La Habana yLos Ángeles (PL).- El dúo puertorriqueño Calle 13 se adueñó del 2011, a punto de concluir, con un álbum que hizo historia en los Grammys Latinos. Con el lanzaron un mensaje al mundo: Latinoamérica es un pueblo sin piernas, pero camina. Entren los que quieran, título del CD, fue su carta de presentación y les sirvió para demostrar que hay un largo camino aun por recorrer y que la música puede mover el mundo. Fue el salto definitivo para el grupo. Sus letras profundas de corte social y estilo propio dejaron atrás a figuras muy populares que, en su gran mayoría, responden siempre a los patrones de la industria.

Somos juglares que cantan “las cosas que no salen en los periódicos”, se definieron René Pérez (Residente) y Eduardo Cabra (Visitante), quienes entrarán en 2012 con otra postulación a los gramófonos, en su versión anglosajona. Para muchos especialistas y críticos, Calle 13 se ha convertido en un fenómeno musical sin fronteras. Es uno de los grupos más respetados en lo que va de siglo, opinan.

Rechazados por ciertos sectores, han ido ganando terreno contra viento y marea. Incluso concursaron en los Grammys con un disco como este, que levantó ampollas en su casa discográfica Sony Music, y pasaron a la historia como los artistas latinos con mayor número de gramófonos acumulados (19 en total).

“Somos una banda que va contra la corriente, no porque queramos sino porque nos sale natural”, expresó su voz líder tras conocer que habían implantado récord con 10 nominaciones a los Grammys. Una de sus propuestas más aclamada fue el tema Latinoamérica. “Soy lo que me enseño mi padre/el que no quiere a su patria no quiere a su madre/Soy América latina/ un pueblo sin piernas pero que camina/”, reza la letra.

Más allá de la música, Calle 13 desempeñó en 2011 un importante papel político durante su gira, en la cual se pronunció por la educación pública y gratuita para varios países del continente. También se sumó a una campaña contra la trata y la explotación de los niños en América Latina y en las comunidades hispanas en los Estados Unidos, organizada por Unicef.

El dúo puertorriqueño de música urbana consiguió una nueva nominación a los premios Grammys en Los Ángeles con el disco Entren los que quieran, con el que arrasó recientemente en la entrega de sus homólogos latinos. “Se lo dedicamos a todas las personas que hacen cualquier tipo de arte, sin miedo a sentir, sin miedo a expresar, sin miedo a regalar y con muchas ganas de aprender”, expresó en un comunicado su vocalista René (Residente) Pérez, tras el anuncio de las nominaciones, que tuvo lugar aquí, la víspera, en un espectáculo en vivo.

Inmerso en fuertes protestas por los recortes en el número de categorías, de 109 a 78, la fusión de algunos rubros de música latina y de otras categorías femeninas y masculinas que antes se premian por separados, la Academia de la Grabación también hizo público el resto de los nominados al Grammys en sus diferentes apartados.

Su disco Entren los que quieran incluye 12 temas, donde Residente habla sobre censura, diferencias socioeconómicas y políticas, además de considerarlo la obra cumbre de la agrupación. Entren los que quieran es la cuarta producción del dúo puertorriqueño desde su debut en la escena con un álbum homónimo en el 2005, y de ganar sería el tercer galardón ya que antes lograron un Grammys por Residente o Visitante (2008) y Los de atrás vienen conmigo (2010).

Las estatuillas a las mejores grabaciones del año serán entregadas en Los Ángeles el 12 de febrero de 2012, en la ceremonia de premiación de la 54 edición.

Aunque los últimos 12 meses fueron complejos por la crisis económica y la constante piratería, otros artistas de la región sobresalieron y ocuparon un lugar destacado en Estados Unidos y Europa, pese al dominio de las transnacionales. Uno de ellos fue el puertorriqueño Ricky Martin, quien rompió el silencio de casi seis años con Musica+Alma+Sexo, un álbum bilingüe en el que colaboraron sus coterráneos Wisin y Yandel, la española radicada en México Natalia Jiménez y la joven intérprete británica Joss Stone.

Puerto Rico continúo reafirmándose entre las grandes potencias musicales latinas con ritmos como el merengue, la salsa y el reguetón, que en los últimos tres años ha dado un nuevo giro y se inclina ahora hacia sonidos más tecnos y dance.

Consagrada como una de las voces femeninas más importantes de América Latina, la colombiana Shakira también vivió momentos destacados en su carrera. Fue elegida Personalidad del Año por la Academia de las Ciencias Discográficas, que también le otorgó un Grammy por Sale el sol, el 11 de su carrera.

Los seguidores del rock estuvieron de plácemes con la vuelta de una de las más veteranas bandas del género, los mexicanos de Maná con su disco Drama y luz, y Zoe con MTV Unplugged. Mientras algunas vertientes siguen primando como el infaltable pop, el rap y el reguetón, numerosos estilos se sucedieron con algunos rostros nuevos.

Ese fue el caso de la joven cantante brasileña de country Paula Fernandes, de 27 años, quien se dejó sentir con su álbum homónimo, y el cantante puertorriqueño Sie7e con Mucha cosa buena, del que se desprende el sencillo Tengo tu love.

Como ocurre desde hace varios años, el 2011 demostró una marcada inclinación a las colaboraciones. Ejemplo de esto fueron el grupo Maná con el boricua Prince Joyce y la canción El verdadero amor perdona, y Los tigres del Norte y Paulina Rubio con Golpes en el corazón.

Entre los éxitos que persisten en las radioemisoras sobresalen A dónde vamos a parar, de Marco Antonio Solis; De mí, del trío Camila, El poeta, de Chino y Nacho, y Respira, de Luis Fonsi.

El 2011 fue un año muy productivo para la música latinoamericana, según consenso, cuya riqueza se expande con grupos consolidados y otros que llegaron para quedarse, con sus fusiones y estilos.