La Paz y Santa Cruz, (ABI, Erbol y agencias).- El pueblo de Yapacaní asumirá nuevas medidas de presión apenas entierre los cuerpos de Abel Rocha (27), Michael Sosa (23) y Eliseo Rojas (21), fallecidos durante la violenta represión policial ocurrida el miércoles en ese municipio cruceño. Diputados del MAS y dirigentes de la oficialista Confederación Sindical de Comunidades Interculturales lamentan la pérdida de vidas humanas por un capricho político del Presidente y por la indolencia de sus ministros.

Los luctuosos sucesos de Yapacaní, que dejan un saldo preliminar de al menos tres muertos y más de 80 heridos, pudieron haberse evitado si las autoridades de los Poderes Ejecutivo y Judicial hubieran escuchado a la población del municipio, y tomado en cuenta los procesos iniciados en contra del ex alcalde oficialista David Carvajal, afirmó el diputado uninominal del MAS Franklin Garvizú Janco.

Garvizú declaró a la red Erbol que el defenestrado alcalde masista se aprovechó de las circunstancias para llegar a la Alcaldía de Yapacaní e imponer una gestión despótica y de amedrentamiento en contra sus bases y el resto de la población. “El único mérito de este señor era ser de Orinoca y trompetero; no son méritos políticos”, criticó el diputado oficialista representante de la circunscripción 68.

Por su parte, el presidente del Concejo Municipal Federico Ortiz recordó que Carvajal no tomaba en cuenta la opinión de la gente, y por el contrario se rodeó de personas muy cuestionadas por la población, quienes tenían conexión directa con autoridades de La Paz.

El uninominal del MAS enumeró las veces que visitó a los ministros de la Presidencia, Autonomía y de Gobierno, Carlos Romero, Claudia Peña y Wilfredo Chávez, respectivamente, para exigir justicia. “Lejos de habernos escuchado, ese proceso (relacionado con denuncias de malos manejos económicos y baja ejecución presupuestaria en el municipio) se durmió (fue presentado en marzo) y el de los concejales ya estaba en la (fase) cautelar”, se quejó Garvizú.

“No es justo lo que sucedió; nosotros hemos peregrinado el mes de agosto visitando ministerios de la Presidencia y Autonomías, haciendo constatar todo esto. Antes yo hablé con el ministro de la Presidencia y como respuesta fue que los movilizados son de la derecha, del MSM y de la oposición”, recordó el diputado del MAS y recalcó que “Yapacaní se caracterizó por sus años de lucha. Hemos bloqueado para tumbar a gobierno neoliberales, a Goni. En 2008 hemos realizado el cerco a Santa Cruz. Yapacaní le dio el mayor respaldo al Presidente, 95% (de votos)…”.

Sin embargo, en noviembre del año pasado el gobierno de Evo Morales tomó partido por el alcalde cuestionado y deploró el intento de “golpe” en el municipio de Yapacaní. Tiempo después autoridades judiciales controladas por el oficialismo devolvieron el sillón municipal a Carvajal y se recurrió a la fuerza de la Policía para garantizar su permanencia en la Alcaldía.

“Lo que pasó en Yapacaní era que teníamos un alcalde déspota que no escuchaba, sino al revés. La justicia protegió al alcalde y ahí están los resultados”, fustigó el diputado Garvizú. La oficialista Confederación Sindical de Comunidades Interculturales de Bolivia (CSCIB), que tiene un importante sector de afiliados en la población de Yapacaní, también deploró la pérdida de vidas por culpa de un capricho político.

“Es muy lamentable todo lo que ha ocurrido en Yapacaní a causa de los enfrentamientos, con el saldo de tres muertos, todo ello por culpa de una sola persona, (el ex alcalde David Carvajal)”, declaró a la agencia ABI el secretario ejecutivo de CSCIB Pedro Calderón. En su criterio, si Carvajal y los concejales ya no eran aceptados por la población, lo que debían hacer es renunciar para no llegar a una situación tan lamentable como la que ha sucedido. Remarcó que la ciudadanía intentó solucionar el problema, pero “lamentablemente algunas autoridades no tomaron mucho interés para solucionar realmente ese conflicto”.

Contrasta la actitud del MAS y del equipo de gobierno, quienes se embanderan con el slogan de “lucha contra la corrupción” para destituir alcaldes y gobernadores opositores, mientras que reprime a sangre y fuego cuando son los sectores populares quienes deciden expulsar a autoridades corrompidas, observó la Liga Obrera Revolucioria (LOR-CI).

Según la diputada del Movimiento sin Miedo (MSM) Marcela Revollo, “está claro que ahora sí el gobierno de Evo Morales ha tratado de imponer a sangre y fuego, con muertos de por medio, a un alcalde repudiado por la población por los evidentes actos de corrupción en los que está involucrado”.

