La Habana, (PL).- A partir del siglo XV, Nigeria, una nación del Africa Occidental, fue víctima de un intenso tráfico de esclavos hacia América, lo cual debilitó a su población, por lo que no pudo enfrentar con éxito centurias más tarde la penetración colonial de Reino Unido.

En el siglo XIX, Reino Unido rivalizaba con Francia como los dos poderes coloniales más importantes por la amplitud de sus posesiones, que abarcaban todas las regiones del continente. La envidiable posición geográfica de Nigeria, cuya costa sur se abre al océano Atlántico y cuenta con un subsuelo repleto de recursos naturales por explotar, era un país codiciado por la Corona británica.

El territorio de Nigeria, tal y como se conoce hoy, fue poblado en la antigüedad por diversos pueblos, de los cuales los más importantes y que aún mantienen su preponderancia fueron los yorubas, los hausas y los ibos.

Los hausas ocuparon el noroeste y se extendieron por el valle del Níger, formando a fines del siglo X una confederación de Estados que se islamizaron en el siglo XIV. Los yorubas se asentaron en la costa y ejercieron una gran influencia sobre otros pueblos, incluidos los ibos.

En el orden cultural es de significación particular las magníficas tallas de maderas, máscaras de gran elaboración, usadas en las sociedades secretas. En el sur del país, la importante cultura de la antigua ciudad de Ife es de relevancia universal.

Los yorubas se caracterizaron por la constitución de las comunidades campesinas urbanizadas y sobre todo por una organización política, que se tradujo en una especie de monarquía semidemocrática. El jefe u Oba siempre revistió un carácter sagrado, ejerciendo la autoridad con la ayuda de sociedades secretas. Las decisiones del jefe eran acatadas por todos los miembros del conglomerado.

Los hausas se dedicaron a la agricultura y fueron dinámicos comerciantes que establecieron un amplio sistema de intercambio en toda la región del Sahara. Hacia el siglo XI se crearon, al norte de las ciudades, Estados hausas, centros fortificados en los que se realizaban trabajos en hierro, cuero y lana.

Según los historiadores, las mujeres tuvieron un importante papel en la sociedad partiendo de Dayrana, la legendaria fundadora de la ciudad de Daira. En otro momento histórico la actuación de las féminas sería muy destacada. Un pueblo, los fulba, invadieron pacíficamente el territorio de los hausas, instalándose entre ellos aunque no participaron en la vida política.

Llegada de los europeos

Los primeros europeos en llegar a las costas africanas fueron los portugueses en 1472. Por orden del rey Manuel, los lusitanos se interesaban en la apertura de una ruta comercial más corta para llegar a la India.

Los portugueses comenzaron una práctica mercantil basada en el comercio de especies. Los yorubas asentados en las zonas costeras establecieron relaciones comerciales con los lusitanos.

La trata fue iniciada por traficantes de esa nación en el siglo XV. Miles de nigerianos -hombres y mujeres- vieron truncados sus hábitos y costumbres al ser enviados a trabajar como esclavos en plantaciones agrícolas de Brasil.

En el siglo XVIII, el fulba Othman Dan Fodio llevó a cabo una guerra santa contra el Islam y los animistas, atacando en 1804 a los hausas y los yorubas. Estos últimos detuvieron en 1808 la ofensiva.

La colonia

El acontecimiento bélico y la sangría humana que significó el tráfico de esclavos debilitaron grandemente a la población yoruba y fueron factores que facilitaron la penetración colonial de Reino Unido. Sin embargo, el objetivo de esa nación en Nigeria no era el tráfico de esclavos, sino la explotación de sus enormes riquezas naturales. Los británicos ocuparon Biafra en 1849 y establecieron una base militar en Lagos, capital del país.

La Conferencia de Berlín de 1884-1885 reconoció a Nigeria como zona de influencia británica, constituyéndose el protectorado de Lagos y el de Oil Rivers, que extendiéndose hacia el interior se convirtió en otro protectorado, el de la Costa de Nigeria en 1893.

Posteriormente los británicos crearon, en 1914, el protectorado de Nigeria mediante la unificación de los tres anteriores, dando origen a la entidad colonial que conforma la actual Nigeria.

