Londres, Washington, Brasilia y La Paz (PL y Bolpress).- Brasil se consolidó como la sexta economía del Planeta, después de Estados Unidos, China, Japón, Alemania y Francia, desplazando al Reino Unido al séptimo lugar del ranking de las economías más importantes del mundo, informó el diario The Guardian.

El Producto Interno Bruto (PIB) brasileño superó por primera vez al británico, y ahora la economía de Brasil es mayor que la del Reino Unido, como consecuencia de la crisis bancaria de 2008 y la recesión causante del retroceso británico al séptimo lugar de la lista de 2011, evaluó un equipo de economistas del Centro para la Investigación Económica y Empresarial (CEBR).

En 2011, Europa Occidental mantuvo su habitual preponderancia entre las 10 mayores potencias económicas del orbe con Alemania y Francia en el cuarto y quinto peldaño, respectivamente, seguidos por Reino Unido e Italia en el séptimo y octavo lugar. Sin embargo, las principales economías europeas perderán posiciones hacia 2020, ya que, presumiblemente, Alemania se replegará a la séptima plaza y Reino Unido retrocederá más allá del noveno puesto; en tanto que Francia caerá a un ritmo más rápido aún, reveló la investigación del CEBR.

Estados Unidos ve amenazada su competitividad económica, cada vez más opacada por el papel de China en el escenario mundial y su creciente presencia en Latinoamérica. La potencia norteña ya no es el principal socio comercial de Brasil, al ser desplazada por el país asiático, que en 2010 se convirtió en el mayor inversionista en el gigante sudamericano. Según datos recientes, el 60% de las exportaciones latinoamericanas a China salen de Brasil y Chile, reconocen las propias autoridades estadounidenses.

Brasil ha derrotado a los países europeos en el fútbol durante mucho tiempo, pero que los venza en términos económicos es algo nuevo, destacó el jefe del CEBR Douglas McWilliams. En su criterio, el mapa económico mundial está cambiando, con los países asiáticos y emergentes a la cabeza del ascenso en detrimento de las naciones europeas.

Fuentes oficiales estiman que en términos económicos el Reino Unido sólo crecerá 0,9% este año y 0,7% en 2012, un porcentaje significativamente inferior a las estimaciones de marzo del 1,7% y del 2,5%, respectivamente. La economía británica crecería 2,1% en 2013, frente al 2,9% previsto, y tan sólo 2,7% en 2014.

De acuerdo con las estimaciones, Rusia o India crecerían lo suficiente en los próximos 10 años como para desplazar al Reino Unido hasta un octavo lugar. El aumento de la calificación de la fuerza laboral y el desarrollo de los servicios de ingeniería impulsarán a India hasta el quinto puesto. Asimismo, después una década impulsada por la venta de petróleo y gas a Europa y Asia, Rusia ascenderá al número cuatro de las economías globales.

Claves del despegue brasilero

“El poder de penetración de Brasil como un todo ultrapasó a Gran Bretaña debido al enorme potencial económico de los brasileños”, relievó el Daily Mail. El sostenido crecimiento de los créditos del Banco Nacional de Desarrollo de Brasil (BNDES) explica la expansión de las transnacionales brasileras en los mercados latinoamericanos y mundial.

Entre agosto de 2010 y julio de 2011, las exportaciones agropecuarias brasileñas totalizaron 85.760 millones de dólares, un récord para un período de 12 meses y 23,7% superior al registrado entre agosto de 2009 y julio de 2010, cuando las ventas al exterior llegaron a 69.360 millones de dólares, según el Ministerio de la Agricultura. 

China continúa al frente de los compradores de productos agropecuarios brasileños, con 14,8% del total; seguida de Países Bajos (7,4 por ciento), Estados Unidos (6,7) y Rusia (5,7). Los mayores porcentajes de crecimiento los obtuvieron Argelia (104,7 por ciento), España (55,9), Japón (49,3) y Rusia (40,9).

Desde enero hasta el 19 de octubre de 2011, las exportaciones brasileñas sumaron 202 mil millones de dólares, superando los 201.915 millones de dólares logrados en 2010, el mayor registro de la serie histórica. Se trata de “un indicador de cómo el país enfrenta la actual crisis económica con determinación y competencia frente a las oportunidades del mercado global”, resaltó la secretaria de Comercio Exterior de Brasil Tatiana Lacerda.

En procura de aumentar su liderazgo regional y de garantizar destinos para las exportaciones brasileñas, los préstamos del BNDES a América Latina para obras de infraestructura aumentaron casi siete veces en casi una década, y en 2011 los desembolsos llegarían a 1.500 millones de dólares, 20% más que en 2010.

El volumen de créditos del BNDES en América Latina -80% destinado a obras de infraestructura y 20% para créditos a importadores de productos brasileños- cerraría el año con un alza siete veces mayor a la cifra de 2002, informó a la AFP la superintendenta de comercio exterior del Banco Luciane Machado.

