Hoy mucho se habla del declive de Europa, aunque no se sabe a bien a qué esto se refiere porque el propio concepto de Europa está en crisis. A Europa se le asocia con el euro, pero esta es la moneda de 17 de sus 50 países. La eurozona suma una población inferior a la mitad de los alrededor de 750 millones de europeos y un área menor al de la parte europea de Rusia e incluso a la de los países del norte africano cuyas monedas están ancladas al euro.

La Unión Europea tiene 27 miembros, aunque dos de ellos son islas más cercanas a la plataforma continental de otro continente que a la europea (como pasa con la africana y árabe-hablante Malta o Chipre, empotrada en el mar que divide al Asia menor con el África egipcia). Un 60% del territorio europeo no es parte de dicha unión (incluyendo el mero centro de la UE, que es Suiza, que no quiere ser parte de dicho bloque).

A pesar que entre Europa y Suramérica hay un océano, los bloques de ambas regiones son vecinos, pues la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) limita con las Antillas Holandesas y la Guayana Francesa. Esta última, al igual que Guadalupe y Martinica (en el Caribe), San Pierre y Miquelón (en Norteamérica, por la costa canadiense), Polinesia Francesa y Nueva Caledonia (en Oceanía) y Reunión (en el África y el Índico) son departamentos de la república francesa donde todos los nacidos allí tienen derecho a votar y ser electos en dicho Estado y a ser ciudadanos con plenos derechos en cualquier parte de la UE.

Los reinos británico y holandés tienen una veintena de dependencias en todos los continentes, incluyendo la mayor isla americana y del mundo (Groenlandia, la cual, curiosamente, es el único país americano donde solo hay una sola lengua oficial europea).

Por una parte, Europa está dispersa en el resto del globo y por otra no se sabe dónde exactamente termina. Las diferentes enciclopedias y atlas ofrecen medidas distintas para el área de Europa que varían entre menos de 10 millones de kms 2 a más de 11 millones de kms2.

El Concejo de Europa (creado en 1949) incluye también a Rusia, Turquía, Georgia, Azerbaiyán, Armenia y Chipre (y está abierto a Kazajistán y Bielorrusia) que son naciones que están total o mayoritariamente en Asia, y cuya área combinada duplica dicha cifra y sextuplica a la de la euro-zona. Israel es parte de la liga europea de fútbol, pese a quedar en la frontera asiática con África.

La economía, geografía, historia y política mundiales aún no se libran del absurdo de ver al mundo como una suerte de apéndice de Europa, cuando la realidad ésta no es sino una región del Asia y del mundo.

Europa: ¿Es continente?

El símbolo de cada Olimpiada son los 5 anillos que supuestamente representan a los 5 continentes (Europa, Australasia, África, América y Asia). No obstante, desde que hace más de un siglo este emblema fuera creado, las ciencias geográficas han avanzado. Hoy se considera que hay otros 2 continentes. Uno es la Antártida, la cual nunca ha poseído país alguno pero tiene más superficie que los dos primeros.

Las Américas están divididas en dos continentes, los cuales han pasado desconectados la mayor parte de sus cientos de millones de años de existencia. Suramérica y Norteamérica solo se juntaron hace 3 millones de años en un pequeño lugar de Panamá donde nunca se ha podido construir una carretera que atraviese ambos continentes y cuya anchura es menor a la del extenso corredor de tierra que hasta hace 10 milenios unía Asia con Norteamérica (y por donde llegaron los primeros amerindios).

Todos los continentes tienen límites y medidas precisos. Antártida, Norteamérica, Suramérica, Asia, Australasia y África son grandes masas de tierra rodeadas de mares (e islas). Los diminutos puentes de tierra que antes unían a las 2 Américas o al Asia con África hoy son cortados por canales marítimos.

En cambio, la línea divisoria entre Europa y Asia no es acuática ni precisa y está conformada por miles de kilómetros de tierra firme. Al dar las medidas de la superficie de Europa, la misma Wikipedia da resultados muy diferentes no solo entre una u otra versión idiomática sino incluso en el mismo artículo.

