Leila Lopes se convirtió en laMiss Universo N. 60 y en la primera africana latina que detentaesacorona.Según la genética, todos los humanos que vivimos fuera del África descendemos de un puñado de africanos que hace 60 mil años cruzó el mar rojo para poblar el resto del planeta. El frío y el débil sol fue blanqueando la piel de todos los blancos, cobrizos y amarillos que viven en la actualidad.

Desde 2001, siete hispanoamericanas habían ganado ese cetro y en 2011 se pensaba que siendo la final en Brasil, le tocaría el turno a otra latina o la representantedel país anfitrión, aunque al final ésta pasó a la concursante de lo que muchos perciben como una nación más ligada lingüística y culturalmente al Brasil que a cualquiera de sus 11 vecinos y el resto de 34 Estados americanos: Angola.

Después del gigante que tiene la mitad del área y de los habitantes de Suramérica, el país del mundo que más habla portugués, practica la capoeira y ve las series de TV brasileras es Angola.

Desde que los portugueses llegaron al Brasil en 1500, los pueblos con los que éstos estuvieron más ligados fueron los del resto del imperio luso, en particular Portugal y sus colonias africanas. De estas últimas provienen los ancestros de la mitad de los casi 200 millones de brasileros y la gran mayoría de los 150 millones de latinoamericanos descendientes de esclavos.

Angola fue una de las aspiradoras que usaron los portugueses para succionar esclavos y transportarlos al Nuevo Mundo. Su subdesarrollo ayudó al desarrollo de Portugal y de Brasil. Hoy Brasil y América Latinatienenmuchosmás descendientes de angolanos que los casi 20 millones de habitantes de dicha república del África austral.

Brasil es el país donde está el 85% de los que habla portugués como lengua materna en el globo y entre 1808-1821 fue la sede del imperio luso que gobernaba a sus colonias en África y Asia.

Desde finesdel siglo XIX la mayor parte de África fue repartida entre Londres, París, Bruselas, Berlín y Roma, pero esas colonias duraron menos de un siglo. En cambio, las portuguesas fueron las primeras y las últimas dependencias europeas del África. Lisboa dominó esas tierras desde antes de Colón hasta 1975, casi el doble de tiempo del que Madrid controló a los Andes.

Si las independencias hispanoamericanas se libraron con soldados de otros países de dicha región, Angola es la única nación africana cuya independencia se dio con miles de hispanoamericanos (venían de Cuba, desde donde se rumorea son los padres de la Lopes). Angola y los PALOP están tan portuguesadas que muchos de sus nacionalesse sienten más lusófonos que parte de su vecindario.

Leila Lopes vive en Inglaterra y su triunfo viene siendo festejado entre el millón de personas que allí tenemos orígenes hispánicos o lusos (los mismos que demandan ser reconocidos como una minoría oficial), más que entre el otro millón de sus habitantes que desciendende los afro-caribeños de la Commonwealth británica. Los 50 mil angolanos del Reino Unido se sienten más ligados a los brasileros y portugueses que a los demás nativos de su continente.

Las raíces angolanas son tan profundas en América Latina que hasta en Perú, el país suramericano que por barco está más lejos del África, ha dejado su marca. La mayor procesión católica de ese país es a un Cristo Moreno pintado por un angolano. El mayor santo limeño (San Martín) desciende de angolanos. Uno de los bailes afroperuanos es el Landó cuyo nombre derivadelde la actual capital angolana (Luanda). El hotel María Angola es uno de los más distinguidos de Miraflores, aunque antes a varios barrios de esclavos peruanos se les llamaba “angolanos”.

Los negros de los negros

Vivimos en un mundo tan contradictorio que los que terminan siendo los más discriminados y perseguidos son justamente aquellos pueblos a quienes más deberíamos agradecer porque gracias a ellos existimos. Según la genética, todos los humanos que vivimos fuera del África descendemos de un puñado de africanos que hace 60 mil años cruzó el mar rojo para poblar el resto del planeta.

Durante el mayor tiempo desde que aparecieron los primeros homínidos hace 2 a 4 millones de años y los primeros miembros de nuestra especie, hace 200 mil años, las tribus más avanzadas tenían la piel oscura. Los actuales europeos descienden de africanos que contribuyeron a la extinción de la población nativa europea(los neandertales de piel blanca y barba y bellos tupidos).

Las primeras civilizaciones de la Europa continental se basaron en lasque antes surgieron en Asia o África (de la cual provienen las pirámides del Nilo). Sin embargo, la globalización se inició entre los siglos XV y XVI esclavizando a decenas de millones de africanos, subdesarrollando ese continente para poblar a las Américas y hacer que Europa, que nunca lideró al mundo, llegase a convertirse en el centro del planeta.