“El banco se hizo más conocido como financiador de grandes proyectos de infraestructura en América Latina a través de lo que hacemos en pro de las exportaciones brasileñas”, explicó la funcionaria. La condición para que el BNDES preste dinero es la participación de empresas brasileñas en la construcción o en la exportación de bienes y servicios.

El coordinador de Imagen y Acceso a los Mercados de la Agencia Brasileña de Promoción de Exportaciones e Inversiones (Apex-Brasil) Ricardo Santana precisó que durante este año las delegaciones empresariales estrecharon relaciones comerciales con países de América Latina y el Caribe, Asia y Africa. Más de 230 empresas participaron en viajes de negocios a República Dominicana, China, México, Perú, Colombia, Chile, Venezuela, Angola, Mozambique y Suráfrica, propiciando un incremento de 363 millones de dólares en las exportaciones de 2011.

Gracias al financiamiento público del BNDES y al apoyo del gobierno de Brasil, constructoras brasileñas como OAS, Camargo Correa, Andrade Gutiérrez y Odebrecht experimentaron un significativo crecimiento en los últimos 10 años. La internacionalización de estas empresas comenzó en la década de los 70 del siglo pasado, con el respaldo de la dictadura militar. En la “era democrática”, el financiamiento de obras de constructoras brasileñas en el exterior aumentó 1.185%, de 73 millones a 937 millones de dólares entre 2001 y 2010. Para este año se prevén desembolsos por más de 1,3 billones de dólares.

La Folha Transparencia demostró cómo Itamaraty, a nombre de la “promoción comercial”, intercedió a favor de Odebrecht y Andrade Gutiérrez en la construcción de hidroeléctricas en Venezuela y Colombia. El ex presidente Lula da Silva intervino personalmente en la negociación de los contratos del metro de Caracas, y de puertos, autopistas, centrales hidroeléctricas y plantas petroquímicas en Bolivia, Cuba, Nicaragua y Perú, todas ellas financiadas por el BNDES.

El Tribunal Superior Electoral (TSE) reveló que las constructoras son las mayores financiadoras de las campañas electorales del Partido de los Trabajadores. En las elecciones de 2006 donaron 22,5 millones de reales, y en la campaña de Dilma Rousseff aportaron al menos 37 millones de reales.

Con saldo positivo pese a la crisis financiera mundial

Brasil concluirá 2011 con un saldo positivo en la aplicación de políticas públicas destinadas a erradicar la miseria, disminuir la desigualdad social y mantener el crecimiento económico, pese a los efectos negativos de la crisis financiera internacional, según el periodista Alejandro Gómez, corresponsal de la agencia Prensa Latina en Brasil.

El 2 de junio vio la luz el principal programa del gobierno de Rousseff, Brasil sin Miseria, con el cual asumió el reto de eliminar la pobreza extrema en el gigante suramericano antes de concluir su mandato en 2014. El primer gran desafío será localizar, registrar e incluir en los programas sociales del gobierno federal a los 16 millones de brasileños que aún viven en la miseria.

Obras de infraestructura en todas las regiones de Brasil para disminuir las desigualdades en cuanto al desarrollo de los diferentes territorios de este inmenso país también resaltaron en el transcurso de 2011. El Plan Estratégico de Fronteras, cuyo objetivo central es combatir los ilícitos en los bordes limítrofes y mejorar las condiciones de vida de los habitantes de esas zonas, y el programa para combatir el consumo de crack y otras drogas, son otros empeños anunciados este año.

En el terreno económico todo marchaba sobre ruedas, con crecimientos en los dos primeros trimestres de 2011, hasta que a mediados de año el agravamiento de la crisis financiera internacional obligó al gobierno brasileño a adoptar medidas. Si bien esas políticas protegieron a la economía brasileña, sus impactos se reflejaron en el cero incremento del PIB en el tercer trimestre del año. No obstante, Brasil crecerá este año y posee herramientas suficientes -que van desde los más de 350 mil millones de dólares de reservas internacionales y un fuerte mercado interno- para enfrentar la difícil coyuntura mundial.

La presidenta Dilma Rousseff afirmó que la política externa de su gobierno en 2012 priorizará las relaciones con América Latina y África. La valoración de las relaciones con los países caribeños y latinoamericanos y debe ser vista como estratégica, en especial por la importancia económica de la región, aseveró.

El hecho que Brasil tenga una visión multipolar de la política externa, no significa que no mantenga nexos con los miembros del grupo Brics (Rusia, India, China y Suráfrica), aclaró Rousseff y recordó que los miembros de ese bloque acordaron prestar dinero al Fondo Monetario Internacional como un elemento más del muro apaga-fuego de la crisis europeo.