La navidad es la fiesta más comercial de la historia. Se supone que es para honrar a Jesús, aunque él desde su cuna despreció a las riquezas y echó a los mercaderes del templo. Igualmente la fecha en que ésta se da (una de las noches más frías, oscuras, nevosas y largas del año en el hemisferio norte) difiere a la descripción del clima no invernal en que la Biblia muestra su nacimiento.

Por otra parte, varios de los símbolos más asociados a esta festividad poco tienen que ver con el cristianismo. Los árboles que adornan las casas son una costumbre milenaria de los pueblos paganos del norte de Europa quienes en el equinoccio invernal de diciembre rendían culto al hecho de que a partir de adelante las noches más heladas darían paso a los días más extensos, soleados y fructíferos para las plantas.

Papá Noel es una creación moderna creada en un continente al que Jesús desconoció (Norte América). En Nueva York se fusionaron diversas creencias del paganismo holandés (quienes fundaron dicha urbe) con escandinavas y otras nor-europeas. El dios germánico Odín que viajaba con un caballo volador de 8 patas fue reemplazado por un Papá Noel con 8 renos voladores.

Los renos son uno de los mamíferos que más distancias caminan. Ninguno de ellos puede volar o dar grandes saltos. Estos animales del norte de Rusia o Escandinavia así como el Ártico no fueron conocidos por Jesús o por cualquiera de los cientos de personajes bíblicos. El hecho de que uno de dichos renos, Rudolf, tenga una nariz que brilla como bombillo rojo, así como los juegos de luces eléctricas navideñas, son invenciones del siglo XIX en que se inventó la trasmisión eléctrica y donde los inicios de las exploraciones polares indujeron a la fabricar de que allí provenía Santa Claus.

En la Biblia no hay duendes, y los que ayudan a hacer los regalos de navidad son otros personajes del folklore pagano. Papá Noel, así como todos sus acompañantes, son blancos nórdicos. La mayoría de la humanidad, empero, pertenece a otras razas o habita en zonas donde no hay nevadas en navidad.

Este abuelo alegre era la estrella que las nuevas clases medias en la revolución industrial necesitaban para propagar una fiesta que una a las familias y aliente el consumo. La Coca Cola se popularizó con Santa Claus, con quien, además, comparte los mismos colores roji-blancos.

Papá Noel es una invención y un producto comercial y cultural de exportación de EEUU. 

La espina del cristianismo

Estas navidades van a ser festejadas por gran parte o la mayoría de sus habitantes en 5 de los 6 continentes. Sin embargo, en aquel donde nacieron Jesús y el cristianismo (Asia), ésta no es una festividad muy celebrada.

El cristianismo es la mayor fe de todos los tiempos. Es la única que ha llegado a tener poco más de 2 mil millones de creyentes, quienes conforman poco menos de un tercio de la humanidad.

Desde que hace menos de dos milenios surgiera como una pequeña fracción del judaísmo ésta se fue convirtiendo en la religión preponderante en el Medio Oriente, África Norte, Europa, las Américas, Oceanía, Filipinas y el África subsahariana. Sin embargo, las 2 primeras regiones descritas (que fueron sus primeros baluartes) se han convertido en la única zona del mundo donde la Cruz ha retrocedido ante otra gran religión.

El mensaje cristiano se basa en que el hijo de dios s dejó crucificar y colocar una corona de espinas para querer limpiar de pecados a los hombres. Hoy, no obstante, la cuna del cristianismo es, al mismo tiempo, su gran espina.

Mientras todas las demás grandes religiones han sucumbido o han retrocedido ante el cristianismo solo hay una fe que ha sido capaz de arrinconar a los cristianos en lo que fuera su primer bastión. En toda la región que va de la patria de Abraham (Irak) hasta la de Moisés (Egipto) los cristianos se han ido reduciendo, incluso en pleno siglo XX, a menos del 10% de sus habitantes.

