(Agencias).- Abel Rocha Bustamante de 26 años murió hoy en un enfrentamiento entre pobladores del municipio de Yapacaní que exigían la destitución del alcalde David Carvajal y efectivos policiales que protegían a la autoridad del MAS. Según los primeros reportes, hay decenas de heridos, entre ellos un oficial de Policía.

Desde octubre de 2011, pobladores del municipio de Yapacaní en Santa Cruz se movilizan exigiendo la destitución del alcalde David Carvajal del MAS, acusado de presuntos actos de corrupción que ocasionaron al menos seis millones de dólares de pérdidas.

El movimiento popular liderado por el Comité Interinstitucional de Yapacaní mantuvo bloqueada la carretera internacional Santa Cruz-Cochabamba hasta los primeros días de diciembre de 2011, en protesta por la baja ejecución de obras en el municipio. El dirigente de los manifestantes Cirilo Sonabi amenazó con cerrar las válvulas de gas del campo Víbora si el alcalde masista no renunciaba a su cargo.

El pueblo de Yapacaní declaró persona no grata a Carvajal, pidió su expulsión inmediata para que no ejerza ningún cargo público, y el 30 de noviembre el Concejo Municipal posesionó al concejal Zenobio Meneses como alcalde interino.

De inmediato, el Presidente Evo Morales salió en defensa de Carvajal y denunció que tratar de sacar a un alcalde elegido en las urnas con medidas de presión no es otra cosa que un “golpe de Estado”.

“Es un tema que nos preocupa de sobremanera porque en Yapacani se están expresando varios elementos que tienen que ver con una crisis de institucionalidad”, declaró el ministro de la Presidencia Carlos Romero, y explicó que “lo que está pasando en Yapacani es una acción de intolerancia, son algunas organizaciones sociales que han recurrido a un acción de bloqueo y una serie de medidas de presión para dar un golpe institucional a la gestión de un alcalde; es una acción golpista”.

Pese a la escalada de violencia, el gobierno reiteró que no le correspondía intervenir en conflictos estrictamente municipales y pidió dirimir la disputa en los marcos institucionales. Romero planteó que “si alguien no está de acuerdo con un alcalde, tiene que esperar el plazo previsto por la Constitución y plantear su revocatoria”.

En ese contexto, el alcalde cuestionado hizo valer sus influencias políticas; poco tiempo después un Tribunal de Garantías Constitucionales de Santa Cruz ordenó su restitución como autoridad del municipio, y se enviaron 700 efectivos policiales a la zona para hacer cumplir la orden judicial.

El lunes de esta semana, el contingente policial resguardó el reingreso de Carvajal a la Alcaldía de Yapacaní, y en el operativo resultaron heridas 22 personas y otras 30 fueron detenidas. El ministro de Gobierno Wilfredo Chávez justificó la represión en defensa del alcalde “democráticamente electo”.

“Nosotros somos un gobierno que cumple la Ley… Esperamos que depongan su actitud esas personas que se han dedicado durante varias horas a estorbar el orden público y a impedir el trabajo de la Policía”, dijo Chávez y aseguró que la actitud violenta de los manifestantes tiene un origen político partidario “de fuerzas de la derecha”.

Las protestas recrudecieron y este miércoles un cabildo abierto convocado por el Comité Interinstitucional terminó en un violento enfrentamiento entre manifestantes y efectivos policiales en inmediaciones del Distrito Policial. Radio Ichilo de la Red Erbol informó que los activistas se enfrentaron a los uniformados con palos, piedras, petardos y otros objetos, y los policías respondieron con gases lacrimógenos.

Hasta las 18.00 se reportaron varios heridos y detenidos y la muerte de Abel Rocha de 26 años, quien se había sumado a las protestas en contra de la reposición de Carvajal. “Desde el hospital municipal nos informaron que el fallecido tiene 11 impactos de proyectiles en el pecho”, reportó Radio Ichilo.

Rocha “estaba con nosotros en la marcha, cuando estábamos por llegar a la Plaza se produjo el enfrentamiento con la Policía. Se lo vio caer al suelo y de inmediato lo trasladamos al hospital de Yapacaní, donde murió a los pocos minutos”, relató el dirigente de las Comunidades Interculturales de Yapacaní Constantino Mamani a la agencia ABI.

La Policía también agredió a los periodistas que cubrían el violento incidente. “Nos patearon en el piso, a mi compañero de trabajo le quitaron su cámara, a mi me quisieron también quitar el celular a través del cual mandaba el despacho a Erbol, incluso nos detuvieron por algún momento”, denunció el periodista Yonsy Luisaga.

La masa enardecida destruyó varias motocicletas policiales y bloqueó las carreteras hacia Cochabamba y Santa Cruz. Pasadas las 20.00 horas, Erbol y el ministro Chávez confirmaron que Carvajal decidió renunciar a su cargo para pacificar la zona.

El inspector General de la Policía Edgar Paravicini dijo que la autoridad masista dejó la Alcaldía y por tanto los uniformados se retirarán de esa localidad convulsionada.