La Habana (PL).- Creadores y diseñadores de todo el mundo muestran cada día sus disímiles proyectos con grafeno, un novedoso material con potencialidades en las industrias de la informática, telecomunicaciones y la farmacéutica, entre las más significativas. Obtenido a partir del grafito y compuesto por átomos de carbono unidos en forma hexagonal, su disposición en el espacio, según describen los investigadores, es similar a un panal de abejas.

Teléfonos celulares enrollables, vehículo de fármacos de acción sostenida, así como nuevos tejidos para la industria del vestir figuran entre las posibles aplicaciones del grafeno, un material 200 veces más resistente que el acero. Miles de láminas de grafeno representan un milímetro y con un solo gramo se podrá cubrir un campo deportivo. Sus descubridores, los científicos de origen ruso Andre Geim (1958) y Konstantin Novoselov (1974), merecieron el pasado año el Nobel de Física por sus estudios sobre este revolucionario compuesto.

El grafeno es un nuevo material, extremadamente delgado y resistente que, como conductor de la electricidad, se comporta como el cobre, y como conductor de calor, supera a cualquier otro conocido. Es casi transparente y tan denso que ni siquiera el helio, el átomo de gas más pequeño, puede atravesarlo, explicó la Fundación Nobel en 2010 en la justificación de su Premio.

Desde entonces suscitó el interés de especialistas de investigación y desarrollo de las grandes compañías de las telecomunicaciones, entre ellas la estadounidense IBM y la transnacional Nokia. Su desarrollo intenta dar un giro en el mercado en la presente centuria.; presumen que será la panacea del siglo XXI, pues no sólo es muy resistente y duro sino además es flexible o sea, se puede hasta enrollar.

Prototipos de teléfonos enrollables se presentan entre las principales novedades, que dejarán a un lado los actuales. Incluso proponen excentricidades como modelos para ser llevados detrás de la oreja, a pesar de las críticas de cuál es el beneficio de portar un dispositivo en esa zona del cuerpo. También se podrán confeccionar transitores de alta velocidad, pantallas de dispositivos electrónicos, paneles solares, así como diodos orgánicos emisores de luz y celdas fotoeléctricas, dada la alta conductividad y transparencia del nuevo material. 

Otra de sus aplicaciones será la industria farmacéutica, pues consideran al grafeno ideal para trasportar a la sangre medicamentos de forma constante. Vacunas y productos inyectables de liberación prolongada podrán ser reformuladas y utilizar el grafeno como uno de sus vehículos. Se diseñan tejidos con dispositivos incorporados que monitorean signos vitales. Se esbozan gafas nocturnas con sensores a partir de este compuesto para detectar radiaciones de infrarrojo en la oscuridad.

Por otro lado, un equipo internacional de investigadores desarrolló membranas para destilar alcohol a partir del grafeno. Las láminas de óxido de grafeno bloquean el paso de varios gases y líquidos, pero permiten la circulación del agua, explicaron los investigadores en la más reciente edición de Science Journal. Sus hojas se colocan de tal forma que entre ellas sólo hay espacio para una capa de moléculas de agua exactamente. Si otro átomo o molécula busca el mismo camino encontrará que los capilares de grafeno o se encojen con un poco de humedad o quedan atascados con las moléculas de agua, explican.

Este producto será como el plástico y estará en todas partes por la amplitud de sus usos, mucho más allá del ámbito electrónico. Algunos escépticos estiman que no se podrá lograr todo lo esperado de este material. La práctica dirá.

* La autora es periodista de Prensa Latina.

***

Prueban chip que promete ser alternativa al silicio

Londres, (PL).- Un equipo de científicos anunció que probó el primer semiconductor de un material llamado molibdenita (MoS2) el cual empleó menos energía que los chips hechos con silicio, difundió la revista especializada ACS Nano. Comúnmente se emplea el silicio para fabricar chips de computadoras, pero con este material no se pueden producir capas muy delgadas porque sus propiedades eléctricas se degradan.

Las capas de silicio tienen alrededor de dos nanómetros, sin embargo, el MoS2 puede emplearse para hacerlas de solo tres átomos de grueso, explicó Andras Kis, director del laboratorio de Electrónica y Estructuras a Nanoescala, en Lusanna. Al ser más delgado disipará una menor cantidad de energía y por eso empleará menos, lo que permitirá la fabricación de electrónicos más ahorrativos, añadió.

Otra ventaja es su flexibilidad y a la vez resistencia. Es posible doblarla y estirarla lo que permite aumentar su longitud en un 10 por ciento, algo que resulta imposible con el silicio porque se rompería como el vidrio. Un contrincante del silicio es el grafeno, que también representa un reto para la molibdenita.

Pero el MoS2 tiene una ventaja sobre el grafeno y es que puede amplificar señales a temperatura ambiente, mientras que el grafeno debería enfriarse a 70 grados kelvin para que el nitrógeno se vuelva líquido.

Crean material nanotecnológico capaz de reconfigurarse

Washington, (PL).- Un material nanotecnológico capaz de reconfigurarse a sí mismo fue creado por científicos de la Northwestern University, quienes difundieron los resultados de su estudio en la revista Nature Nanotechnology. El nuevo material de naturaleza reversible puede hacer que las computadoras adapten sus circuitos a sus necesidades, explicaron los investigadores en la publicación científica.

Esta puede ser una solución a problemas de la tecnología moderna, como es el tamaño cada vez más pequeño de los circuitos de los aparatos en miniatura. El dispositivo está formado por partículas microconductoras de cinco millonésimas de milímetros de ancho que se encuentra revestida por una sustancia química dotada de carga positiva, que a su vez se está equilibrada por átomos cargados negativamente.

Al aplicar una carga eléctrica, las partículas negativas son desplazadas, mientras que las positivas permanecen, lo que permite que puedan modular regiones de alta y baja conductividad. De esa forma se crea una nueva trayectoria que los electrones pueden seguir para trasladarse a través del material.