Europa no se sabe exactamente dónde empieza o termina. Hay zonas de Rusia que a veces aparecen como parte de Europa o del Asia, aunque no haya una barrera idiomática, étnica, geográfica o de franja horaria entre ambas. Desde el estrecho de Bering, que separa al extremo oriente asiático de Alaska hasta el Kalingrado ruso empotrado dentro de la Unión Europea, está la misma república rusa dominada con gente de la misma raza, cultura e idioma.

Rusia es el mayor país tanto de Europa como de Asia. Su superficie casi duplica a la de Europa y más que triplica a la de la Union Europea. Se considera parte de Europa a islas como Islandia, Canarias, Madeira, Malta o Chipre, que están más cerca de la plataforma de otros continentes que de la europea, pero no a Turquía musulmana que está físicamente en Europa y en cuyo país están ruinas de la Roma y la Grecia del Oriente. .

Europa está asociada al cristianismo y se le considera un continente más por razones religiosas o culturales. Desde el punto de vista estrictamente geográfico solo se debería hablar de 6 continentes: Suramérica, Norteamérica, Antártida, África, Australasia y Eurasia.

Europa es un subcontinente del Asia

El ascenso de las economías de Asia, las Américas y África y el declive europeo viene generando tal crisis en el bloque y la moneda de Europa que, incluso, podría alentar el que se busque desclasificar a ésta como si fuera un continente aparte. Dentro de las 6 grandes economías del mundo solo hay una que es esencialmente europea (Alemania) y la tendencia en las próximas décadas es a que otras 3 regiones de Asia (China, India y Rusia) terminen sacando de dicho club a cualquier país de Europa.

Europa es desde un punto de vista geográfico una península asiática y bien podría ser clasificada como un sub-continente del Asia, tal y cual se caracteriza a la Gran India que le duplica en cantidad de habitantes y en siglos de haber tenido ciudades. En el viejo mundo las cunas de la agricultura y la civilización están en 4 cuencas fluviales (en China, India, Mesopotamia y Nilo). Todas ellas quedan en Asia, salvo la última en la frontera norafricana con el Asia menor.

Desde allí o de otras partes del Asia llegaron a Europa la domesticación de plantas, granos y animales (como trigo, cebada, zanahoria, uvas, seda, algodón, reses, gallinas, puercos u ovinos), la biblia, la imprenta, la navegación y arquitectura de gran escala, los dígitos, la pólvora y las armas de fuego, etc. Todas las actuales religiones y familias de lenguas europeas vienen del Asia central u occidental.

En el Asia menor hace 12 milenios se construyeron los primeros templos con pilares y esculturas y hace 6 milenios se crearon la escritura y las ciudades. Hasta hace menos de 25 siglos la única parte de Europa que estaba ‘civilizada’ era la que está compuesta por enclaves provenientes del entre Grecia y Turquía y como extensiones del Medio Oriente.

Solo hace 2 milenios surgieron los primeros imperios europeos (el romano de occidente y luego el de oriente), todos los cuales se forjaron no tanto expandiéndose hacia Europa, cuya mayoría territorial estaba poblada por ‘bárbaros’, sino hacia el Asia menor o el norte africano, de dónde provenía una ancestral mayor cultura.

La primera vez que Europa creó un imperio hacia el occidente y no como apéndice del Asia, fue hace 5 siglos cuando los ibéricos (y luego los del Mar del Norte) se expandieron al Atlántico descubriendo nuevas rutas a las Américas, África, el Indico y el Pacífico. Las 2 guerras mundiales destruyeron a las potencias europeas que las desencadenaron, haciendo que sus antiguas dependencias terminaran dominándoles (como pasa con EEUU), independizándose o superándoles en productividad.

