Buenos Aires y La Habana, (PL).- El II Encuentro del Consejo Sudamericano de Economía y Finanzas ratificó no sólo el consenso alcanzado por la región en la adopción de políticas anti-crisis comunes, sino el avance decidido hacia una nueva institucionalidad.La Unasur anunció en Lima la aspiración de sus integrantes de crear una agencia espacial regional y diseñar aviones no tripulados de entrenamiento.

Ministros de Economía y presidentes de Bancos Centrales de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) se dieron cita en Buenos Aires el 25 de noviembre para continuar un camino de integración en Caracas, el 2 y 3 de diciembre. La de Buenos Aires fue, desde todo punto de vista y según la opinión del anfitrión, Amado Boudou, una reunión “muy positiva”.

El Consejo -valoró Boudou en conferencia de prensa- progresó en medidas concretas para amortiguar el impacto de la crisis internacional mediante políticas comunes como el fomento del comercio intrarregional y el establecimiento de mecanismos de pago en monedas locales.

Acciones pensadas “no sólo en términos de esta coyuntura, donde el sentido es amortiguar el impacto de la crisis, sino también para crear una nueva institucionalidad, como el Banco del Sur, que redunde en cambios estructurales y permitan seguir creciendo a la región”, explicó.

En ese sentido, y al presentar los resultados del Grupo de Trabajo de Integración Financiera (GTIF), el viceministro argentino de Economía Roberto Feletti apuntó que el comercio intrarregional es todavía reducido, aunque se ha incrementado.

Puede concretarse un esquema de demanda regional, aumentar el potencial, y diseñar políticas coordinadas en la Unasur que permitirían elevar en un par de puntos porcentuales el intercambio interno de productos y servicios, consideró el coordinador técnico del GTIF.

Para ello -agregó- el grupo de expertos recomendó identificar la potencialidad y los encadenamientos productivos de los sectores que pueden mejorar la calidad de los productos y expandir el comercio.

Sugirió además revisar las barreras arancelarias y planteó que “los acuerdos de liberalización del comercio han alcanzado su límite”, por lo cual es difícil pensar en nuevos convenios que puedan expandirlo.

El GTIF advirtió asimismo sobre “la enorme diversidad de instrumentos de financiamiento del comercio exterior no relevado y no centralizado”, lo cual hace necesario “relevar la oferta crediticia para alcanzar un eficiente uso de recursos”.

Con relación al empleo de las monedas locales en las transacciones comerciales dentro del área, dijo que los expertos recogieron como inquietud que la escasez de divisas o el agotamiento de las cuentas corrientes no obren como limitante al funcionamiento del mercado regional.

Reconoció asimismo la existencia de diferentes enfoques sobre este aspecto, pero -subrayó- existe también la vocación común de avanzar en sistemas que abarquen la diversidad, tendiendo a reducir el uso de monedas extra-regionales en el comercio de Suramérica.

Mientras, en el caso de la cooperación técnica en el manejo de la movilización de reservas internacionales “no hubo consenso, en términos concretos”.

Hubo propuestas de Colombia, Ecuador y Venezuela, por lo cual se recomendó que ese grupo de trabajo “profundice el actual nivel de estado de situación del planteo, pues aún no está maduro el tema para encarar un camino crítico sobre el manejo y movimiento de reservas internacionales”, señaló.

Infraestructura: Un plan abarcador

En la propia reunión del Consejo Sudamericano de Economía y Finanzas, la secretaria general de la Unasur, la colombiana María Emma Mejía, anunció la inminente adopción de un ambicioso plan de desarrollo de la infraestructura regional. La elaboración del mismo, detalló, demandó 10 años de trabajo y contempla 31 proyectos de acción prioritaria, los cuales demandarán una inversión estimada de 16 mil millones de dólares”.

