La Paz y Buenos Aires (Agencias).- El ex jefe de la policía de La Pampa Luis Enrique Baraldini, acusado de violación de derechos humanos, fue entregado a las autoridades argentinas en Bermejo en la madrugada del domingo para que responda ante la justicia de su país por delitos de lesa humanidad. Baraldini será juzgado en la provincia de Buenos Aires por violaciones a los derechos humanos durante la última dictadura militar argentina.

Baraldini nació en 1938 en Buenos Aires, fue funcionario de la dictadura argentina y es imputado como responsable de más de 300 detenciones ilegales y torturas, informó la agencia de noticias Télam. El ex coronel se encontraba prófugo desde hace ocho años y alcanzó notoriedad por su tristemente célebre participación al frente del temible Comando de la denominada Subzona 1.4.

Este domingo la ministra argentina de Seguridad Nilda Garré confirmó la detención y extradición desde Bolivia del ex coronel “carapintada”, de 73 años y activo participante del Plan Cóndor. Según Garré, se trata de un oficial muy buscado; de extrema ferocidad en los años del terrorismo de Estado, y que evidenció peligrosidad hasta hace muy poco, cuando participó de una tentativa de magnicidio contra el Presidente Evo Morales.

Baraldini fue aprehendido en la ciudad de Santa Cruz, Bolivia, alrededor del mediodía del sábado 24 de diciembre, y luego fue puesto en la frontera cumpliendo la resolución de la Dirección Nacional de Migración, confirmó el ministro de Gobierno Wilfredo Chávez.Baraldini tenía orden de captura internacional dictada por la fiscal federal de Santa Rosa-Argentina, Marta Odasso.

Chávez aseguró que los organismos de inteligencia del Estado desde hace tiempo estaban detrás de la pista de “este ex carapintada, ex coronel, sobre quien pesan delitos de lesa humanidad en la dictadura militar argentina”. El ex militar investigado por violaciones a los derechos humanos seguía activo a sus 71 años con nombre y cédula de identidad falsos. Se hacía llamar Marco Antonio Aponte.

Al haberse encontrado que el señor Baraldini portaba documentos falsos de identificación personal (documento N. 4866849) incurrió en las causales previstas por la Ley de Migración, vigente en el país. La Dirección Nacional de Migración, dependiente del Ministerio de Gobierno, por decisión del Estado Boliviano ha determinado su expulsión del territorio nacional, explicó Chávez.

El Ministro ratificó que la situación migratoria del súbdito argentino prófugo de la justicia desde 2003, era irregular en Bolivia y por esa condición, además de obtener identidad y documentos falsos es que fue deportado. Expresó que con la captura, expulsión y entrega del ex carapintada, “Bolivia no solamente que lucha contra la impunidad de delitos de lesa humanidad, sino que cumple con acuerdos internacionales”.

El represor fue jefe de Policía en la provincia La Pampa y encabezaba el grupo de tareas que secuestró y torturó detenidos políticos, se escapó apenas se reactivó la investigación judicial en noviembre de 2003. La justicia pampeana ya condenó a siete represores en noviembre de 2010, entre ellos al ex capitán Nestor Greppi y los ex comisarios Roberto Constantino, Omar Aguilera, Roberto Fiorucci y Carlos Reinhart, todos con penas de 20 años de cárcel.

Con información de ABI y Prensa Latina.