de empleos productivos en los próximos 10 años.

Desempleo récord en Europa

En junio de 2011 unas 18 mil personas engrosaron la lista de desempleados en la Unión Europea (UE), lo cual mantuvo el índice de desempleo en 9,9% por cuarto mes consecutivo. Según la Oficina de Estadísticas Eurostat, 15,6 millones de personas se encontraban sin empleo en los 17 países miembros de la zona euro, mientras que en el conjunto de las 27 naciones integrantes de la UE la cifra ascendía a 22,4 millones de individuos.

El desempleo en la eurozona se mantuvo en noviembre de 2011 en niveles récord, con más de 16,3 millones de personas en paro y una tasa de desempleo de 10,3% en los 17 países de la región, lo cual representaba 587 mil personas más que en noviembre de 2010. El país más afectado era España (22,9%), seguido por Grecia (18,8%), mientras que Austria y Luxemburgo registraron la tasa más baja, con 4 y 4,9%, respectivamente. El paro afectaba más a las mujeres que a los hombres, y el índice de desempleo juvenil alcanzaba 21,7%, un aumento de 207 mil individuos en los últimos 12 meses.

La tasa promedio de desempleo en la Eurozona llegó en diciembre al nivel récord del 10,4%. Según Eurostat, se registraron en el periodo analizado 16,5 millones de desocupados, el mayor nivel del indicador desde el surgimiento de la divisa común. El liderazgo de ese negativo parámetro correspondió a España, con un índice de paro del 22,9%, seguida de Grecia (19,2%), Lituania (15,3%) y Portugal (13,6%). Los menores incrementos se dieron en Austria (4,1%), Holanda (4,9%) y Luxemburgo (5,2%). La evaluación de Eurostat muestra un avance interanual (diciembre del 2011 respecto a igual mes del año precedente) de 751 mil desempleados. La desocupación aumentó tanto en el caso de los hombres (del 9,7 al 10,2%) como de las mujeres (del 10,3 al 10,6%), mientras que para los jóvenes fue del 21,3%.

El número de desempleados en España aumentó en 144.700 personas en el tercer trimestre de 2011 hasta rozar los cinco millones de trabajadores en la calle, informó el Instituto Nacional de Estadística (INE). Al cierre de septiembre, 4.978.300 personas se encontraban sin empleo, para una tasa de desocupación de 21,52%, precisó la Encuesta de Población Activa (EPA). España concluyó 2011 con 4.422.359 desempleados, lo que representó un aumento de 7,86% respecto a 2010, informó el Ministerio de Empleo y Seguridad Social.

No obstante, el INE fijó en 4.978.300 desempleados, según la Encuesta de Población Activa, una herramienta que ofrece más precisiones sobre la evolución del desempleo que el estudio del Ministerio de Empleo. Más tarde, el INE precisó que España despidió 2011 con 5.273.600 desempleados, lo que situó la tasa de paro en 22,85% de la población económicamente activa. El número de desocupados en el país ibérico aumentó en 295.300 personas en el cuarto trimestre del pasado ejercicio, indicó la Encuesta de Población Activa (EPA).

Por primera vez en la historia, la cifra de trabajadores en la calle supera de forma oficial los cinco millones en España. El desempleo entre los hombres escaló a 2.840.100, con una tasa de 22,46%, mientras que entre las mujeres ascendió a 2.433.600 (23,32%). Durante los últimos 12 meses, el paro masculino sumó 294.800 personas, una subida de 11,58%, y el femenino 282.200, 13,12% más respecto al 2010. Entre los jóvenes, el colectivo más afectado por el deterioro del mercado laboral en España, la desocupación volvió a incrementarse en el último tramo de 2011 hasta alcanzar los 884.100, equivalente al 48% del total. La secretaria de Empleo Engracia Hidalgo reconoció que esos datos confirman “el deterioro de la situación económica en el segundo semestre de 2011”, y que las sucesivas reformas laborales de los últimos meses “no terminan de dinamizar y flexibilizar” el mercado de trabajo.

