Caracas, (PL y agencias).- La Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) vio la luz el 3 de diciembre en esta capital con el respaldo de los mandatarios de los 33 países del subcontinente. El nuevo mecanismo de integración, heredero de la Cumbre de América Latina y El Caribe (CALT) y del Grupo de Río, comenzó su andar bajo la presidencia de Chile, como centro de una troika integrada por Venezuela como presidente saliente, y Cuba que encabezará el bloque en 2013.

Integran la Celac todas las naciones de Latinoamérica y El Caribe, excepto Estados Unidos y Canadá. El organismo reunirá por primera vez a 33 países que contienen una población de 550 millones de habitantes y una extensión territorial de más de 20 millones de kilómetros cuadrados.

Son miembros de la Celac Antigua y Barbuda, Argentina, Bahamas, Barbados, Belice, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Dominica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Granada, Guyana, Haití, Honduras, Jamaica, México, Nicaragua, Paraguay, Perú, Panamá, República Dominicana, San Cristóbal y Nevis, San Vicente y Las Granadinas, Santa Lucía, Suriname, Trinidad y Tobago, Uruguay y Venezuela.

El nacimiento de Celac fue acordado durante la segunda y última jornada de la cumbre de mandatarios latinoamericanos y caribeños desarrollada bajo la conducción del presidente venezolano Hugo Chávez, y tras la aprobación por consenso de la denominada Declaración de Caracas. Ese documento es fruto del trabajo de los cancilleres y funcionarios, quienes desde el lunes perfilaron los detalles del texto sometido a la evaluación y aprobación de los gobernantes.

La cumbre también aprobó por consenso otros dos textos fundamentales: el Plan de Acción para 2012 y los Procedimientos para el funcionamiento orgánico de la Celac. El documento establece que la Celac adoptará sus decisiones por consenso en todas sus instancias, pero Ecuador propuso que se añadiera la posibilidad de que, en caso de que no se lograra, se pudiera llegar a un acuerdo por una mayoría calificada de cuatro quintas partes de los miembros del bloque.

La delegación ecuatoriana argumentó que se debía impedir que decisiones importantes para la mayoría de países no pudieran ser adoptadas por la discrepancia de uno o varios países, como ocurre -por ejemplo- en el Consejo de Seguridad de la ONU. Al respecto, las opiniones estuvieron divididas y, finalmente se acordó -por consenso- que el tema pase a la troika para que continúe su análisis y lo presente en citas posteriores del bloque.

También quedó en manos de la troika la propuesta formulada por el presidente panameño, Ricardo Martinelli, de crear una secretaría general de la Celac, para lo cual ofreció a su país como sede. Asimismo, deberá analizar la propuesta de la primera ministra de Trinidad y Tobago, Kamla Persad-Bissessar, de incorporar a ese trío un representante de los 14 países caribeños de habla inglesa y francesa integrantes de Celac.

Chile asumió la presidencia pro témpore de la naciente Celac, gesto que agradeció el presidente Sebastián Piñera al recibir el traspaso de su homólogo venezolano Hugo Chávez. Asumo con mucha responsabilidad y con mucha esperanza esta presidencia en un momento muy especial, de grandes oportunidades para la región, afirmó el mandatario chileno. Partimos con diferencias de opinión, pero estoy seguro que trabajaremos juntos y podremos acercar posiciones a favor del bienestar de nuestros pueblos, afirmó Piñera y comprometió su “mejor esfuerzo para que Celac recupere el tiempo perdido en materia de integración”.

Finalmente, fueron aprobados 18 comunicados especiales sobre temas referidos a las islas Malvinas, seguridad alimentaria y nutricional, especulación financiera y precios de los alimentos, derechos humanos de los inmigrantes, solidaridad con Haití y la estrategia de seguridad en Centroamérica. Otros documentos aluden a la Defensa de la Democracia y el Orden Constitucional, la lucha contra el narcotráfico y el terrorismo, y contra el bloqueo estadounidense a Cuba.

La Celac será un polo de poder del siglo XXI

Definida por el presidente de Venezuela como el futuro gran polo de poder regional del siglo XXI, la Celac se basará el los principios de la solidaridad, cooperación, complementariedad y concertación política. La Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños se nutrirá de las experiencias de la III Cumbre de América Latina y el Caribe (CALC) y el Grupo de Río, sumados en lo adelante a su composición. La CALC se fusionará con el Grupo de Río para la concreción de un legítimo mecanismo de integración regional.

“No van a impedir una vez más el esfuerzo unitario, ni sepultarán de nuevo los proyectos de Bolívar y los demás próceres”, ratificó Chávez. “Es un primer paso, no es la victoria. Porque desde 1820 comenzó la puja en este continente. Después de los 300 años de conquista, dominación, de genocidio de parte de los imperios europeos, entonces se nos vino encima la amenaza del imperio naciente. Y Bolívar lo previó, y por eso planteaba la unión, en el Congreso Anfictiónico de Panamá. Pero al final se impuso el monroísmo: América para los americanos. Y al bolivarianismo lo enterraron”, recordó.

