(ABI y PL).- En los últimos cuatro años la pobreza en el país se redujo 12% y la pobreza extrema bajó 9%, destacó la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL). “Desde el 2007 la pobreza en Bolivia bajó del 61 al 49% y la pobreza extrema del 34 al 25,4%”, precisó la secretaria ejecutiva de la CEPAL Alicia Bárcena. La tasa de pobreza en América Latina caerá en 2011, pero la de indigencia subirá casi 13%, según el informe Panorama social de América Latina 2011.

Naciones Unidas advirtió que los relativos progresos en la lucha contra la pobreza están amenazados por la crisis económica, los altos precios de los alimentos y la energía, el cambio climático y los desastres asociados. Muchas personas viven con miedo a perder sus empleos, a no poder alimentar a su familia, a quedar para siempre en la pobreza y privadas del derecho a vivir con salud, dignidad y esperanza en el futuro, deploró el secretario general de la ONU Ban Ki-moon en su mensaje con motivo del Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza.

Al ritmo de reducción de la pobreza observado entre 1990 y 2005, de 1.800 a 1.400 millones de personas que viven con menos de 1,25 dólares diarios, serán necesarios otros 88 años para erradicar la pobreza extrema. Se espera que para 2015 la tasa mundial de pobreza sea menor a 15%, inferior al objetivo del mileno fijado en 23%. Además, el aumento de los precios de los alimentos hundió en la pobreza extrema a más de 70 millones de personas.

Los pobres de mundo gastan en comida más del 80% de sus ingresos. De 2007 a 2008 la inflación hundió en el hambre a 80 millones de personas y el reciente crecimiento de los precios condujo a 70 millones a la extrema pobreza. Aunque la tasa de pobreza caerá en 2011 en América Latina, la de indigencia subirá casi 13%, según el informe Panorama social de América Latina en 2011 de la CEPAL.

En 2010 se contabilizaron 177 millones de pobres, de los cuales 70 millones eran indigentes. La región cerrará 2011 con 174 millones de habitantes en situación de pobreza y 73 millones de ellos en condiciones de pobreza extrema o indigencia. 

Entre 2009 y 2010 registraron disminuciones significativas en sus tasas de pobreza Ecuador, Argentina, Uruguay, Perú y Colombia. En sentido contrario, con incrementos relevantes de pobres se ubicaron Honduras y México.

Bárcena dijo que, en general, la pobreza retrocedió en América Latina merced a un esquema económico distante del modelo neoliberal, más bien estatista y dotado de un motor para la distribución del excedente. No obstante, la brecha de desigualdad en la región se mantiene. “Somos el continente más desigual del mundo, no el más pobre, y en ese terreno Bolivia ha avanzado increíblemente”.

Bárcena precisó que 49 de cada 100 bolivianos viven por debajo de la línea de pobreza, 21 menos que en 1997; y 25 de cada 100 subsisten en condiciones de pobreza extrema, es decir con menos de un dólar por día. En 2001, siete de cada 10 bolivianos eran pobres y tres de aquellos se debatían en condiciones de indigencia. Por lo tanto Bolivia fue considerado el país más pobre de Sudamérica y el segundo más depauperado en Latinoamérica.

La lucha contra la pobreza extrema en Bolivia ha sido efectiva, ha pobreza ha bajado casi 11 puntos porcentuales desde 2007 a la fecha. De 18 países de América Latina solo dos lograron reducir su índice gini de desigualdad social, Bolivia bajó de 0,6 a 0,5 en la escala que mide la brecha entre ricos y pobres.

La funcionaria de la CEPAL estima concluido el modelo de economía de mercado instaurado en la región a mediados de la década de los años 80 y que rigió durante 20 años. “Nosotros en la CEPAL pensamos que hemos llegado a un punto de inflexión donde ese modelo que se asocia a dos décadas de concentración de la riqueza ha terminado, y por lo tanto esto nos da la oportunidad o debe terminar de generar un profundo debate para discutir y analizar la lógica de acumulación de la riqueza, la lógica de distribución de la riqueza y por cierto cuál debe de ser el papel de la política pública, del Estado, de la sociedad, de los sectores productivos”, sostuvo.

