La Paz, Cochabamba y Trinidad (ABI).- Bolivia alcanzará en esta gestión el 78,5% de cobertura de agua potable en su territorio, cumpliendo así una meta de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) para reducir a la mitad la extrema pobreza hasta el año 2015, informó el director del Fondo Nacional de Inversión Productiva y Social (FPS) Vladimir Sánchez.

El año 2000, los países miembros de Naciones Unidas acordaron reducir en 15 años la extrema pobreza a la mitad, para lo cual se comprometieron a cumplir ocho grandes objetivos: Erradicar la extrema pobreza y el hambre, lograr la enseñanza primaria universal, promover la igualdad entre los sexos y la autonomía de la mujer, reducir la mortalidad infantil, mejorar la salud materna, combatir el VIH/Sida, paludismo y otras enfermedades, garantizar la sostenibilidad del medio ambiente y fomentar una alianza mundial para el desarrollo. El séptimo compromiso manda a reducir a la mitad el porcentaje de personas sin acceso al agua potable y a los servicios básicos de saneamiento.

Según información oficial, en la gestión 2011 unas 635 mil personas pudieron acceder al agua potable, de los cuales 228 mil son nuevos beneficiarios por la ejecución de al menos 629 proyectos y 48 mil nuevas conexiones en Bolivia. “Creemos que el programa Mas Inversión para el Agua (MIAGUA) ha hecho un aporte importante y que este año hemos llegado a esa cobertura, pero quien tiene que verificar es la Organización de Naciones Unidas”, dijo el director del FPS Vladimir Sánchez.

El programa MIAGUA fue creado por el gobierno el pasado mes de mayo y busca paliar en gran medida el desabastecimiento del líquido elemento, que en 2010 produjo serios problemas de sequía, como consecuencia del calentamiento global y del cambio climático. Tiene dos componentes fundamentales: agua potable y riego, los mismos que son priorizados mediante la ejecución de diferentes proyectos.

El programa distribuye 100 millones de dólares a más de 300 municipios y tiene el propósito de incrementar la producción agropecuaria para garantizar la seguridad y soberanía alimentarias, con la generación de fuentes de agua incluso en lugares desérticos.

Hasta noviembre de este año el programa MIAGUA generó más de 150 mil empleos eventuales, en su mayoría contratos de profesionales en el área técnica y social, y benefició a 635 mil personas en Bolivia. “En total podemos decir que este programa está generando más de 150 mil fuentes de empleo, pero en los lapsos que se ejecuta el proyecto. No estamos hablando de la generación de empleo permanente, sino de la generación de empleo en el tiempo de ejecución de los proyectos”, explicó Sánchez.

Por otro lado, la ministra de Medio Ambiente y Agua Mabel Monje informó que esa cartera de Estado ejecutó hasta mediados de diciembre 362.610.274 bolivianos de presupuesto, en al menos 35 proyectos de saneamiento básico, agua potable, alcantarillado y otros emprendimientos.

En un acto de rendición de cuentas, que se realizó en la ciudad de El Alto, Monje precisó que se están ejecutando 14 obras de servicios básicos, 12 de riego, 5 de cuencas y 4 obras de manejo de residuos sólidos. Con la conclusión de esas obras, al menos 269.535 habitantes accederán a conexiones domiciliarias de agua potable y 139.850 tendrán alcantarillado sanitario.

La ministra de Medio Ambiente y Agua informó que las inversiones de esa cartera de Estado tienen un impacto positivo en el sector agropecuario, donde los cultivos bajo riego se incrementaron a 2.247 hectáreas. “Estas obras favorecieron a 1.385 productores, cuyas actividades productivas se diversifican e incrementan, situación que redunda en mejores ingresos económicos y un mayor comercio regional”, explicó.

Además, el Ministerio de Medio Ambiente y Agua invirtió 8.936.830 bolivianos en proyectos de defensa del medio ambiente, cambio climático, biodiversidad, gestión y desarrollo forestal. Los organismos y agencias internacionales de desarrollo continúan apoyando al Gobierno con financiamiento para diferentes obras de servicios básicos, riego, cuencas y medio ambiente.

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) financia siete proyectos de agua potable, alcantarillado sanitario y nueve de riego. El BID y el Gobierno de España apoyan la construcción de siete proyectos de agua potable y alcantarillado sanitario y en el rubro de residuos sólidos.

El 9 de diciembre, la ministra de Planificación del Desarrollo Viviana Caro y el representante del BID Baudouin Duquesne firmaron dos convenios de financiación por 40 millones de dólares para un programa de agua potable y saneamiento que beneficiará a pequeñas comunidades rurales de Bolivia.

“El objetivo del programa es el de incrementar el acceso de agua potable y saneamiento en comunidades rurales de menos de 2 mil habitantes, incrementar y mejorar el acceso en pequeñas localidades de entre 2 mil y 10 mil habitantes, además de promover la creación y el fortalecimiento de los prestadores de servicios de agua potable y saneamiento en las comunidades”, señala un boletín informativo de esa cartera de Estado.