En Reino Unido, la cifra de personas sin un puesto laboral aumentó a 2,64 millones entre agosto y octubre de 2011, al registrar 128 mil nuevos desempleados, la cifra más elevada en 17 años. El dato, que incluye a quienes se benefician del subsidio por desempleo, colocó la tasa de paro en 8,3%, informó la Oficina Nacional de Estadísticas (ONS en inglés). Entre septiembre y noviembre de 2011 se reportaron 118 mil personas sin un puesto laboral, con lo cual la tasa de paro ascendió a 8,4%, la más alta desde enero de 1996. Por otro lado, los acogidos a beneficios por desempleo sumaron 1.043 personas, hasta llegar a 1,6 millones.

El índice de desempleo en Reino Unido alcanzará en 2012 su nivel más alto desde 1994 y llegará a 2,9 millones de desocupados en el primer semestre de 2013, estimó el Instituto británico de Personal y Desarrollo (CIPD). El desempleo en el año venidero aumentará a un nivel mucho más alto, por lo que el mercado laboral de Reino Unido será más débil que en cualquier momento pasado desde la recesión de la década de 1990, afirmó el asesor jefe en temas económicos de la CIPD John Philpott.

La escasez de empleo, la inseguridad en el trabajo y una nueva caída de los ingresos reales de las personas ponen a prueba la resistencia y determinación de la fuerza laboral británica, de una manera mucho más fuerte que la pasada recesión de 2008-2009, acotó Philpott. Desde luego, esta situación fomenta tensiones en el estado de ánimo, lo cual en muchos lugares de trabajo podría resultar difícil de manejar para la administración, advirtió el consultor económico al prever un estallido social de mayor magnitud.

En Francia, el número de desempleados en paro total (categoría A) aumentó a 2,7 millones hasta junio de 2011, mientras que el número total de solicitantes de trabajo, incluyendo las categorías B y C (dispuestos a aceptar un contrato temporal o una labor a tiempo parcial) se situó en 4,1 millones de personas. Los mayores de 50 años eran los más afectados con una progresión del paro del 2%. En un año, la interrupción en este rango de edad registró un alza de 13%.

Francia cerró 2011 con una tasa de desempleo abierto de 9,7%, lo que significa más de 2,8 millones de personas sin trabajo, informó la Oficina de Empleo. Según la Agencia Federal de Empleo de Alemania, la cifra de desempleados creció a finales de 2010 a más que tres millones de personas, y en 2011 se situó en el nivel más bajo de la última década.

Crece el desempleo juvenil en Europa

Miles de jóvenes europeos engrosaron las filas de desempleados en 2011, con una media por encima de 20% de la población económicamente activa sin un empleo. Los planes para recuperar las finanzas públicas y disminuir las abultadas deudas, si bien consiguieron aligerar el agujero bancario, penalizaron la creación de nuevos puestos, principalmente para egresados de universidades e institutos técnicos.

España encabeza el ranking de los estados europeos con peores porcentajes de desempleo juvenil. A fines de agosto de 2011, el gobierno español aprobó un decreto ley para fomentar el empleo entre los jóvenes, que soportaban una tasa de desocupación superior al 40%, el doble de la general. La disposición incluye la suspensión por dos años de la obligación de hacer fijos a los asalariados temporales tras 24 meses contratados. También prorroga por seis meses la ayuda de 400 euros para parados sin ingresos y la creación de un nuevo contrato de formación para jóvenes sin cualificación, que permitirá combinar formación con un trabajo remunerado.

El índice de desempleo juvenil en Italia, que comprende a trabajadores de entre 15 y 34 años de edad, aumentó considerablemente hasta 30,1% al cierre de noviembre de 2011, el nivel más alto desde que se empezaron a contabilizar mensualmente tales datos en 2004, informó el Instituto Nacional de Estadística (Istat). El desempleo total afectaba al 8,6% de la población económicamente activa de Italia, lo cual indica que 2,1 millones de personas buscaban un puesto de trabajo, de los cuales 1,1 millones eran menores de 34 años.