El crecimiento de Asia podrá conducir a que ésta reclame a Europa como otras de sus regiones, tal y cual hoy lo son el Medio Oriente, Rusia, la Gran India, el sudeste asiático o el lejano oriente.

Europa y Plutón

Europa es tanto la denominación de una región terrestre como del mundo donde puede que haya más posibilidades de hallar vida desarrollada en nuestro sistema solar. Sin embargo, es un error catalogar a la primera como un continente y a la segunda como un planeta. Esta última es una luna de Júpiter que está cubierta por kilómetros de hielo pero cuyo océano interno (que tiene más agua que todos los de nuestros mares), debido a la presión gravitatoria del planeta en torno al cual rota, hace que éste se caliente y pueda albergar una flora o fauna extraterrestres.

Por otra parte, en la Tierra el hecho de que Europa sea junto al Asia y África uno de los 3 primeros continentes en haber sido catalogados como tal, no implica que se deba seguirle caracterizándole así. En las ciencias astronómicas hay 2 mundos que fueron elevados a la categoría de planetas para luego perder tal distinción: Ceres y Plutón (que fueron, respectivamente, el primer asteroide y esfera trans-neptuniana descubiertos).

La degradación de Plutón aún genera protestas, particularmente en la mega-potencia (pues éste es el único ‘planeta’ descubierto en EEUU, donde también su nombre es el del perro de Mickey Mouse, el más popular ‘amigo del hombre’). Sin embargo, para la ciencia fue vital tener una definición precisa. Ceres, Plutón y los nuevos mundos que se vienen encontrando en los rincones de nuestro sistema solar podrán ser ‘planetas enanos’ por ser esféricos y girar en torno al sol, pero carecen de una órbita propia despejada, como los hoy 8 planetas reconocidos.

Hoy no solo las ciencias geográficas sino las históricas y sociales precisan dejar de ver a Europa como un continente, y, además, como el crisol del mundo. Solo se debería hablar de 6 continentes catalogados como grandes extensiones de tierra rodeadas de aguas (e islas): Suramérica, Norteamérica, Antártica, África, Australasia y Asia (compuesta por varias regiones: desde la extremo occidental europea hasta la extremo oriental chino-nipona).

La desclasificación de Plutón no ha eliminado el interés de la ciencia en éste, sino que le ha dado un nuevo ángulo. Hacer que Europa vuelva a ser vista como una península asiática ayudaría a comprender mejor su actual crisis y futuro en un mundo donde irrumpe China, India y Rusia.

Asia debe ser re-categorizada como el Júpiter de los continentes donde su eje socio-económico-cultural suele inclinarse en alguna de sus regiones. Su parte más desarrollada pasó hace medio milenio del este al oeste y ahora puede estar girando otra vez en dirección opuesta.

India y Europa

La percepción que el mundo tiene de la India ha de ir cambiando. Dentro de poco su población sobrepasará a la de la China como la mayor del planeta y su economía a la de cualquier potencia europea. Hoy India figura como la novena mayor economía global, pero en términos de paridad de poder de compra se ubica a nivel mundial en segundo lugar en el rubro agrícola, tercera en el de inversiones y ahorros y cuarto en el de industrias y servicios.

Para el 2050 se estima que su producto oscilará entre 37 y 38 billones de dólares, casi a la par del de EEUU, pero lejos de los $US 70 billones que alcanzará China, que será la mayor economía. Para entonces, India tendrá una economía superior al menos 5 veces a la de Japón y 7 veces a la de cualquier potencia europea, mientras que la producción sumada de toda la Unión Europea no llegará a la de la India y ni siquiera a la mitad de la china.

Esto implica que a mediados de este siglo se habrá revertido la tendencia abierta a mediados del milenio pasado cuando Europa, pasó de ser una península relativamente no tan desarrollada del Asia y se convirtió en el centro que unificó y lideró la globalización. Esta dinámica tiene que obligar a revisar drásticamente la forma euro-céntrica en la cual se nos ha enseñado la historia, la geografía y la política.