La población de las costas fue la que más resistencia opuso a la penetración colonial británica, siendo significativa la insurrección de las mujeres de la tribu Aba en 1929. Reino Unido respondía con sangrientas represiones ante las manifestaciones de protesta y los reclamos de independencia.

La década de 1940 fue testigo de brotes nacionalistas que conmovieron el oeste de Africa, tales como las huelgas de los ferroviarios y de los estudiantes. En 1942, durante la Segunda Guerra Mundial (1839-1945), los británicos prohibieron estas manifestaciones de protesta.

La presencia británica provocó enormes sufrimientos en el pueblo nigeriano, que se sumía en la miseria y la pobreza, mientras sus riquezas partían hacia la metrópoli europea.

El odio acumulado contra el dominio y explotación de Reino Unido determinó que, finalizado el conflicto universal, cobrara más fuerza la lucha por la independencia nacional.

Los británicos elaboraron varias constituciones con el objetivo de neutralizar los impulsos independentistas, pero no lograron su fin. En 1960 se proclamó la independencia y en 1963 la República de Nigeria. La Corona británica perdía una de sus más preciadas joyas.

* Periodista cubano especializado en política internacional, ha sido corresponsal en varios países africanos y es colaborador de Prensa Latina.

****

Nigeria imponen toque de queda en Níger

El 12 de enero de 2012, autoridades del Estado de Níger, enNigeria, impusieron el toque de queda por 24 horas en localidades de ese territorio ante la ola de violencia desatada, en demanda de la reducción de precios de combustibles.

Según reportes de la Agencia Panapress, la medida obedece a que en Minna, capital del estado de Niger, uno de los más empobrecidos de este país pese a sus riquezas, manifestantes destruyeron instalaciones públicas, incluida la sede de la Comisión Nacional Electoral Independiente.

También en muchas calles la circulación se interrumpió con barricadas de neumáticos en llamas, colocadas por los inconformes, declaró el obispo, monseñor Martin Igwemezie Uzoukwu. Ante esa situación, que también incluyó la muerte de un agente, la Policía dispersó a los manifestantes con gases lacrimógenos y otros medios, indicó. En los últimos días, el gobierno nigeriano decretó el toque de queda en los estados de Kano, Kaduna y Oyo.

Desde el lunes pasado en ciudades de este país africano se paralizaron la mayor parte de las actividades, con el cierre de centros laborales y comerciales, escuelas e instituciones públicas. Tal situación conflictiva tiene su origen en el incremento de la tarifa de combustibles por el gobierno, de 65 nairas (40 centavos de dólares) para 200 nairas (1,3 dólares).

Junto a los sindicatos, el principal partido de oposición, Congreso para la Acción en Nigeria (ACN), exhortó al presidente Goodluck Jonathan a anular el aumento del precio de la gasolina, aceites y combustible doméstico.

Instamos al Ejecutivo a escuchar la voz del pueblo, expresada en manifestaciones ampliamente seguidas a escala de todo el país, indicó ACN en un comunicado.

Organizaciones sindicales nigerianas exigieron al presidente Goodluck Jonathan que proteja a la población civil luego que tres personas resultaran muertas y otras 25 heridas en protestas por el alza del precio de los combustibles.

En un comunicado conjunto, el Congreso de la Unión Comercial (TUC, por sus siglas en inglés) y el Congreso de Trabajadores de Nigeria (NLC) también advirtieron al gobernante y al jefe de la Policía, Hafiz Ringim, que si los asesinatos contra manifestantes prosiguen, los llevarán ante tribunales.

Tales declaraciones emeregieron en medio de un agitado clima social, con tres días consecutivos de huelgas y paros laborales en este país africano, en respuesta a la subida de la tarifa de los carburantes por el Ejecutivo desde el 1 de enero de este año.

Los gremios sindicales y amplios sectores sociales piden al gobierno que vuelva a implementar la subvención de productos petroleros, pues la última media derogativa incrementó el costo de combustibles de 65 nairas (40 centavos de dólares) para 200 nairas (1,3 dólares).

Pese a presiones, el Ejecutivo no cede ante las exigencias y alega que la supresión de la subvención petrolera será empleada en la reactivación de la economía, en un país con escasas infraestructuras y carente de suficientes refinerías. Nigeria es hoy el primer país petrolero de África, con una producción promedio diaria de dos millones 400 mil barriles.