Brasilia.- La futurista Brasilia destaca por sus bellas construcciones, en las que el genio del afamado arquitecto Oscar Niemeyer combinó de manera brillante los arcos en estructuras de concreto, cristales y el agua para crear obras únicas. Para los expertos Niemeyer consiguió hacer de los palacios de la capital brasileña símbolos de la arquitectura moderna, a los que les imprimió todas las posibilidades plásticas y funcionales del concreto, con grandes espacios, ventanales de vidrio que no requieren de la luz artificial y mucha agua, indispensable para darle un poco de humedad a la seca Brasilia.

Ello hace que esta ciudad resulte la única capital construida en el siglo XX que exhibe con orgullo la declaración, en 1987, de Patrimonio Histórico y Cultural de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Ciencia, la Educación y la Cultura.

Concebida a partir de grandes avenidas y dividida por sectores, con un eje central donde radican los tres poderes y los ministerios, Brasilia constituye referencia de cómo deben ser concebidas las nuevas urbes.

En 1955, Juscelino Kubitschek fue electo presidente de Brasil e impulsó el desarrollo de la arquitectura nacional, empeñado en la construcción de una nueva capital, cuyo nombre se debe a José Bonifacio, consejero del empe rador Pedro I y quien tuvo la idea original de crear esta ciudad.

La nueva capital, que cuenta hoy con unos 2,5 millones de habitantes, comenzó a construirse en 1956 y se inauguró oficialmente el 21 de abril de 1960, cuando se instalaron los tres poderes. La gloria del trazado de Brasilia, que desde el aire semeja un avión o un ave con sus alas extendidas, corresponde al arquitecto brasileño Lúcio Costa, ganador del concurso convocado por ese genio del diseño, el afamado Oscar Niemeyer.

Por su parte, el arquitecto Niemeyer, quien a los 104 años se mantiene lúcido y trabajando, consiguió darle curvas y belleza al concreto para crear esas obras únicas que engalanan esta urbe y asombran al viajero por su futurismo, pese a que muchas de ellas ya tienen más de medio siglo de existencia.

El proyecto de Brasilia destaca también porque descarta ese congestionamiento humano típico de las grandes urbes, y lo único que consigue atormentar a sus moradores es el tráfico vial en las horas pico o un vec ino aficionado a escuchar música o el fútbol al volumen de conciertos al aire libre.

Precisamente por lo anterior, Brasilia es criticada por habitantes de otras urbes de este inmenso país, pues para muchos de ellos la capital carece del normal bullicio y congestionamiento de personas que debe caracterizar a las grandes ciudades.

Para los brasilienses, esa definición constituye despecho e inconformidad porque un territorio en medio de la nada, sin playas ni grandes bellezas naturales, haya sido escogido como capital de un país, que no tiene esos sitios, pero si posee, como ningún otro, los más bellos frutos de la arquitectura moderna.

Y para demostración sólo basta para admirar al visitante la belleza constructiva de los Palacios de Planalto (sede del gobierno), de la Alvorada (residencia de los presidentes) y el de los dos Arcos o de Itamaraty (Ministerio de Relaciones Exteriores).

También, la Plaza de los Tres Poderes, y las sedes del Tribunal Supremo Federal y el Congreso Nacional, el Ministerio de Justicia, y la Procuraduría General de la República, así como la Catedral, el Teatro Nacional, el Museo de la Fundación de Brasilia, y la Biblioteca Nacional, entre muchos otros edificios.

* Corresponsal de Prensa Latina en Brasil

******

Turismo brasileño marca récord de vacacionistas nacionales y foráneos

El ministro brasileño de Turismo Gastao Vieira destacó que 2011 fue el mejor año del sector en Brasil, al registrar cifras inéditas de vacacionistas nacionales y extranjeros, así como en la captación de divisas. Aunque faltan las estadísticas de diciembre, los datos de enero a noviembre confirman que 2011 fue el mejor período del turismo brasileño, tanto por la circulación de personas por el país como por el incremento de la captación de divisas, afirmó Vieira en el programa radial Bom Dia, Ministro, de la EBC Servicios.

Datos oficiales del Ministerio de Turismo refieren que en los primeros 11 meses del año pasado reportaron 72 millones de vacacionistas en vuelos domésticos, un incremento de 16,6 por ciento en comparación igual período de 2010, cuando fueron 61 millones 700 mil los viajeros brasileños.

En el mismo lapso, Brasil recibió ocho millones 260 mil turistas extranjeros, más de un millón más que los siete millones 200 mil recibidos entre enero y noviembre de 2010.

Los turistas extranjeros que asistan a la Copa Mundial de Fútbol-2014 dispondrán además de diferentes ofertas para conocer sitios turísticos de Brasil. “Esos programas tendrán el sello de la Copa para el turista extranjero que venga a Brasil a asistir al Mundial de 2012 y que calculamos en 600 mil personas”, señaló Vieira.

La lista elaborada por el Ministerio de Turismo y la Empresa Brasileña de Turismo contempla el interés de los extranjeros en cada una de las 12 ciudades sedes, indicó Vieira, pero aclaró que la selección puede ser ampliada conforme al interés de otras localidades en participar en este proyecto.

Los programas están basados en un trabajo anterior de esta cartera sobre los 65 destinos turísticos de Brasil, explicó y precisó que ya realizaron una primera selección de sitios y existen solicitudes de otros lugares para ser incluidos. Esperamos divulgar el programa oficial de turismo para los extranjeros que asistan al Mundial en el menor plazo posible, sostuvo el ministro y agregó que el mismo contará con el aval del Ministerio de Deporte, de la Federación Internacional de Fútbol y de las demás entidades vinculadas con ese evento deportivo.

Interrogado sobre las obras de infraestructura para esa competencia, Vieira aseguró tener la “convicción de que todo va a estar listo en el momento cierto para el inicio de la Copa del Mundo y algunos obras de infraestructura, mucho antes”. Citó como ejemplos los estadios, los cuales van a ser concluidos un año antes y garantizó que los problemas son muy puntuales y serán resueltos dentro del plazo establecido.