En Reino Unido, el desempleo juvenil al cierre del tercer trimestre de 2011 alcanzó un récord de 1,16 millones de personas de entre 16 y 24 años que no estaban en el sistema educativo ni de empleo o entrenamiento, informó la ONS. Con un indicador global de cesantía de 10%, Inglaterra registró al término del trimestre un 20,4% de personas menores de 30 años carentes de empleo. Con 1,03 millones de jóvenes registrados en la lista de parados entre agosto y octubre, el sector alcanzó un récord desde que empezaron a recopilarse esos datos en 1992. Entre septiembre y octubre, los jóvenes sin trabajo aumentaron en 52 mil, para una cifra total de 1,04 millones.

En Portugal, con una tasa de paro del 27%, cuatro de cada 10 desocupados no superan los 33 años y cuentan con estudios superiores. En Irlanda la tasa de cesantía juvenil llega al 27%. En Eslovaquia al menos uno de cada tres jóvenes menores de 25 años y con un diploma carece de empleo, lo que representó el 13,3% en noviembre de 2011. En Grecia, la tasa de paro juvenil bordea el 43%.

Según el vicepresidente del Foro Europeo de la Juventud Luca Scarpiello, esos datos confirman que la juventud europea es la generación más preparada, pero con el nivel de dinamismo social más bajo.

Estados Unidos

El índice de desocupación en Estados Unidos se mantuvo en 9,2% en el primer trimestre de 2011, la tasa más alta desde 1993, y el número de personas sin trabajo sobrepasó los 13,8 millones. A principios de abril hubo un respiro con la creación de 216 mil puestos de trabajo, y el gobierno se apresuró a decir que el índice había bajado a 8,8%. En julio de 2011 las tasas de desempleo aumentaron en 28 de estados norteamericanos (más de la mitad), mientras que se redujeron en nueve estados y en otros 13 permanecieron estables, informó el Departamento de Trabajo. El desempleo estadounidense llegaba a más de 9,1%.

Se contabilizaron 408 mil demandas nuevas inscripciones para recibir subsidios por desempleo en la segunda semana de agosto, pero según el Departamento de Trabajo, las nuevas solicitudes del subsidio descendieron de manera significativa durante la última semana de 2011. Al finalizar el año, el desempleo afectaba a entre el 9,1 y el 8,6% de la población de Estados Unidos. En todo el país los desocupados rondaban los 14 millones y si se agregaban las personas con ocupaciones parciales el volumen podría superar los 16 millones. El premio Nóbel de Economía Paul Krugman explicó que el desempleo de larga duración sigue estando a niveles comparables a los de la Gran Depresión de 1930.

Los principales afectados por la pérdida de puestos laborales fueron los núcleos de latinos y afroestadounidenses. Solo en noviembre de 2011, en esos dos sectores las tasas de cesantía fueron de 11,4 y 15,5%, respectivamente, a diferencia del 7,6% en el caso de blancos no hispanos y del 8,6% de la población en general. Respecto a los jóvenes de entre 16 y 19 años, los estimados revelaron que solo en julio el desempleo abarcó al 25% del sector, una tasa considerada dramática.

Los jóvenes estadounidenses están en la peor desde la Segunda Guerra Mundial, y desde 2008 los ciudadanos de entre 18 y 34 años de edad han sufrido mayores descuentos en su canasta de ingresos que otros grupos etarios, reveló un estudio de Pew Research Center (PRC). En este segmento de población el nivel de ocupación laboral ha decaído en 54,3% durante los últimos cuatro años, el peor número entre todas las estadísticas registradas desde 1948. Al final de 2011 el nivel de desempleo en este grupo era de 16,3%, muy por encima del 8,8% promedio para los adultos entre 25 y 64 años, precisó el informe de PRC.

El presidente Barack Obama envió al Congreso una nueva propuesta antidesempleo, que según los críticos es simplemente otro plan de estímulo económico basado en la reducción de impuestos para algunas empresas y el relanzamiento del sector de la construcción civil. El 5 de diciembre, Obama reiteró que sería un terrible error si los congresistas no extendieran el seguro por desempleo, ya que en ese caso a partir de enero de 2012 unos 1,3 millones de estadounidenses se sumarían a las inmensas filas de desempleados. La iniciativa sugiere incrementar impuestos a las personas más ricas del país para financiar el plan de subsidios que cubre un período de hasta 26 semanas a partir de la pérdida del puesto de trabajo.