Este abarcador plan permitirá el acceso a servicios públicos e infraestructura en la región, “lo que será un igualador de oportunidades e ingresos muy importante”, consideró por su parte Boudou, quien resaltó la función que tendrá dentro del proyecto la Corporación Andina de Fomento (CAF).

Mejía aludió también al Banco del Sur y expresó su confianza en que antes del 15 de diciembre próximo la Cámara de Diputados de Uruguay apruebe el proyecto de creación de la entidad regional, que cuenta con media sanción en el Senado.

De esta forma, Uruguay pasaría a ser el quinto Estado necesario -junto a Venezuela, Ecuador, Bolivia y Argentina- para reunir el requisito de mayoría del 66,3 por ciento del capital suscripto, lo que activará la aprobación del convenio constitutivo del nuevo ente financiero.

Este acuerdo fue suscrito en septiembre de 2009 por Venezuela, Argentina, Brasil, Bolivia, Ecuador, Paraguay y Uruguay; estipula que la institución tenga a Caracas como sede, y a La Paz y Buenos Aires como subsedes; y autoriza un fondo de 20 mil millones de dólares.

El Banco del Sur es visto como una de las instituciones claves para plasmar en la práctica la concepción integracionista de nuevo tipo hacia donde se encamina Suramérica, una región que a juicio de la secretaria ejecutiva de la Cepal, Alicia Bárcena, “tiene una oportunidad única, histórica e inédita”.

Unasur por mantener la paz

La Unasur anunció en Lima la aspiración de sus integrantes de crear una agencia espacial regional y diseñar aviones no tripulados de entrenamiento. La intención es preservar la paz, dar identidad a la región y espíritu de cooperación en materia de defensa.

Para los 12 participantes en la primera Reunión Extraordinaria de Ministros de Defensa (CSD) de la Unasur, celebrada en Lima, Perú, no es posible dar seguridad sin confianza, y a fin de lograr ese objetivo acordaron un Plan de Acción para 2012. Esta estrategia, según el ministro peruano de Defensa, Daniel Mora, constituye la base para la generación de una verdadera democracia. De ahí que -alertó- la región debe preocuparse por invertir en programas de educación, ciencia y tecnología, para atender los clamores sociales.

Durante la reunión extraordinaria del CSD, los pasados 10 y 11 de noviembre, los asistentes manifestaron su disposición de trabajar de forma interrelacionada para acceder al espacio, fundamentalmente con fines pacíficos. Argentina, según trascendió, encabezará el proyecto de diseño del avión caza de entrenamiento, en el que también participarán Venezuela, Ecuador, Perú y Brasil. Este último país, entretanto, se ocupará del proyecto del avión no tripulado, una idea que deberá concretarse en los próximos dos o tres años.

Adelantándose a cualquier duda respecto a esa iniciativa, el ministro argentino de Defensa, Arturo Puricelli, señaló que la región tiene necesidad de ello, y su país podría aportar la experiencia acumulada en el desarrollo de satélites. Puricelli enfatizó en la importancia de avanzar en la definición de políticas y tareas concretas en los campos de la ciencia, la tecnología y la industria, aplicados a la defensa.

En la cita limeña se aprobó, además, el impulso de una treintena de acciones, entre las que se incluyen la cooperación militar en misiones humanitarias y en operaciones conjuntas de paz.

Los miembros del Consejo Suramericano de Defensa se proponen una cooperación en materia de seguridad desde diversas aristas, lo cual, afirman, facilitará un mayor intercambio entre las distintas fuerzas nacionales.

En declaraciones al canal multinacional Telesur, María Enma Mejía, secretaria general de la Unasur, se congratuló de los pasos a favor de establecer zonas de paz en esta área geográfica.

Dentro de las nuevas tareas del Consejo Suramericano de Defensa, que apuntan a la seguridad continental en una amplia gama de aspectos, sobresale la intención de proteger a la región del belicismo y de aquellos asuntos que podrían dar al traste con la estabilidad de las naciones, como el impacto de catástrofes naturales. De ahí que también se considere la protección de la biodiversidad como otra forma de resguardar el patrimonio regional.

