Kigali, Arusha y Naciones Unidas, (PL).- El Tribunal Penal Internacional para Ruanda (TPIR) redujo hoy de cadena perpetua a 35 años de prisión la condena de Thoneste Bagosora por el genocidio en 1994, cuando fueron asesinados 800 mil tutsis en 100 días de matanzas. Por otro lado, ex presidente de Costa de Marfil Laurent Gbagbo fue recluido el 30 de noviembre en un centro penitenciario en La Haya, donde será juzgado por crímenes de guerra.

La Corte sancionó a Bagosora en 2008 por genocidio y crímenes de lesa humanidad, cometidos entre abril y junio de ese año. El encartado fungió como director del equipo asesor del ministro de Defensa ruandés y asumió de facto el mando militar y político del país, en 1994.

El TPIR decidió la anulación de sentencias relacionadas con el asesinato de varias personas, entre ellas de un efectivo de las fuerzas de paz, y algunas de las masacres por las que la instancia lo declaró culpable 17 años atrás. También redujo las penas por diversos crímenes atribuidos a Bagosora, como el inhumano trato al cadáver de la entonces ministra ruandés, Agathe Uwilingiyimana, considerado en aquel entonces delito de lesa humanidad.

Se conoce como genocidio de Ruanda al intento de exterminio de la minoría étnica tutsis por parte de los hutus, durante el gobierno hegemónico en 1994. Antes de la independencia del país, sus líderes siempre fueron tutsis, pero entre 1961 y ese período el poder pasó a los hutus.

Las cifras exactas de muertos se desconocen, aunque se estima hoy que fueron asesinados unos 800 mil tutsis, el 11 por ciento de la población en aquel momento. Tampoco se sabe el número real de muertos provocados por la venganza de la etnia masacrada.

El 21 de diciciembr, el TPIR condenó a prisión perpetua a dos ex líderes hutus encartados en el genocidio de 1994. Todos los miembros del TPIR encontraron culpable al ex titular del Movimiento Republicano Nacional por la Democracia y el Desarrollo (MRND) Matthieu Ngirumpatse y a Eduard Karemera, del partido del ex presidente Juvenal Habyarimana.

Con el consentimiento de los acusados el 11 de abril de 1994 surgió la idea de exterminar a la tribu tutsis y comenzó la distribución de armas a los Interahamwe (jóvenes) en el Hotel de los Diplomáticos, en Kigali. Para los magistrados era previsible el uso de esas armas para matar a los tutsis, masacre realizada “con la participación de responsables del gobierno interino, dirigentes políticos, líderes de Interahamwe y empresarios influyentes”, recordaron.

Por otro lado, el ex presidente de Costa de Marfil Laurent Gbagbo fue recluido el 30 de noviembre en un centro penitenciario en La Haya, Holanda, donde será juzgado por crímenes de guerra en el Tribunal Penal Internacional (TPI). El ex mandatario comparecerá en breve ante los jueces Silvia Fernández de Gurmendi (Argentina), Elizabeth Odio Benito (Costa Rica) y Adrian Fulford (Gran Bretaña).

Gbagbo, de 66 años, fue arrestado en abril pasado luego de una operación militar de fuerzas de Naciones Unidas y Francia en Abiyán, la capital marfileña. El entonces gobernante se negaba a entregar el poder al declarado ganador de las elecciones presidenciales celebradas en noviembre de 2010, Alassane Ouattara, quien asumió el poder tras la captura de Gbagbo.

Según el Tribunal, Gbagbo se negó a reconocer su derrota en las elecciones presidenciales en Costa de Marfil, lo que llevó a un conflicto interno que dejó un saldo de más de tres mil muertos y cientos de heridos. Ante la extradición del ex gobernante, quien se encontraba en prisión domiciliaria en el norte de este estado africano desde hace siete meses, partidos políticos opuestos a su procesamiento en La Haya retiraron sus candidaturas para las próximas elecciones legislativas, previstas para el 11 de diciembre próximo.

Sobre el detenido pesan cargos de crímenes contra la humanidad, como asesinato, secuestro, violación y otras formas de violencia sexual y persecución cometidos entre diciembre de 2010 y abril de 2011. Según el TPI, Costa de Marfil no es Estado parte del Estatuto de Roma que dio origen al tribunal, pero en 2003 aceptó su jurisdicción, lo cual fue confirmado en mayo pasado por las actuales autoridades del país africano.

Eligen cuatro jueces de Corte Internacional de Justicia de la ONU

El 10 de noviembre, la Asamblea General y el Consejo de Seguridad eligieron a cuatro magistrados de la Corte Internacional de Justicia (ICJ), integrada por 15 jueces, para un mandato de nueve años. Las respectivas votaciones tuvieron lugar este jueves en ambas instancias de Naciones Unidas con varias rondas electorales, pero ninguno de los dos cuerpos consiguió completar la elección de un quinto letrado, como estaba programado.

Los agraciados tras obtener la mayoría absoluta requerida fueron Hisashi Owada (Japón), Peter Tomka (Eslovaquia), Xue Hangin (China) y Giorgio Gaja (Italia), quienes comenzarán su gestión el 5 de febrero del 2012. Los tres primeros ocupan actualmente uno de los asientos del tribunal, por lo que resultaron reelectos para un segundo período. El quinto puesto en discusión, ocupado ahora por el alemán Bruno Simma, no pudo ser definido luego de tres votaciones entre Julia Sebutinde (Uganda) y Abdul Koroma (Sierra Leona).

Los otros jueces que continúan en la corte hasta 2015 o 2018 son Awn Shawkat Al-Khasawneh (Jordania), Ronny Abraham (Francia), Kenneth Keith (Nueva Zelandia), Bernardo Sepúlveda-Amor (México) y Mohamed Bennouna (Marruecos). También permanecen Leonid Skotnikov (Rusia), Antonio Cançado Trindade (Brasil), Abdulqawi Ahmed Yusuf (Somalia), Christopher Greenwood (Gran Bretaña) y Joan E. Donoghue (Estados).