El Asia, el continente donde vive la mayoría de la humanidad, es el único en el cual los cristianos son una extrema minoría. Ellos solo son mayoría en algunas islas que están al este de este continente colindando con Oceanía (como Filipinas y el este de Timor)

El responsable de haber des-cristianizado a la patria del cristianismo es el Islam, una fe surgida en el siglo VII más simple y monoteísta y que aceptaba a Jesús (aunque solo como profeta). El Corán reemplazó a la biblia como el libro más reverenciado además en varias partes de los Balcanes y el norte africano.

La única región del mundo que fue re-cristianizada fue Iberia, la misma que fue luego responsable de haber convertido al catolicismo a la mitad de sus actuales fieles.

Roma recientemente declaró que hay más gente que ora en las mezquitas que en sus iglesias, mientras que los musulmanes son ya la mayor minoría de la Unión Europea y uno de los principales inversionistas en Londres y Nueva York. 

El drama de los cristianos árabes

El domingo 9 Egipto vivió su peor ola de violencia sectaria desde que cayó su dictadura. Fueron muertas unas dos docenas de personas y otras 300 quedaron heridas, siendo los cristianos las principales víctimas.

Hablar de seguidores de la biblia en el mundo árabe parecería algo extraño debido a que en ciertos sectores populares se tiende a identificar al Islam, cuyos fieles rezan diariamente en árabe (la lengua de su profeta Mahoma y de su libro sagrado: el Corán), con el pueblo árabe.

Sin embargo, todos los 300 millones de árabes que hay, no llegan ni a la cuarta parte de los 1,200 a 1,500 millones de musulmanes, mientras que hasta hace un siglo un cuarto de los árabes no creía en la Meca.

El Medio Oriente que hoy muchos asocian como el reducto del Islam es la cuna del judaísmo y del cristianismo. Hasta el siglo VII la biblia era el principal texto sagrado de dicha zona. Tras la aparición de Mahoma,los nuevos imperios musulmanes fueron convirtiendo a muchos en la región a su nueva religión. Al mismo tiempo el idioma de la península arábiga se fue yuxtaponiendo a otras lenguas locales semitas emparentadas, generando una familia de más de 20 dialectos que conforman el idioma árabe.

A diferencia del catolicismo, que obligó a la conversión forzosa en Ibero América, el islam mantuvo y protegió a diversas iglesias y sinagogas. Una de ellas, la nestoriana (expulsada del catolicismo en el siglo V por plantear la naturaleza dual de Cristo) llegó a desarrollarse tanto que antes del siglo XV ésta abarcaba una zona geográfica más amplia que la del Papa (pues iba desde el extremo occidental al oriental de Asia).

Otras iglesias se asentaron en la lengua de anteriores civilizaciones pre-cristianas como la de los asirios, coptos (cuya lengua se deriva del egipcio de los faraones), griegos, etíopes o armenios. Éstas mantuvieron sus propios rituales y estructuras diferentes a las de Roma, la cual también conservó adeptos en el Medio Oriente.

Hasta la I Guerra Mundial (1914-18) Turquía dominaba el Medio Oriente. Para contrarrestar a sus minorías cristianas que incubaban tendencias separatistas y que podían simpatizar con sus enemigos occidentales, Ankara incentivó la limpieza étnica de todos los cristianos griegos de sus costas en los mares Egeo y Negro y el exterminio de 1,500,000 armenios.

En la II Guerra Mundial Francia decidió crear un Estado para los árabes cristianos en un territorio donde ellos pudiesen ser mayoría, desgarrando así Líbano de Siria, aunque ello produjo guerras y un cambio poblacional que hizo que los mahometanos sean mayoría enLíbano. Mientras tanto importantes minorías cristianas hay en Irak, Arabia, Siria y Egipto (donde son entre el 10% al 20% de sus 80 millones de habitantes).

El racismo anticristiano sirve en Egipto y otras partes para desviar el descontento popular y canalizarlo en una alternativa que busque una autocracia islámica.

La parte del mundo donde los árabes cristianos han gozado de mayores posibilidades para llegar al poder es Latinoamérica, donde recientemente han tenido más de una decena de mandatarios..