El costo total del “Programa de Agua Potable y Saneamiento para Pequeñas Localidades y Comunidades Rurales de Bolivia” asciende a 40 millones de dólares, 20 millones financiados por un préstamo del BID y el resto por el Fondo Español de Cooperación para Agua y Saneamiento en América Latina y el Caribe.

La cooperación sur coreana suscribió el martes de esta semana un convenio con Bolivia para financiar 9,5 millones de dólares (no reembolsables) destinados a la ejecución de dos proyectos de riego y aprovechamiento de aguas subterráneas en los departamentos de Chuquisaca y Santa Cruz. El convenio fue suscrito por las ministras Caro y Monje, y el director residente de la Agencia de Cooperación Internacional de Corea (KOICA) Rafael Chung.

Caro precisó que los dos proyectos adicionarán a la frontera agrícola del país unas 1.400 hectáreas productivas y beneficiarán directamente a unas 700 familias de esas regiones. El Proyecto de Riego de Pampas de Padilla (Chuquisaca) permitirá la construcción de una presa de almacenamiento de agua y canal de riego, para favorecer a la agricultura y ganadería.

Entretanto, el Proyecto de Aprovechamiento de Aguas Subterráneas en Monteverde (Santa Cruz) comprende de la instalación de un centro de procesamiento de productos agrícolas y la creación de capacidades del personal para el aprovechamiento sostenible, gestión de las aguas subterráneas e instalaciones de riego.

De otra parte, el Ministerio de Medio Ambiente y Agua confirmó que en enero llegarán 15 perforadoras donadas por el gobierno de China después que el embajador de ese país en Bolivia, Shen Zhiliang, ratificó el donativo. “Hace tiempo donamos seis perforadoras, pero por la necesidad que tiene Bolivia que nos explicó el propio presidente Morales, ambos gobiernos (China y Bolivia) firmamos un nuevo convenio de donación para 15, y llegarán en enero del próximo año”, explicó el diplomático chino.

Recordó que esa donación se enmarca en los acuerdos que se establecieron en la visita oficial que realizó el presidente Evo Morales a ese país asiático, el pasado mes de octubre. Por su parte, la ministra Monje aseguró que esa maquinaria fortalecerá los proyectos de riego y saneamiento básico, entre ellos, el programa MIAGUA y abaratará costos. Monje dijo que alquilar una máquina perforadora cuesta hasta 30.000 dólares.

“Estamos muy agradecidos por esa donación que hace a nuestro país el Gobierno de China. Con estas perforadoras queremos alivianar la situación en la región del chaco y en las comunidades rurales de La Paz, Oruro, Potosí, donde se carece de agua”, fundamentó.

Aún falta agua

Decenas de comunidades de las regiones de Aiquile, Totora, Pasorapa y Omereque en Cochabamba se quedan sin agua por el retraso de las lluvias y se prepara un plan para reabastecer sus fuentes de provisión en las próximas semanas, de acuerdo con el jefe de la Unidad de Gestión de Riesgos de la Gobernación de Cochabamba Fernando Fernández.

“Las lluvias no están de forma regular todavía en muchos sectores y ahí sí se está sintiendo la falta de riego en muchas comunidades, especialmente en el Cono Sur”, sostuvo. Mencionó que el Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi) informó que recién se tendría precipitaciones pluviales regulares en esa zona durante la primera semana de enero del próximo año.

Dijo que se tiene listo un plan de contingencia para enviar cisternas en las zonas de riesgo, sí es que no se concretan los pronósticos del tiempo hasta el 10 de enero, aproximadamente y escasean las lluvias. Sin embargo, la autoridad regional manifestó que se tomó algunas previsiones hace meses, como la instalación de cerca de 65 tanques de capacidad de 3.500 litros en diferentes comunidades y núcleos educativos, para garantizar la provisión en el caso del consumo humano.

En Beni, el crudo invierno que vivió la región perjudicó la producción de maíz en 2011, informó la responsable departamental de la Empresa de Apoyo a la Producción de Alimentos (EMAPA) Sandra Hinojosa. De las 4 comunidades y asociaciones interesadas en la siembra del grano solamente una cultivó maíz, pese a la sequía que afectó gran parte del territorio beniano, debido a que los híbridos sembrados son especiales para resistir el déficit de agua.

Hinojosa mencionó que la comunidad San Pedro, en la provincia Marbán, tuvo un buen desarrollo de su producción, más aún considerando que justo cuando cosecharon el precio del maíz en el mercado estaba elevado. Fueron 15 familias que sembraron maíz en una extensión de 75 hectáreas. El acopio se hace por quintal en los silos que tiene EMAPA en Montero y otros lugares. Por quintal se pagó hasta 130 bolivianos.