(El Diario Internacional).-¿Se acuerdan del Partido Comunista Peruano? Si, el mismo que se enganchó a las ubres de la ex Unión Soviética. Los dirigentes del PCP viejos y gordos vivieron a costa del dinero que les entraba puntualmente la URSS. En épocas de gloria vestían con sacos y corbata y se movilizaban en autos negros como verdaderos banqueros. En las tiendas de lujo y restaurantes exclusivos les decían “pasen señores”.

Eso termino de un tajo cuando la URSS se vino abajo, y a pesar que los “comunistas” peruanos apoyaron la “Perestroika”, la “ayuda” soviética les fue cortada. Pobres, tuvieron que buscar trabajo y algunos emigraron a las filas de los partidos burgueses donde reclamaron un plato de lentejas. Vendieron sus almas, pero finalmente este partido cayo en ruina. Sus militantes fueron conocidos como “moscovitas” o también revisionistas. Uno de sus eternos dirigentes fue Jorge del Prado, quien profesaba una atracción enfermiza por los militares. Otro de estos fue también Gustavo Espinoza Montesinos (actualmente es x parlamentario jubilado), primo hermano de Vladimiro Montesinos. Fueron estos dos individuos, que durante el régimen militar de Velasco Alvarado (1968-1975) decían que las fuerzas armadas dirigían una “revolución y se dirigían hacia una “sociedad socialista”. Ahora en plena bancarrota de las clases políticas del Perú, es nuevamente este partido y casi los mismos personajes, lo que creen que el militar Ollanta Humala dirige una proceso “nacionalista”, progresista y “antiimperialista. Espinoza Montesino, al triunfo electoral de Humala, dijo casi al borde de la demencia, que el Perú vivía una etapa revolucionaria y socialista. ¡Pobre Espinoza! Es cierto que Espinoza fue echado de este PCP, pero él sigue en sus treces y a pesar de sus años sigue buscado el militar que lo lleve al socialismo. Para tener una idea en que situación tan miserable se encuentra el PCP, basta leer su último comunicado en relación al conflicto de Cajamarca y frente a la crisis del gobierno. Ahí, no sabemos de donde le viene la idea, dice que con la salida del primer ministro Salomón Lerner el gobierno pierde “posiciones unitarias y progresistas”. ¿Salomón Lerner progresista? Pobres diablos para decir esta barbaridad. El tal Lener es un conocido sátrapa de los grupos de poder. Ha pasado por todas las tiendas políticas del Perú. Ha sido aprista, y de ahí se convirtió en soporte de la dictadura militar velasquista. Volvió al APRA con Alan García. Hizo grandes negocios turbios con el régimen de Alberto Fujimori. Después salto al gobierno de Toledo, regreso con el APRA de García, y acabó reciclado en el grupo de Ollanta Humala. Aquí el ridículo panegírico nauseabundo del PCP. Declaracion pública: El PCP deplora que las fuertes tensiones que se venían dando en el seno del gobierno, en relación al conflicto minero de Cajamarca, se hayan resuelto finalmente, excluyendo a valiosos aliados y cediendo innecesariamente posiciones frente a la derecha política y empresarial.El alejamiento de Salomón Lerner Ghitis, Presidente del Consejo de Ministros y uno de los pilares fundamentales del triunfo electoral del Presidente Humala, así como varios de sus principales colaboradores debilitan las posiciones unitarias y progresistas en el seno del gobierno y abre paso peligrosamente, a las posiciones antiizquierdistas, autoritarias y represivas que ha venido reclamando la derecha para acallar las protestas y hacer que los pueblos acepten a raja tabla, las políticas depredadoras y abusivas de las trasnacionales mineras. La composición del nuevo Gabinete, que preside el ex Ministro del Interior Oscar Valdés Dancuart, refleja una mayor presencia de la derecha neoliberal en sectores claves del gobierno, sobre todo en Economía, Energía y Minas y Trabajo, los mismos que ponen en serias dudas el cumplimiento de los compromisos de cambio que se habían iniciado. Recuperar la confianza demanda retomar el dialogo, al más alto nivel, con los actores sociales y políticos que respaldamos al gobierno y luego un mensaje claro y preciso del Presidente de la República, señalando su posición frente a los cambios ocurridos y sobre todo requiere de medidas concretas que demuestren en los hechos, que el gobierno mantiene invariables sus compromisos con el pueblo. Esta situación compleja, no nos lleva sin embargo, a romper, como quisiera la derecha, el Acuerdo Político Electoral y de Gobierno que suscribimos, junto con la izquierda y el nacionalismo; el PCP se reafirma en los lineamientos programáticos que suscribimos y sobre esa base seguiremos dando la batalla política, ideológica y de masas, frente al modelo neoliberal, conscientes, que el proceso de cambios, no se da de manera lineal, sino que está sujeto a avances y retrocesos, marchas y contramarchas, lo importante para nosotros, es perseverar en la lucha y no defeccionar frente a las dificultades.Demandamos al gobierno, retomar el camino del dialogo y la concertación, y, reestablecer las relaciones de entendimiento y confianza con el pueblo trabajador que sólo busca justicia y bienestar para todos y no para unos pocos. Lima, 15 de diciembre del 2011Por la Comisión Política del PCP, Roberto de la Cruz Huamán, Secretario General del PCP

* Fuente: www.eldiariointernacional.com