A pesar de que deberíamos agradecer a toda la gente morena porque gracias a ellos existimos como especie y gracias a su sacrificio se desarrollaron todas las economías occidentales, aún hoy los afroamericanos están dentro de los más pobres en sus respectivas sociedades y en los tres países con mayor población negra en la América ibérica (Brasil, Colombia y Cuba) nunca ninguno de ellos ha sido electo a la presidencia.

De todos los pueblos africanos, los más grandes en antigüedad son los más pequeños en peso y estatura: los pigmeos y los bosquimanos. Ellos son quienes poseen los cromosomas más cercanos a los de los ancestros de toda la humanidad.

Los bosquimanos tienen la piel tostada pero clara y los pómulos y ojos “achinados”manteniendo características que luego desarrollarían quienes provienen de su mismo tronco y que darían origen a las 3 grandes razas de hoy (negroides, blancoides y asiático/amerindios).Como carecen de un Estado, ellos sufren hasta los peores abusos dentro de los países que más han sido abusados.

Los pigmeos del Congo y Ruanda padecieron de violaciones, carnicerías y hastaelser cazados y devorados como animales durante las guerras de ambos países (las peores de la postguerra fría).

Alemania, antes que en 1939-45 hiciera un holocausto contra los judíos y gitanos, en 1904-07 hizo uno previo en Namibia exterminando a la mayoría de los herreros y de los namas (ligados a los bosquimanos que hoy la república negra de la Botsuana anda expulsando de sus tierras para poder extraer diamantes).

Es penoso vercómopocos se mueven para defender a quienes comparten los genes, rasgos y modos de vida de nuestros verdaderos Adán y Eva.

Los blancos son mulatos de neandertales

Hace cinco siglos los europeos fueron sometiendo o esclavizando a diversos pueblos del resto de continentes hablando de la superioridad de la piel más clara sobre la oscura. Ese racismo, que aún sobrevive en uno u otro grado en muchas sociedades, llegó a su clímax cuando Hitler liberó la peor de las guerras mundiales buscando la hegemonía aria.

Cuando los portugueses fueron los primeros navegantes en circunnavegar el África negra ellos fueron procreando hijos con la población local. A ellos denominaron “mulatos” equiparando al cruce de blancos y negros con las mulas. Mientras el apareamiento de dos especies equinas (caballos y asnos) produce híbridos, el que se da entre distintas razas humanas sí da descendientes.

La historia se vengó del racismo de los portugueses de hace medio milenio pues hoy la mayoría de los 240 millones de personas que hablan esa lengua en el mundo son de tez oscura. La lengua materna número uno dentro de los morenos del mundo es el portugués y Brasil es el país con más mulatos del globo.

Hoy todos los estudiosos de los fósiles o genes de los primeros humanos concuerdan en que nuestra especie nació en África. Estudiando el ADN de miles de personas la genética concluye que todos los humanos fuera del continente negro provenimos de unos pocos africanos que hace unos 60 mil años salieron hacia el medio oriente y de allí se esparcieron por todo el planeta. De allí que todos los blancos, cobrizos y amarillos de hoy sean negros que el frío y el débil sol fue haciendo que su piel se torne más clara.

Después, en una cueva de Portugal se encontró un esqueleto infantil que mostraba ser una “mula” entre dos especies humanas: la nuestra y la neandertal. Esta última había dominado Europa y el Asia occidental por cientos de miles de años.

Ellos tenían mayor cerebro, visión y musculatura que nosotros. Su fuerza y apetito eran dos o tres veces mayores al nuestro. Al analizar el órgano del balance que está en el oído se ve que ellos no saltaban ni corrían tanto. Mientras nuestra especie se desarrolló para caminar largos tramos y cazábamos tirando lanzas en las praderas, los neandertales se especializaron en la caza cuerpo a cuerpo con animales en bosques y climas más fríos.

Hace un año un estudio de los genes de distintas poblaciones del mundo concluyó que todos los humanos fuera del África tenemos un pequeño porcentaje de herencia neandertal. Los africanos no lo poseen porque ellos se quedaron en el continente donde no había éstos. En cambio, todos los que descendemos de ese pequeño núcleo de cazadores que salió del cuerno de África sí llevamos la marca del cruce que éstos produjeron al procrearse con la población nativa de las tierras bíblicas: los neandertales.

Nuestros ancestros eran negros delgados y oscuros y los neandertales eran achatados robustos de piel y ojos claros y tupidas barbas rojizas. Sin embargo, además de esas diferencias de color o tamaño ambos habían desarrollado morfologías y genes diferentes. Debido a que la separación entre ambas especies no era tan grande en tiempo y en características como las que tienen los burros y las yeguas es que sí fue posible que el cruce entre ambas desarrollase nuevas generaciones, de las que hoy todos los blancos, pardos, amarillos, amerindios, mestizos y aborígenes de Australia y Oceanía somos sus descendientes.