(ABI).- La implementación del nuevo currículo escolar desde el próximo año demandará una inversión de al menos 100 millones de dólares en los seis años que durará el proceso, sin contar los 11 mil nuevos ítems que se requieren para poner en marcha el nuevo modelo educativo boliviano, informó el ministro de Educación Roberto Aguilar.

Implementar toda la currícula con los de talleres proyectados requerirá como base aproximadamente 100 millones de dólares en seis años, recursos que serán gestionados ante organismos internacionales de cooperación porque el Tesoro General de la Nación (TGN) no está en condiciones de cubrir ese monto, puesto que se hará cargo del pago de los más de 11 mil nuevos ítems que demandará la implementación del nuevo modelo educativo, precisó Aguilar

“En los próximos cuatro años de la implementación de año a año, vamos a necesitar 11 mil ítems para complementar los ámbitos que están definidos ahora y para establecer la incorporación de nuevos profesores en áreas técnicas”, explicó la autoridad. Remarcó que sólo para el arranque del nuevo currículo escolar se invertirá cerca de 20 millones de dólares en talleres y laboratorios.

“En este momento tenemos 100 millones de bolivianos que la cooperación de Holanda, Dinamarca, Suecia y España nos ha brindado y es parte de lo que está permitiendo obtener la base de arranque para la implementación de la ley”, indicó Aguilar. “El crédito no va a ir para aspectos de consultorías o aspectos de gasto corriente, solamente es para aquellos aspectos de maquinaria e infraestructura”, aseveró.

Aguilar señaló que su despacho recibirá un presupuesto aproximado de cinco mil millones de bolivianos del TGN para la gestión 2012, destinados al pago de salarios a más de 120 mil maestros.

Se mantiene el sistema de calificación

El Ministro de Educación anticipó que el nuevo currículo escolar mantendrá la calificación numérica, aunque aún no se ha definido si será en una escala del 1 a 70 o de 1 a 100. “La calificación en primaria y secundaria va a ser básicamente numérica, en primaria en realidad es más cualitativa y en secundaria es más cuantitativa”, explicó.

La ponderación cualitativa se aplicará respecto al aprovechamiento de los estudiantes, en ciertas áreas, en las que es mejor calificar “excelente, bueno, regular, malo, pésimo”, en lugar de un número. El Ministerio de Educación propuso calificar del 1 al 100 para eliminar una calificación subjetiva en la que a veces los maestros incurren cuando se aplica la escala del 1 al 70.

“La propuesta nuestra va en sentido de una calificación del 1 al 100, porque el parámetro de medición de la aprobación en 51, es mucho más objetivo que el 36, el 35 y 36 es un rango muy bajo, entonces cae en el aspecto subjetivo, el maestro ya no califica el 36 desde el punto de vista de una acumulación de nota, sino va por el tema de que éste ha sido un flojo”, argumentó.

El Ministro de Educación aseguró que al usar la escala del 1 al 100, es más fácil hacer el seguimiento correspondiente del aprovechamiento de los alumnos. “Presentó trabajos entonces va con fracciones y eso se va acumulando. Esa calificación cuantitativa, numérica, está en consulta, porque hay maestros que dicen que el 7 tiene que mantenerse, ‘es nuestro principio, etc.‘, vamos a ver su grado de aplicación”, consideró.

Por otro lado, Aguilar aclaró que los Centros de Educación Media Acelerada (CEMAs), instituciones educativas destinadas para que los adultos concluyan el bachillerato, no se cerrarán y aseguró que el interés de su despacho es optimizar los ítems para que los maestros puedan impartir la enseñanza en los centros que tengan más alumnos.

“Cierres no va haber, ese es un aspecto que vamos a preservar, lo que sí vamos a hacer es el de perfeccionar el tema del uso optimo de los ítems, por el hecho de que si en un curso están 10 alumnos y tiene dos paralelos, no tiene sentido, o sea si el otro paralelo tiene 10, juntamos y tiene 20 alumnos, es óptimo y puede funcionar sin ningún problema”, justificó.

Aguilar anunció que los docentes que queden sin alumnos, en esa evaluación, serán reubicados en colegios donde se requieran más maestros. “Hay cursos concentrados, en el centro, que tienen hasta 54 alumnos, que no puede ser, eso no es correcto, entonces ahí tenemos que desdoblar ese curso para que pueda tener el número adecuado, ahí van los ítems”, precisó el Ministro de Educación.