Según la Secretaria Ejecutiva de la CEPAL, Bolivia ha emprendido un camino importante para la región, único e irrepetible en la construcción de un modelo económico y de desarrollo forjador de una sociedad igualitaria. “Venimos a Bolivia con mucho respeto, al Estado plurinacional de Bolivia también a escuchar y aprender, porque este país ha emprendido un camino muy importante para la región, un camino único irrepetible”, subrayó.

A su juicio, la política macroeconómica en Bolivia es muy acertada, al destacar que es uno de los pocos países de América que tiene superávit económico, en una muestra del espacio que tiene para desarrollar las políticas económicas que está planteando. “Fíjense ustedes que las economías desarrolladas no van a crecer más allá de un punto porcentual, en tanto que un país como Bolivia este año va a crecer 5,2 por ciento, y el próximo año posiblemente en cifras similares”.

Consideró que esos logros se obtuvieron gracias a políticas activas sociales, y por tres vías. Entre ellos el salario mínimo, al recordar que en Bolivia se han tomado medidas importantes en este tema que han logrado que el salario mínimo aumente considerablemente en los últimos años, “en una forma impresionante”, al situarse en casi 120 dólares mensuales.

“El segundo elemento es la creación de empleo, aquí en Bolivia ha habido creación de empleo”, aunque dijo que en ese tema persiste el problema de que es empleo informal, algo que hay que corregir y hay que formalizar para garantizar seguridad social y otros beneficios.

El análisis de la CEPAL establece que Bolivia tiene una macroeconomía solida, pero debe reforzar la microeconomía con políticas de inversión de al menos 5 puntos del Producto Interno Bruto (PIB) por año, (aproximadamente 200.000 millones de dólares en toda la región). En esa dirección, destacó la inversión implementada por Bolivia supera ese índice con 16% del PIB. “Hoy por hoy Bolivia está en niveles de inversión de casi 2.400 millones de dólares al año, muy importante”.

Recomendaciones

Bárcena recomendó al Gobierno boliviano una mayor inversión en telecomunicación, energía y transporte para consolidar el crecimiento económico y mejorar la calidad de vida de la población. “Para lograr ese crecimiento económico anhelado se tiene que invertir en tres sectores: telecomunicación, energía y transporte terrestre, son los tres sectores que nosotros pensamos que son esenciales para cerrar el progreso porque nos están impidiendo lograr convergencia productiva y territorial”.

La representante de la CEPAL precisó que respecto a la telecomunicación se debe implementar la banda ancha como un “bien público”, para que la población tenga fácil acceso y bajos costos. “No puede ser que Bolivia pague 40 veces más que Francia. La banda ancha es un tema importante y lo que se tiene que hacer es el tendido eléctrico de fibra óptica junto a cualquier carretera, esa es una de la sugerencias muy concretas”.

Respecto a la inversión en energía, Bárcena aseguró que Bolivia está en un momento “muy interesante” para redefinir su matriz energética porque tienen yacimientos de gas y emprendió una transición de hidrocarburos líquidos a gas. “Están en ese momento preciso de ver cuál es la matriz energética que tiene hoy el país y hacia donde debe moverse para lograr algo que me parece vital que es la que la oferta y la demanda tengan una paridad”.

Por otro lado, Bárcena instó a corregir la estructura productiva porque existen grandes empresas productivas que tienen tecnología y alta producción en comparación a pequeñas y medianas empresas que registran baja producción. “Debe haber mayor productividad, innovación e inversión con desarrollo, que es lo que se está logrando, para de esa forma ir cerrando las brechas y creando empleo esa es la salida a la larga”, consideró.

El Presidente Evo Morales señaló que las recomendaciones y observaciones de la CEPAL son importantes para el desarrollo de Bolivia y para beneficio de los bolivianos. “Nuevamente agradecer su visita. Esperamos como siempre sus reflexiones, sus comentarios y sus recomendaciones sean para el bien, no para Evo Morales sino para el bien de los bolivianos y de las bolivianas”, remarcó el Primer Mandatario.

Morales dijo que la visita de Barcena forma parte de las invitaciones y reuniones con otras instituciones financieras “para pedir sus consejos”. En esa dirección, agradeció la amabilidad de la Secretaria Ejecutiva de la CEPAL que dijo “da mucha confianza por decirnos la verdad sobre las políticas económicas”.