Tras la conficación de los ejemplares de la edición Nro. 22 de Sol de Pando, ocurrida en Cobija el 11 de julio pasado, ninguna de las autoridades estatales a las que hemos acudido exigiendo justicia y la reposición de los ejemplares incautados, nos ha respondido adecuadamente para establecer responsabilidades sobre aquel y otros hechos sucesivos atentorios contra nuestra libertad de trabajo.

El 28 de julio hemos formalizado nuestra queja ante el Dr. Rolando Villena y a la fecha no hemos sido notificados con ningún resultado sobre las acciones de esa autoridad. Hemos vuelto a elevar nuestra queja el 7 de diciembre, recordando al Defensor del Pueblo que: Habíamos denunciado y prevenido en su debido momento (julio) que funcionarios de la Gobernación de Pando a la cabeza de la jefa de Comunicación Ximena Ruiz (estrecha colaboradora personal del gobernador Flores Roberts), en concomitancia con el entonces corresponsal de Canal 7 en Cobija, Roly Torrez (hoy director de Ademaf en Pando), ejercían presiones extorsivas, intimidatorias, prebendales y pecuniarias para que nuestras canillitas abandonen la venta de Sol de Pando en las calles de Cobija, y a la vez para que nuestro jefe de prensa desista de sus labores de corresponsalía, cerrándonos las fuentes informativas en aquella ciudad.

Ambos extremos se han consumado, situación que tuvimos que vencer organizando un nuevo grupo de canillitas que afortunadamente nos permitió superar el sabotaje ya que las ventas del periódico se han incrementado en la ciudad de Cobija. Reiteramos que el producto de la venta de Sol de Pando en las ciudades donde circula se destina en un 100% a los canillitas que, en Cobija, realizan su labor bajo un clima de constante amedrentamiento.

Exigimos una vez más al Defensor del Pueblo nos informe sobre el avance de sus investigaciones.

El 8 de agosto dirigimos una nota a la Ministra Nardi Suxo denunciando los hechos de corrupción cometidos por el gobernador Flores Roberts en beneficio de su familia, y por cuya causa Sol de Pando sufre atentados contra su libre ejercicio comunicacional.

Pese a las reiteradas solicitudes dirigidas a la Ministra para que se nos informe sobre las acciones de ese Ministerio al respecto, no hemos recibido la más mínima atención por parte de la señora Suxo.

El 3 de agosto nos dirigimos al Ministro de Comunicación denunciando la falta de ética periodística por parte de los medios estatales en el tratamiento de los atentados sufridos por Sol de Pando, ante la evidente parcialización de estos medios no sólo con los autores intelectuales y materiales de la ilegal confiscación sino incluso con la familia del Gobernador (entre ellos un hermano militante activo del MNR), en contraposición a la censura y negativa de derechos a réplica ejercidas por estos medios gubernamentales contra Sol de Pando.

El ministro Iván Canelas nos respondió mediante nota del 19 de agosto anunciando que se investigarían aquellas faltas éticas en los medios estatales; pero a la vez advirtiéndonos que su Ministerio carece de competencia legal para exigir el esclarecimiento de los hechos de Cobija y para defender nuestros derechos conculcados como periodistas y como medio de comunicación. Creemos que el Ministro del área, colega nuestro, está mal asesorado jurídicamente.

El 28 de septiembre dirigimos una nota al Ministro de Gobierno denunciando amenazas de agresiones físicas contra los editores de Sol de Pando, además de un terrorismo judicial ejercitado en Cobija por parte de familiares del gobernador Flores Roberts, lo cual nos pone en situación de alto riesgo para seguir desempeñando normal y pacíficamente nuestra actividad periodística en aquella ciudad.

Por tal motivo, hemos solicitado al ministro Chavez se nos brinde las garantías necesarias para seguir realizando viajes a Cobija sin riesgo alguno, por lo que mientras no contemos con protección policial adecuada, nos abstenemos de hacer los viajes, limitándonos a remitir a nuestros canillitas de Cobija, como carga aérea, el periódico que se imprime en una rotativa industrial de Cochabamba.

Tampoco hemos recibido atención ni respuesta alguna por parte del Dr. Wilfredo Chávez a nuestra nota del 28 de septiembre, por lo que hemos reiterado en la víspera nuestra exigencia de Garantías, en los siguientes términos:

“Reiteramos nuestra solicitud a fin de contar con aquellas garantías imprescindibles para ejercer sin riesgo alguno nuestro derecho al trabajo como periodistas, y nuestra libertad de informar como medio de comunicación, ya que nos hallamos en vísperas de reanudar nuestra rutina de viajes habituales a la capital de Pando, llevando personalmente el periódico que se imprime en una rotativa industrial de Cochabamba, a fin de evitar inconvenientes que implican el simple despacho aéreo de carga tal como lo vinimos haciendo en recientes ediciones, circunstancia en que nuestros indefensos canillitas sufrieron la ilegal y abusiva confiscación de ejemplares”.

Hemos solicitado tanto al Defensor del Pueblo como al Ministro de Comunicación interpongan sus buenos oficios ante el Ministro de Gobierno para hacer efectivo nuestro requerimiento de plenas garantías a fin de evitar se cumplan las amenazas de agresión física en ciernes.

Cochabamba, diciembre 8 de 2011.