El presidente estadounidense presentó el 25 de enero de 2012 una imagen optimista del empleo en su país. Asegurar que después de tres años de la peor tormenta económica en tres generaciones, “estamos haciendo progresos y la economía está creando empleos”; perdimos cuatro millones de empleos antes de asumir el cargo, otros cuatro millones después, pero hemos ganado tres millones en los últimos 22 meses.

Centro y Sudamérica

La Comisión Económica para América Latina (CEPAL) aseguró que “el desempleo en Sudamérica y El Caribe no superaría el siete por ciento en 2011”, pues “la vigorosa recuperación económica de la región permitirá registrar un nuevo y significativo descenso de la tasa de desempleo, que pasaría de 7,3% en 2010 a entre 6,7 y 7% este año (2011)”. “Estamos hablando que del 7,3% ha bajado 0,8 puntos en comparación con el pasado año”, destacó la directora regional adjunta de la OIT Carmen Moreno.

En la publicación conjunta Coyuntura laboral de América Latina y el Caribe, la OIT y la CEPAL analizaron la evolución del panorama del trabajo en la región y las políticas contracíclicas aplicadas por algunos países durante la crisis internacional, como por ejemplo la expansión del gasto fiscal, la inversión en infraestructura, los planes de empleo de emergencia y de estímulo a empresas o programas sociales. Tales estrategias contribuyeron en muchos casos a reducir la vulnerabilidad económica, lo que posibilitó una reactivación más rápida, valoraron la OIT y la CEPAL, y consideraron que “en la crisis hubo mayor preocupación por sostener empleo e ingresos”.

La región mantuvo el ritmo de recuperación iniciado en 2010, cuando la tasa de desempleo urbano descendió de 8,1 a 7,3%, y en términos absolutos en “las zonas urbanas aumentó a 6,4 millones el número de ocupados”. Así, los desempleados urbanos se redujeron en un millón, quedando en 17,1 millones. No obstante, la OIT y la CEPAL recalcaron que la mejoría de la tasa de desocupación en 2011 fue desigual y bajó más en los países sudamericanos que en el norte de América Latina y el Caribe.

En México, al menos 14 millones de personas ocupan trabajos informales, lo que representa 29,2% de la población laboralmente activa, informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). En el cuarto trimestre de 2011 el desempleo retrocedió para ubicarse en una tasa de 4,8% (2,4 millones de personas), inferior al 5,3% de igual periodo de 2010. Los subocupados sumaron unos 4,3 millones, más que en similar etapa de 2010.

En Centroamérica, el 82% de los establecimientos empresariales son micro y pequeñas empresas, las cuales generan el 60% del empleo, revelaron el director de la Cooperación Austriaca para el Desarrollo Hubert Neurwit, y Dina Mayra Escobar, alcaldesa de El Palmar en Guatemala, en un foro realizado en Panamá con el auspicio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). En ese evento organizado parar promover el progreso económico local y la generación de empleo mediante la Micro y Pequeña Empresa (Mipyme), la directora Ejecutiva del Centro de Promoción de las Mipyme Ingrid Figueroa indicó que los presidentes centroamericanos han reconocido el importante aporte de esas unidades empresariales.

En El Salvador fueron creados 50.301 empleos formales en 2011, según los registros del Instituto del Seguro Social (ISSS). En 2009 el ISSS registró la pérdida de 38.637 empleos formales; en 2010 fueron recuperadas 31.302 plazas y en 2011 tenemos más empleos que los existentes en 2008, destacó el ministro de Trabajo Humberto Centeno.

En Honduras el desempleo subió un 7,67% en 2011 y el 55% de la población económicamente activa tuvo problemas para encontrar trabajo, reveló el Instituto Nacional de Estadísticas (INE). El sector de la maquila perdió 200 mil puestos laborales, aseguró el presidente de la asociación de empresarios de esa industria Daniel Facussé. Mientras que el gerente de la Cámara Hondureña de la Industria de la Construcción Silvio Larios precisó que se perdieron otros 20 mil puestos laborales.