Hasta hoy hay circulan muchos textos escolares donde se dice que nuestra civilización proviene de Europa y de sus fronteras, y donde se minimiza los aportes de China e India (además de los de las antiguas Américas y África). También se nos presenta a Europa como un continente separado del Asia, pese a que ésta no tiene una frontera acuática o natural con Asia (con la cual siempre ha estado ligada), mientras que la India fue un continente que solo hace 50 millones colisionó con Asia (y fruto de ello fue la creación de las montañas más altas del planeta: las del Himalaya).

La mayoría de lenguas de Europa se denominan indoeuropeas pues éstas, al igual que lo que Hitler consideró como la ‘raza superior aria’ vienen del Asia central. El Indo fue una de las cunas de la civilización, cuando los europeos no griegos, aún no desarrollaban ciudades.

Si entre los siglo XVI y XX Europa colonizó China e India y lucró con sus productos y con el trafico de sus culíes, en las siguientes décadas deberá aceptar el liderazgo de quienes fueron y volverán a ser la parte más avanzada de su continente (el asiático).

Declive de Europa

En las Américas hay cierta dificultad para entender la profundidad histórica del declive de la Unión Europea y del euro debido a que ese continente ha solido ser percibido como el modelo o la cuna de su civilización. Desde el primer instante en que América tomó contacto con los españoles ésta fue completamente europeizada. De los europeos y de los esclavos e inmigrantes que trajeron provienen los genes de un 90% de los 900 millones de americanos. Todas las lenguas, religiones, ideologías y modelos que imperan en el Nuevo Mundo provienen de dicho continente.

Sin embargo, Europa solo jugó un rol dirigente en el mundo en la primera fase en que éste se unificó comercialmente (entre hace medio milenio y hace medio siglo). Hasta antes que los ibéricos descubriesen la ruta atlántica hacia las Américas y los demás océanos, Europa había estado rezagada.

La mayor civilización que surgió en Iberia fue producto de la invasión musulmana africana y del siglo XV a inicios del XX los mahometanos turcos remodelaron los Balcanes.

En la Antigüedad Europa solo tuvo 3 imperios que trascendieron su continente. Uno fue el macedonio de Alejandro Magno, el cual acabó desintegrado y absorbido por las culturas más avanzadas que conquistó (como Persia o Egipto). Los otros dos fueron los de la Roma de Occidente y la de Oriente, las cuales sucumbieron ante distintas invasiones que provenían del Asia, de donde también llegaron numerosas otras hordas (mongoles, turcos, húngaros, búlgaros, etc.). Los europeos perdieron en las cruzadas y no pudieron evitar que la patria de Jesús y la Biblia se des-cristianizase.

Fueron los árabes quienes salvaron a los textos clásicos griegos del oscurantismo medieval europeo y quienes trajeron a occidente más avanzadas técnicas. Siglos antes que Europa los indios habían inventado los dígitos matemáticos y el cero, y los chinos la pólvora, las pistolas, minas y cañones, la brújula y la imprenta. Las 3 carabelas de Colón de 1492 eran pequeñas y poco modernas en relación a los cientos de buques que los chinos habían lanzado al mundo en 1421.

La invasión napoleónica de 1807-1815 condujo a la descomposición de los imperios español y portugués. Un siglo después la I guerra mundial (1914-18) hizo que Alemania perdiese sus colonias y tras la II Guerra Mundial (1939-45) los imperios británico, francés, belga, holandés e italiano acabaron teniendo que renunciar a sus grandes dependencias. En 1991 cayó el bloque soviético y con ello la última potencia europea que pudiese hacer contrapeso a EEUU.

El boom de china e India y el despegue de África y América Latina es algo que tiende a desestabilizar aún más la antigua predominancia europea. Brasil acaba de sobrepasar a Reino Unido como la sexta economía mundial, aunque para el 2050 Goldman Sachs prevé que ninguna de las 5 mayores economías sean europeas.