La fundación de la Celac no sólo concretará el sueño unitario de Bolívar, sino el de la totalidad de los libertadores de América, en todas las épocas y en diversos lugares, ratificó el canciller venezolano Nicolás Maduro. A su juicio, la Celac también resumirá todo el esfuerzo realizado por la Cumbre de América Latina para la Integración y el Desarrollo (CALC), dada en Río de Janeiro, 2008, los esfuerzos posteriores de la cita de Cancún, México y los programas del Grupo de Río.

El presidente de Paraguay Fernando Lugo catalogó el nacimiento de la Celac como una creación heroica que favorecerá a la consolidación de un mundo multipolar en equilibrio. “La Celac no es calco ni copia”, dijo el mandatario durante su alocución en la primera sesión plenaria de este bloque integracionista. Consideró la inclusión social, el disfrute pleno de los derechos y el desarrollo sustentable basado en el respeto del medio ambiente como algunos de los principales retos que deberá enfrentar.

La Celac es nuestra obra más preciada, dijo el presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba Raúl Castro y “consolida el concepto de una región unida y soberana, comprometida con un destino común”. Su éxito dependerá del carácter y la sabiduría de sus miembros, “que somos las 33 naciones independientes situadas entre el río Bravo y la Patagonia”, sentenció el presidente cubano. No tenemos un ideario plenamente homogéneo ni coincidimos en todas las posiciones políticas, eso es parte de la realidad, y con ella debemos trabajar en un clima de respeto y cooperación, afirmó.

“En la Celac, Cuba trabajará con dedicación, altruismo y compromiso por la unidad de nuestros pueblos, por un futuro de paz y justicia social y por el empeño irrenunciable de consolidar la plena independencia de lo que José Martí definió para el porvenir como Nuestra América”, agregó Castro.

La fundación de la Celac es uno de los más grandes acontecimientos de este siglo, opinó Osvaldo Martínez, presidente de la Comisión de Asuntos Económicos del Parlamento cubano. El también director del Centro de Estudios de la Economía Mundial en Cuba, señaló que el nacimiento de la Celac se da en una coyuntura peculiar en la que ni Estados Unidos ni Europa están en condiciones de imponer sus recetas en la región. Recordó que están enredados en su propia crisis de manera que ni siquiera pueden pensar en aplicar otro ALCA, proyecto norteamericano para crear un Acuerdo de Libre Comercio entre las dispares economías estadounidense y las latinoamericanas y caribeñas.

Martínez considera que con la Celac se abre una gran posibilidad de integración, pues los países de la región podrán hablar unidos de cooperación, de solidaridad, de soberanía regional. Destacó que se llega a la creación del nuevo organismo por el empuje y las aspiraciones de los pueblos.

El presidente Chávez expresó hoy que la creación de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños es el único camino para lograr la Patria Grande, utilizando al sur como concepto histórico más que geográfico. aclaró que los territorios aglutinados dentro de ese bloque multilateral están decididos a no dejarse descarrilar porque solo se sostienen sobre relaciones de comprensión y respetando las circunstancias de cada país. “Somos una sola gran patria o no somos, o somos una patria o no seremos patria”, concluyó.

Por su parte, el presidente Hu Jintao saludó la creación de la Celac, con la cual dijo China está dispuesta a construir y desarrollar una asociación de cooperación mutuamente beneficiosa. El mandatario chino calificó de hito importante en la integración el establecimiento del bloque, al reconocer el positivo papel que desempeñan los países latinoamericanos y caribeños en los temas regionales e internacionales.

La secretaria general de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur) María Emma Mejía calificó a la naciente Celac de órgano de mucho peso en la integración regional. “Estoy convencida de que vamos a tener mucha armonía entre lo que es el Caribe, Centroamérica, México y Suramérica”, afirmó la colombiana.

La Comunidad nace en un momento preciso, afirmó Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), ya que en la región se requiere trabajar mucho para lograr la integración y las condiciones ahora lo propician. En estos momentos en que Estados Unidos y Europa viven situaciones de crisis, esta área geográfica tiene muchas oportunidades para avanzar en el desarrollo y en la complementación económica intrerregional, señaló en entrevista con Telesur.

Recordó que Latinoamérica y el Caribe han incrementado sus reservas financieras en los últimos años, las cuales superan los 700 mil millones de dólares. Bárcena invitó a poner en función del desarrollo la macroeconomía de cada nación. “Tenemos un espacio enorme para lograr la complementariedad entre sectores” como el industrial. La secretaria general de la Cepal consideró que la región debe dejar de ser exportadora de materias primas con el fin de convertirse en un espacio que tenga progreso técnico, para lo cual debe seguir invirtiendo en infraestructura.

* Con reportes de los periodistas Damy Vales y Alfredo G. Pierrat, corresponsales de Prensa Latina en Caracas.