En Panamá, la tasa mayor de desempleo se registra en el sector joven con un 14,9% de la población económicamente activa, reveló un estudio de la Contraloría General de la República. Por sexo, la tasa de desempleo femenino es de 20% de la PEA y entre los hombres solamente 11%. En Costa Rica el subempleo aumentó de 11,2% en 2010 a 13,4% en 2011, y se estima que casi 267 mil personas carecen de un empleo a tiempo completo, según la Encuesta Nacional de Hogares.

Por otro lado, Colombia lideró los índices de desempleo en Sudamérica desde el primer trimestre de 2011, y fue el país más afectado por el subempleo, con casi 32% de la población ocupada en esta situación. La tasa de desempleo en el país se mantuvo en dos dígitos en mayo de 2011, cuando registró 11,3% frente al 12,1% en similar mes de 2010.

El vicepresidente colombiano Angelino Garzón criticó las fracasadas recetas del Fondo Monetario Internacional (FMI), luego de que el organismo internacional opinó en un informe que el salario mínimo es un “obstáculo” para la generación de empleo y la lucha contra la informalidad. El vicemandatario sostuvo que el FMI olvida un pequeño detalle: paralelo al crecimiento de las empresas y de los países en materia económica debe haber un repunte en los ingresos de los ciudadanos.

“Todas estas recetas del Fondo Monetario Internacional ya hace varios años fracasaron en América Latina”, subrayó Garzón y recordó que la inmensa mayoría de las naciones de la región crecieron económicamente gracias al mejoramiento en los salarios de los trabajadores”. En Colombia el salario mínimo mensual es de 535.600 pesos (alrededor de 300 dólares), un país donde la pobreza alcanza a casi la mitad de su población.

En octubre de 2011, Colombia logró reducir la tasa de paro del 12,4 al 9%, equivalente a 2,1 millones de desempleados, según el Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas (DANE). La informalidad también registró un descenso, al pasar de 34,6 al 33,7%, lo que significa que 7,9 millones de colombianos se encuentran subempleados. De esa manera el número de personas ocupadas en el país es de 21,5 millones. Llama la atención que la ciudad donde más disminuyó el desempleo fue Bogotá con un 7,8%. Por el contrario, las urbes donde actualmente hay mayor desocupación son Popayán (Cauca), con 17,4%, seguida de Quindó (Chocó) con 17,1% y Armenia (Quindío) con 15,8%.

Colombia cerró 2011 con una tasa de desempleo de 10,8%, frente al 11,8% registrado en el año inmediatamente anterior, para una reducción del uno por ciento, reveló un reporte del estatal Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas (DANE). Al concluir el año analizado la desocupación alcanzó a dos millones 425 mil personas, mientras los subempleados fueron siete millones 76 mil. De otra parte, las personas ocupadas aumentaron al pasar de 19 millones 215 mil a 20 millones 17 mil en 2011.

De otra parte, la OIT y la CEPAL observaron una notable evolución del trabajo formal en Argentina, Brasil, Chile, Venezuela, Perú, Nicaragua y Uruguay, donde el empleo formal subió alrededor de 6%. La tasa de desempleo en Venezuela cerró en 6,5% en diciembre de 2011, casi la mitad del 12% registrado en 1999, en tanto que el empleo formal subió del 48,4 a 56%, aunque todavía existen alrededor de 841 mil desempleados.

Uruguay concluyó con 6% de desempleo en 2011, el más bajo registro desde 1986, menor al computó de 6,8% de 2010, informó el INE. Especialistas de la entidad explicaron que en el 2011 aumentó el nivel del mercado laboral (tasa de actividad) y se crearon más puestos de trabajo (tasa de empleo). Hubo diferencias en el comportamiento entre Montevideo y el interior de este país ya que la desocupación llegó a 6,2 y 5,8, respectivamente, ambos guarismos menores a los registrados en 2010 cuando llegaron a 6,9 y 6,8, en ese orden.

