Ante una difusión mal intencionada de una marcha de pueblos indígenas contra los acuerdos del TIPNIS, la Ley N. 180 y la representación de los comunarios de los pueblos indígenas, las organizaciones del movimiento de las Tierras Bajas dirigidas por la CIDOB, e integradas por la CPEM-B, CPIB, CMIB. GCTs (Gran Concejo de Tsimane), TIPNIS Sub central Sécure, hacen conocer a los ciudadanos bolivianos:

PRIMERO.- Desde que la VIII GRAN MARCHA INDIGENA POR LA DEFENSA DEL TIPNIS, LOS TERRITORIOS, LA VIDA, LA DIGNIDAD Y LOS DERECHOS DE LOS PUBBLOS INDIGENAS se desconcentró en la ciudad de La Paz, lográndose, acuerdos públicos con el Presidente y su Gabinete, acuerdos que se REFLEJAN EN la promulgación de la ley N. 180 que ratifica los preceptos constitucionales DE LOS DERECHOS DE LOS PUEBLOS INDIGENAS SOBRE SU TERRITORIO, representantes del Gobierno Nacional, diputados y políticos adherentes del MAS, han iniciado una contra campaña por los medios de comunicación para desprestigiar la representación de la marcha a los pueblos indígenas de las Tierras Bajas y de esa forma concluir que la firma de los acuerdos no pueden tener validez.

SEGUNDO.- El propósito de la VIII Gran MARCHA INDIGENA por LA DEFENSA DEL TIPNIS, LOS TERRITORIOS, LA VIDA, LA DIGNIDAD Y LOS DERECHOS DE LOS PUEBLOS INDIGENAS fue proteger la casa grande de los tres pueblos vivientes (Mojeño – Trinitario, Yuracare y Tsimane), la biodiversidad, el medio ambiente, la Loma Santa y riquezas del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure, los territorios indígenas y las veintidós (22) áreas protegidas del país, evitando se construya una carretera que atravesaría esta reserva y territorio indígena, luego la elaboración de la reglamentación de la ley N. 180, el Gobierno Nacional utilizando el término de intangibilidad del territorio QUE SE PUSO EN LA LEY N. 180, se empeñó en cerrar toda opción de aprovechamiento de las comunidades, para frenar los derechos que tenemos los vivientes indígena los cuales aprovechan estos recursos de manera sostenible tal como nuestros antepasados nos enseñaron respetando y conservando la naturaleza, viviendo de estos recursos sin exterminarlos.

Dentro de la campaña del gobierno, en contra de los logros de la VIII marcha, está la anulación de la Ley N. 180, y para conseguir este objetivo está financiando y dando apoyo logístico a la marcha ilegitima del CONISUR, también promete, financiar proyectos con recursos del IDH que es nuestro logro que se ha conquistado bajo la lucha de los pueblos indígenas, le recordamos al Gobierno cumpla la Constitución Política del Estado y respete las instancias orgánicas de las Naciones Indígenas, que la carnetización prometida a los hermanos marchistas es una obligación constitucional, de dar la identidad a todos los bolivianos y bolivianas de este país.

La federación de cocaleros del trópico cochabambino, con su brazo operativo, los sindicatos agrarios de cocaleros, que están organizados dentro del polígono siete (7) zona sur del TIPNIS, y sus alrededores, obligan a los comunarios a marchar para anular la Ley N. 180, con el argumento que con la intangibilidad no se puede sacar ningún producto agrícola, ni aprovechar ningún recurso natural, que les van a quitar sus bienes dentro del territorio, de esta forma mienten y los obligan a marchar.

Que la alcaldía de San Ignacio de Mojos, instituciones y organizaciones afines al gobierno, están realizando una campaña desleal en contra de la Ley No 180, trasladando gente del área urbana de San Ignacio de Mojos a la marcha y como lo hemos denunciado en fecha 05101,2A12, ante los medios de comunicación y que estas personas particulares se encontraron dentro de las instalaciones militares, acuartelados en el cuartel Rl 29 de San Ceferino de la Capital del Beni de la Ciudad de la Santísima Trinidad.

Como pueblos indígenas de este territorio, explicamos y expusimos a los padres de la patria, para que se comprenda a cabalidad que lo intangible no es cercenar ni coartar toda la iniciativa indígena que es, en la actualidad, la única conjetura que tiene el Estado (pero no se da cuenta) de armonizar la economía comunitaria con las demás economías, es decir es el único asidero en llevar un paso adelante una convivencia pacífica y armónica con la naturaleza.