El gobierno de Evo Morales deslindó responsabilidades en los luctuosos sucesos de Yapacaní.

Repercusiones

Representantes de la Organización de Naciones Unidas (ONU) en Bolivia solicitaron eficiencia y transparencia en la investigación de la violenta represión policial en Yapacaní y expresaron sus condolencias a las familias de los ciudadanos fallecidos. “Naciones Unidas hace también un llamado urgente a todos los involucrados en este conflicto, autoridades locales y nacionales, dirigentes cívicos y sindicales, y en general a toda la población de ese municipio, a que contribuyan a restablecer un clima de paz, de convivencia social y de respeto a las leyes. Dada la gravedad de los hechos, manifestamos nuestro apoyo a la decisión de una apertura de investigación y esperamos que la misma establezca responsabilidades con eficiencia y transparencia”, indica el comunicado de la ONU.

El magistrado del Tribunal Supremo de Justicia Rómulo Calle también lamentó los sucesos y pidió a las autoridades del Ministerio Público investigar el hecho para que no quede en la impunidad. El fiscal general del Estado Weimar Guzmán anunció que el Ministerio Público iniciará una investigación de oficio e instruyó también que se conforme una comisión de fiscales y “que en lo inmediato se realicen todas las actuaciones que el procedimiento prevé en esto casos”.

Ante el anuncio del Ministro de Gobierno sobre la conformación de una comisión de fiscales que se hará cargo de las investigaciones del caso Yapacaní, la diputada Revollo sostuvo que en realidad debería conformarse una comisión especial y plural en la Asamblea Legislativa para que realice la investigación, ya que el Ministerio Público y la Justicia se encuentran subordinadas al gobierno del MAS.

Por su parte, el comandante General de la Policía Jorge Santiesteban anunció que la entidad del orden presentará una acción penal contra los dirigentes que lideraron la “emboscada” en la que varios efectivos fueron heridos con armas de fuego. “No dejaremos impune esa cobarde emboscada a nuestros policías que no portaban armas de fuego. Presentaremos una acción penal y querella contra dirigentes y seguidores para que respondan por las muertes, heridos y daños que sufrieron los vehículos de la Policía”, advirtió el jefe policial.

El Comandante policial informó que la acción penal tiene el objetivo de que se realice una “meticulosa investigación” para identificar a los “hostigadores”. Denunció que antes del cabildo en el que participaron al menos 5 mil personas, “habían grupos radicales vandálicos que no sólo provocaron a las fuerzas del orden sino que los hostigaron… Una vez que renunció el Alcalde David Carvajal se ordenó el repliegue a Santa Cruz del contingente policial, pero a la altura del puente de Yapacaní, cuando regresaban a la ciudad, la gente vandálica en una acción delictiva emboscó a las fuerzas del orden”, detalló.

El jefe policial informó que varios policías resultaron heridos, entre ellos Juan Carlos Céspedes, quien “perdió el ojo izquierdo” por varios impactos en el rostro con perdigones de arma de fuego. Según el reporte policial, Edgar Quispe Guarachi recibió heridas en el ojo y pómulo izquierdo por arma de fuego y perdigones; el sargento Fabián Villca Condori fue herido con arma de fuego en el brazo y muslo derecho con orificio de salida e ingreso; el Cabo Wilson Calixto Villarroel está bajo diagnóstico reservado por seis impactos en la cabeza y 11 en el tórax; y Roxana Huaycho Condori tiene heridas por perdigones.

Los policías con heridas contusas son Javier Benjamín Mamani, con reposo domiciliario por un golpe en la cabeza y herida de cuatro puntos; Sergio Abelo Chambi sufrió también un golpe en la cabeza; el subteniente Cristian Vásquez está internado, junto a otros uniformados, en varios hospitales y clínicas de la ciudad de Santa Cruz.

Entretanto, el dirigente de las Comunidades Interculturales Constantino Mamani informó que los cuerpos de los fallecidos son velados en el coliseo de la localidad. “Una vez enterrados nuestros compañeros, veremos qué determinaciones tomaremos ante el atropello que se hizo en contra el pueblo de Yapacaní. Las bases piden la renuncia del ministro Wilfredo Chávez”, confirmó a la ABI vía teléfono el presidente del Comité Interinstitucional que lidera las movilizaciones Cirilo Sonavi.

El gobernador de Santa Cruz Rubén Costas decretó duelo departamental de tres días e hizo “un vehemente llamado al gobierno nacional y al MAS para que dejen el uso de la fuerza en contra del pueblo boliviano y convoco que en medio de el marco de la democracia se resuelvan las diferencias en la patria. No podemos pagar con sangre de los compatriotas las diferencias internas del MAS”.