El Consejo Suramericano de Defensa recomendó priorizar el inicio de una investigación sobre los riesgos y las amenazas para esta área geográfica, a fin de encaminar las acciones conjuntas. Entre los pendientes a concretarse en los próximos meses está la inauguración de un Centro de Estudios Estratégicos de Defensa en la capital argentina, a fines de mayo próximo.

Argentina asumió la responsabilidad de organizar el ejercicio denominado Unasur II, además de realizar una expedición al Polo Sur en el contexto de la Campaña Antártica 2012-2013.

También, señalan fuentes periodísticas, ese país acogerá la implementación de un primer programa suramericano de formación de civiles en Defensa. A la par se realizan trabajos para la elaborar un Protocolo de Paz, Seguridad y Cooperación, cuya discusión y aprobación está prevista para julio de 2012.

Se considera, además, la sugerencia colombiana a fin de que sea convocada en Cartagena de Indias una cita de los ministros de Defensa, Justicia e Interior, para analizar el crimen organizado transnacional y otras nuevas amenazas a la seguridad regional, encuentro que deberá concretarse para marzo venidero.

La secretaria general del bloque unionista señaló que las conclusiones de la reunión extraordinaria de Lima serán entregadas a los jefes de Estado en la Cumbre que se celebra 2 y 3 de diciembre en Caracas, Venezuela, quienes aprobarán el nuevo Reglamento del Consejo.

Además, estos acuerdos serán entregados a Paraguay para realizar la coordinación del plan y velar por su cumplimiento como presidente pro témpore del Consejo Suramericano de Defensa desde octubre último. Con estas estrategias, la Unasur se dispone a velar por los intereses de la región con ojos propios en tiempos convulsos para el mundo.

* Pérez es corresponsal de Prensa Latina en Argentina y Portelles, periodista de la Redacción Sur de Prensa Latina.

***

Ecuador entrega a Paraguay la presidencia del Consejo de Educación

El 7 de diciembre, Ecuador transfirió a Uruguay la Coordinación General del Consejo Suramericano de Educación, Cultura, Ciencia, Tecnología e Innovación (Coseccti), en presencia de la secretaria general de la Unasur María Emma Mejía.

El secretario nacional de Planificación y Desarrollo de Ecuador (Senplades) Fánder Falconí oficializó la entrega a Paraguay de la Coordinación del que llamó uno de los más importantes de los nueve consejos que tiene el bloque suramericano. Durante sus dos años de funcionamiento, la coordinación del Coseccti estuvo a cargo del gobierno ecuatoriano, a través de la Senplades, durante el cual consolidó su estructura y visión de trabajo a fin de impulsar la educación, cultura, ciencia y tecnología.

Falconí mencionó que la Unasur es uno de los espacios más sólidos de integración que tiene este momento Suramérica, cuyo trabajo se consolida a través de los consejos que lo integran. La región, agregó, tiene un rezago enorme en materia de ciencia y tecnología, por lo que es inminente la creación de oportunidades e inversiones necesarias en estos campos, fortalecer estos procesos de integración y poner en primer nivel las políticas relacionadas.

Mejía agradeció y resaltó la gestión realizada por Ecuador, durante estos dos años de trabajo de la coordinación de la Senplades, e invitó a la nueva directiva a planificar el desarrollo en un decenio de esos temas. En representación de la presidencia entrante del Coseccti, el ministro de Educación y Cultura de Paraguay, Víctor Ríos Ojeda, dijo estar convencido de la importancia y fortalecimiento de este Consejo para la disminución de las asimetrías regionales en la materia.

Ríos convocó a los integrantes del Consejo para una reunión de trabajo en febrero próximo en Asunción, Paraguay, donde dijo concretarán las tareas y metas para el decenio planteado.