La Habana (PL).- Con casi cuatro décadas de vida y 15 miembros plenos, la Comunidad del Caribe (Caricom) exhibe hoy una mayor presencia de las mujeres en la toma de decisiones y al frente de los gobiernos de sus países. Por primera vez en la historia, el bloque regional, surgido tras la firma del Tratado de Chaguaramas en 1973, tiene simultáneamente dos primeras ministras, cuyos propósitos a la hora de administrar se dirigen a satisfacer las necesidades de sus compatriotas.

A la jefa del gobierno de Trinidad y Tobago, Kamla Persad-Bissessar, de 59 años de edad, se unió desde el pasado 5 de enero en el mismo cargo la jamaicana Portia Simpson Miller, siete años mayor. La abogada trinitaria, primera en desempeñarse como fiscal general, llegó al poder tras vencer en mayo de 2010 en los comicios generales de una nación, donde la política perteneció de manera tradicional a los hombres. Persad-Bissessar, con antepasados en India como más del 40 por ciento de su coterráneos, encabezó el Congreso Nacional Unido (UNC, por siglas en inglés) tras desplazar en elecciones primarias al fundador de esa fuerza política, Basdeo Panday.

En las votaciones, el UNC obtuvo 27 de los 41 asientos en el Parlamento, y puso punto final al dominio de 43 años del Movimiento Nacional del Pueblo, bajo la guía del ex primer ministro Patrick Manning. De tendencia socialdemócrata, el partido de la gobernante trinitaria contó en la contienda electoral con el apoyo de cinco agrupaciones de la oposición.

Por su parte, Simpson Miller, una carismática fémina, regresó a un puesto ocupado por ella entre marzo de 2006 y septiembre de 2007, cuando delegados de su organización política la seleccionaron para sustituir a Percival Patterson. Con la líder jamaicana a la cabeza, el Partido Nacional Popular (PNP) aventajó en los sufragios del pasado 29 de diciembre al gubernamental Partido Laborista (JLP), del ex primer ministro Andrew Holness.

Las urnas, a donde fueron convocados a acudir más de un millón 600 mil jamaicanos, concedieron 41 escaños parlamentarios al PNP y 22 a los laboristas, quienes vieron como el gobernante más joven de la historia de esta isla caribeña no seguiría al mando. Ninguno de los 24 candidatos independientes o de organizaciones minoritarias del total de 150 competidores alcanzó una silla en la entidad legislativa, que por primera vez tiene 63 integrantes.

El JLP adelantó los comicios casi un año después de la renuncia en septiembre pasado como primer ministro de Bruce Golding, cuya responsabilidad asumió Holness, hasta ese momento titular de Educación. Diversos analistas consideran que el ascenso al poder de Persad-Bissessar y Simpson Miller significa un compromiso evidente de acelerar el proceso para acabar con toda forma de discriminación y elevar los derechos de las mujeres en el Caribe.

Ambas líderes enfrentan retos comunes en el desempeño de sus labores y conceden marcada importancia al desarrollo económico y a la integración de esta área geográfica, coinciden los expertos.

Tanto Trinidad y Tobago como Jamaica buscan la incorporación a la Corte Caribeña de Justicia para establecerla como último tribunal de apelación en sustitución del Consejo Privado, con sede en Reino Unido.

A juicio de Persad-Bissessar, el desarrollo de un país se logra mejor mediante la participación en la toma de decisiones y la colaboración genuina de sus ciudadanos.

Las democracias más ilustradas son aquellas que permiten la libertad de expresión y el derecho a la autodeterminación, manifestó en una entrevista de prensa la primera ministra trinitaria, quien recalcó que la dependencia política en su país ya terminó.

Si vamos a avanzar como nación pequeña, opinó, debemos dejar a un lado las diferencias que han retardado nuestro crecimiento y crear un ambiente más propicio en aras de un país más humano y civilizado. Quiero una administración que rinda cuentas y sea transparente en todo momento, no toleraré la corrupción, sostuvo Persad-Bissessar desde los inicios de sus funciones al frente del gobierno.

Debemos respetar e incluir a la gente, ejercer la tolerancia cero a la corrupción y trabajar incansablemente para promover los derechos y el bienestar de todos los jamaicanos, expuso Simpson Miller en la juramentación de los miembros de su gabinete. Comentó que el respeto del gobierno por el pueblo se demuestra en su voluntad y disposición para consultar y escuchar los puntos de vista sobre asuntos de importancia vital con el fin de lograr el bienestar colectivo.

Trabajaremos sin descanso, reiteró, para erradicar la corrupción pues crea cinismo, socava el buen gobierno, roba al país los recursos vitales, y genera discordia y descontento entre la población. Insistió en que todos los servidores públicos serán responsables de la gestión racional de los recursos, y laborarán si es necesario horas extras ante los retos de los difíciles momentos de la economía local y global.

En la toma de posesión del cargo de primera ministra, Simpson Miller expresó sus intenciones de eliminar todo vínculo con la monarquía británica y convertir al país caribeño en República independiente. Vamos a iniciar el proceso de separación para poder elegir a nuestro propio presidente, nuestro propio jefe de Estado, aseguró antes de indicar que este año (50 aniversario de la independencia) será propicio para reflexionar sobre las lecciones del pasado.

La administración de Persad-Bissessar centra además sus esfuerzos en lograr niveles superiores en la educación y la salud pública, eliminar cualquier manifestación de la criminalidad, reducir la pobreza y cuidar el medio ambiente. Nuestro objetivo, apuntó la gobernante, es que se vea y piense en Trinidad y Tobago como un lugar ideal para vivir, visitar y hacer negocios.

Nos enfrentamos, reconoció Simpson Miller, a una gran presión fiscal, una enorme deuda nacional, las apremiantes necesidades del pueblo, especialmente en el área de la salud y la educación, y el deterioro en la infraestructura social.

Además de Trinidad y Tobago y Jamaica, Caricom agrupa a Antigua y Barbuda, Bahamas, Barbados, Belice, Dominica, Granada, Guyana, Haití, San Cristóbal y Nieves, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, Suriname y Montserrat.

* Periodista de la Redacción Centroamérica y Caribe de Prensa Latina.