TERCERO.- A partir de lo logrado por la VIII GRAN MARCHA INDIGENA POR LA DEFENSA DEL TTPNIS, LOS TERRITORIOS, LA VIDA, LA DIGNIDAD Y LOS DERECHOS DE LOS PUEBLOS INDIGENAS y en contra de las promesas electorales del partido de Gobierno y como siempre todas las autoridades afines al M.A.S. DIERON COBERTURA A LA FORMACION DE GRUPOS QUE SE MOVILIZAN, ADJUDICANDOSE UNA REPRESENTACION DEL TERRITORIO COLECTIVO QUE NO SON PARTE, cuando en realidad se trata solo de algunos comunarios que viven en las cercanías de los límites DE LA ZONA SUR del Territorio Indígena Parque Nacional lsiboro Sécure, además de una gran mayoría de personas habitantes urbanos de la localidad de San Ignacio de Mojos, patrocinados por el CONISUR, que pretenden hacer creer a la ciudadanía boliviana, que son indígenas legítimos del TIPNIS, y que ellos mismos en declaraciones hechas a la prensa nacional han afirmado ser cocaleros.

CUARTO.- Hacemos conocer al pueblo boliviano:

El CONISUR es una organización AJENA AL PROCESO DE GESTION DEL TIPNIS.

QUE EL TIPNIS YA TIENE VIENTIUN (21) AÑOS DESDE LA MARCHA DE 1990.

QUE EL CONISUR no representa ni tiene el reconocimiento de las comunidades del territorio, ya que en Voto Resolutivo sacado en la comunidad de San Miguelito en un encuentro de corregidores en mayo del 2010, se desconoce al CONISUR.

QUE EL CONISUR ha sido creado para defender intereses sectarios de grupos que nunca quisieron aceptar la conservación y manejo del TIPNIS.

El CONISUR no es un depositario del derecho propietario colectivo del TIPNIS ni tampoco ha formado parte de las luchas territoriales por la titulación, más al contrario se han titulado de manera individual dentro del polígono siete (7) zona sur, poniendo en riesgo su derecho propietario y la integridad territorial colectiva.

QUINTO.- El señor Gumersindo Pradel, viviente de la zona denominada polígono siete (7), y miembro del sindicato Villa Bolívar, ni siquiera miembro de una comunidad, afiliado a la federación de cocaleros del trópico de Cochabamba, donde el Presidente del Estado Plurinacional de Bolivia el Sr. Juan Evo Morales Aima es el actual presidente de los cocaleros, dicho polígono abarca todo lo que corresponde al CONISUR, afiliada al Federación del Trópico de Cochabamba y desconocido por el TIPNIS, que como se explica en la párrafo anterior es una organización creada con fines de aprovechar los recursos naturales del TIPNIS de manera ilegal en complicidad con los colonos que piratean nuestros recursos, sin ninguna intención de conservación, que además la zona denominada polígono siete (7), es habitada por comunidades indígenas ahora declaradas sindicatos agrarios, cuya economía se basa en la producción de coca, sus usos y costumbres se rigen en normas y reglamentos que como ya conocemos son dictatoriales y atentatorios contra la libertad de opinión y acción, es por esto que hacemos recuerdo que la gente que está participando en la marcha liderizada por el señor Gumersindo Pradel se rige por la obligatoriedad de sus sindicados en participar de está bajo Ia amenaza de multas y represarías, internas como la erradicación total de la coca de la gente que no participe en esta ilegitima marcha.

Otra de las características de estos pseudo sindicatos con características dictatoriales, es la de restringir el libre movimiento de personas ajenas a sus intereses (cultivo de cocales, denuncias de avasallamientos, otros), es por eso que los verdaderos indígenas que vivimos en la zona y sus alrededores dentro del TIPNIS., nos vemos amenazados y amedrentados por los vivientes del polígono siete (7) CONISUR y sindicatos de cocaleros.

SEXTO.- El derecho de demanda y movilización corresponde a todos los bolivianos pero no es argumento para que un grupo sin ningún mandato de las instancias orgánicas del Territorio PRETENDA VULNERAR DERECHOS RECONONCIDOS POR LA CONSTITUCION POLITICA DEL ESTADO, LEYES NACIONALES Y CONVENIOS INTERNACIONALES.

La marcha por el TIPNIS integró a los bolivianos el interés de un nuevo compromiso por la defensa del medio ambiente y de la vida de los pueblos indígenas, evitando la construcción de una carretera que parta el corazón y destruya su núcleo de valor incalculable para todos los bolivianos, es por eso intangible para cualquier acción externa que pretenda destruirla pero es parte de la vida y de sus necesidades de desarrollo de las comunidades; para mantener nuestras formas de vida, y somos responsables por la protección de la reserva natural a la que los bolivianos y el mundo dijeran: EL TIPNIS SE RESPETA PORQUE ASI Lo quiere el TIPNIS y porque tiene el apoyo y respaldo de todos los bolivianos.

Trinidad, 6 de enero de 2012