(ABI, Erbol y Datos & Análisis).- Legisladores del oficialismo y de la oposición y participantes de la Primera Cumbre Plurinacional del Movimiento al Socialismo (MAS) propusieron convocar a una cumbre de propietarios de medios de comunicación y trabajadores de la prensa para plantear modificaciones a la Ley de Imprenta vigente desde 1925. Algunos sectores sociales pro masistas, como los afrodescendientes, proponen “uniformar” la información.

Es clave la participación de los medios de comunicación para el avance de la revolución cultural, concluyó el Primer Encuentro Plurinacional para Fortalecer el Cambio. “En ese sentido, se determinó que para seguir luchando contra el racismo, la discriminación y el machismo es realmente importantísimo que colaboren los medios de comunicación”, manifestó la ministra de Culturas Elizabeth Salguero.

Se consideró que para fortalecer el Estado Plurinacional y la democracia es también necesaria la participación de periódicos, radios y canales de televisión, para que incluyan en su programación contenidos que consideren la existencia de las 36 nacionalidades y culturas vigentes en el país. También se analizó el trabajo de los medios comunitarios, cuya participación fueconsiderada fundamental porque sus señales llegan a los lugares más recónditos del territorio nacional.

La Cumbre Plurinacional del MAS planteó en una de las mesas de trabajo la “modernización” de la Ley de Imprenta. Esa Ley data de 1925, durante el gobierno del presidente Bautista Saavedra, y privilegia el secreto de fuente. Se resolvió que sean los trabajadores de la prensa quienes evalúen el sistema comunicacional y determinen sí su marco jurídico necesita actualizarse considerando que habría quedado obsoleto ante el surgimiento de nuevas tecnologías.

El diputado del MAS Galo Bonifaz manifestó la necesidad de hacer modificaciones a la norma porque “se ha quedado obsoleta y lejos de la nueva realidad que vive el país… Tiene que modificarse la Ley de Imprenta porque sólo está referida a la imprenta misma y no especifica el tema de los medios televisivos (…) la Ley de Imprenta debe adecuarse a la nueva realidad plurinacional”.

El diputado oficialista consideró que deben ser los medios de comunicación los redactores de la nueva norma. “Hay la sugerencia de que los actores principales deban ser los mismos medios de comunicación, o hacer una cumbre de todos los comunicadores a nivel nacional para que hagan una autoevaluación, para saber en qué están fallando y en qué pueden mejorar para no perder la credibilidad en la sociedad boliviana”.

El diputado de la opositora Alianza Social (AS) Willman Cardozo dijo que en esa cumbre deberían participar los propietarios de los medios y los sindicatos de trabajadores de la prensa de los departamentos. “Deben participar los actores para que puedan proponer si tiene o no que haber alguna modificación a la Ley”.

El secretario ejecutivo de la Federación de la Prensa de Santa Cruz Roberto Carlos Urtado informó que su gremio acepta la revisión de la Ley de Imprenta, mas con la participación de actores de la comunicación en Bolivia. “Se debe hacer un gran encuentro entre los actores de la comunicación, como los dueños de los medios, los trabajadores y los académicos que forman a los comunicadores, para viabilizar los cambios que requiere la comunicación en el país. Esto es una intención de todos los gobiernos que llegaron al Palacio Quemado. Quieren que les digamos quién nos dio la información. Nos parece bien el análisis que realiza la sociedad civil y movimientos sociales, del trabajo de los medios de comunicación, pero de ahí a que salga lo que debemos hacer, no lo aceptamos”.

Según el periodista y director del periódico Sol de Pando Wilson García Mérida, “un punto clave en esta coyuntura de fallida transición post-gonista, para preservar el derecho a la información de los ciudadanos, y el libre ejercicio periodístico, consiste en generalizar en todos los municipios del país la constitución de los Jurados de Imprenta, que son la garantía única para que los periodistas ejerzamos nuestro papel dedar cuentapor medio de la información sobre los avatares de la función pública”.

Gacía Mérida recordó que desde la época liberal de 1925, que es cuando se promulga la Ley de Imprenta, este dispositivo que regula comunitariamente (eso representan los jurados de imprenta) el rol de la prensa frente a la sociedad civil y a los poderes del Estado, no ha podido ser implementado precisamente porque la permamente corrupción dominante a lo largo del siglo transcurridolo impidió.

“Era necesaria una singular coyuntura revolucionaria para permitirle a la Ley de Imprenta mostrar el vigor ético de su espíritu, aunque su letra haya quedado estancada en el tiempo, no porque la ley es mala o inaplicable. Por tanto sugiero… la constitución e Instalación de los Jurados de Imprenta en todos los muncipios del país, en cumplimiento pleno de la Ley de Imprenta vigente en el actual ordenamiento constitucional y democrático. Ya después se verá si la ley de Imprenta es reformada o reconsiderada; pero los Jurados de imprenta no deben desaparecer”, señaló García Mérida.

Erika Duarte, secretaria nacional de Género Generacional de la organización de afrodescendientes, dice que algunos medios confunden a la población: “Nos manejan demasiado algunos medios, nos mal informan, nos dicen lo que tenemos que hacer, por un lado nos dicen que el gobierno nos está engañando, por otro lado dicen que el gobierno está bien, entonces la gente y el pueblo están confundidos, no sabemos a quién creer, entonces sería bueno normar una ley para que los canales y los medios informativos puedan tener una sola información para el pueblo, es decir uniformar (la información)”.