Brasil registró 6% de desempleo en 2011, la menor tasa desde 2002, en tanto que los desempleados sumaron 1,4 millones, 10,4% menos que en 2010, según el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE). La Pesquisa Mensual de Empleo reveló que el año pasado la población con un puesto de trabajo ascendió a 22,5 millones de personas, 2,1% más que en 2010, mientras que la proporción de trabajadores con todos los beneficios sociales subió de 46,3 a 48,5%.

En Chile, la tasa de desocupación se ubicó en 7,1% en 2011, con 570.660 cesantes de una fuerza laboral de 8,07 millones de trabajadores. El INE precisó que la cifra anual representa un 1% menos que lo observado en 2010. Sectorialmente, las actividades Inmobiliarias, Empresariales y de Alquiler y Administración Pública representaron las ramas que más aportaron al positivo balance; en tanto destacó negativamente la Industria Manufacturera.

La ministra del Trabajo de Chile Evelyn Matthei dijo que la minería, la construcción y la agricultura lideran en buena medida el dinamismo del empleo en el país, aunque admitió que el escenario adverso de 2012 introduce incertidumbre en materia de ocupación laboral. “La crisis internacional se está agravando, y por eso le pido a la gente que sea cuidadosa, que no se sobreendeude. El empleo en Chile en 2012 dependerá mucho de lo que pase con la crisis externa”, opinó. Legisladores chilenos expresaron su preocupación por la calidad del empleo. “Estamos asistiendo a una precarización severa del empleo”, denunció el senador del Partido Socialista Camilo Escalona, quien además refirió prácticas indebidas de subcontratación en las industrias forestal y de la salmonicultura. 

En Argentina, la tasa de desempleo descendió en el tercer trimestre de 2011 a 7,2% de la población económicamente activa, manteniéndose por debajo de 10% por 20 trimestres consecutivos, destacó el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC).

En Bolivia, el director general de Empleo del Ministerio del Trabajo Juan José Blanco informó que más de 580 mil empleos fueron creados en el país desde 2006 hasta 2011. Según la Memoria de la Economía Boliviana 2010 del Ministerio de Economía y Finanzas, la tasa de desempleo descendió de 8,15 a 5,7% entre 2006 y 2010, y bajó al 5,5% en 2011, según el Instituto Nacional de Estadística (INE). Sin embargo, una investigación de la Unión Nacional de Instituciones para el Trabajo de Acción Social (UNITAS) concluyó que desde 2001 la tasa de desempleo no se redujo sustancialmente y aún bordea el 10%.

Según UNITAS, el 50% de la población económicamente activa (alrededor de dos millones de personas) trabaja en condiciones “extremadamente precarias”, es decir sin estar considerado por la seguridad social, sin seguro laboral y sin acceder a una renta adecuada. El 17,1% de trabajadores bolivianos cuenta con una ocupación plena y adecuada, el 24% tiene un trabajo precario moderado y aproximadamente 58% subsiste con un empleo precario extremo. El porcentaje de trabajadores extremadamente precarios se habría duplicado en los últimos 10 años, revela la investigación dirigida por el responsable del Programa Urbano de UNITAS Carlos Revilla.

Otro estudio del Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral (CELDA) indica que en Bolivia sólo el 17% de los jóvenes de entre 14 y 24 años de edad accede al seguro social, mientras que 62% tiene un trabajo precario de más de ocho horas y con remuneraciones y beneficios menores a lo permitido por la Ley.

* Con reportes de los periodistas Rafael Contreras jefe de la Redacción Económica de Prensa Latina, Masiel Fernández Bolaños y Lourdes Pérez Navarro de la Redacción Económica, Pablo Osoria Ramírez de la Redacción Europa, Cira Rodríguez César de la Redacción Suramérica, Sinay Céspedes Moreno de la Redacción Norteamérica; y de las corresponsalías de Prensa Latina en Roma, Berlín, Londres, Beijing, Bruselas, Madrid, Bratislava, México, San José, Bogotá, Panamá, San Salvador, La Habana, Montevideo y Santiago de Chile.

— —

Esta nota fue actualizada esl 5 de febrero de 2012.