Cochabamba, (ABI).- El Presidente Evo Morales deploró en Cochabamba “la decadencia” de la educación en la universidad pública y elogió sin ambages el nivel de instrucción alcanzado por las universidades privadas en Bolivia. El ministro de Educación Roberto Aguilar informó que el 1 de enero de 2012 entrará en vigencia un nuevo reglamento para el funcionamiento de las universidades privadas, en el marco de la Constitución Política del Estado.

El sistema estatal de instrucción superior en Bolivia es fiscal y gratuito. El sistema nacional universitario se administra en base de una ley vigente desde 1932, que le faculta autonomía administrativa. Los sustentos de su soporte financiero los contempla el erario público.

“Yo quiero expresar y dije públicamente, además, y en reuniones con rectores de públicas: hay que mejorar sistema de educación de las universidades públicas; parece que está en decadencia; por tanto hay que levantarlas”, urgió el Primer Mandatario.

En cambio, Morales elogió sin ambages el nivel de instrucción alcanzado por las universidades privadas en el país. Vigente desde principios de la década de los 90 del siglo pasado. “Hay una buena imagen del pueblo hacia las universidades privadas. No digo eso para congraciarme con ustedes”, rectores y directores de universidades privadas que repletaron un salón de la Universidad del Valle (UNIVALLE), en la ciudad de Tiquipaya, afirmó el mandatario.

El sistema público de educación superior insume al año, según datos extraoficiales, el 50% de la demanda de bancas, unas 100 mil al año. El resto, el sistema privado que ha desarrollado más de 30 casas de estudios superiores en todo el país, la mayor parte de ellas con eslabones en ciudades capitales, incluso en ciudades intermedias.

Morales instó, sin embargo, a las autoridades de la universidad pública, a recuperar el sitial de privilegio que históricamente ocupó en el universo de la educación boliviana. “El pueblo siempre tendrá derecho a escoger la mejor educación para sus hijos y dentro de las universidades deberá haber una sana competencia de quién es el mejor, si la (universidad) pública o la privada y en esta competencia gana el pueblo porque escoge, pero yo quiero expresar y dije públicamente además y en reuniones con rectores de (universidades) públicas hay que mejorar sistema de educación de publicas”, enfatizó.

El jefe de Estado trazó, asimismo, un parámetro, de rigor científico, para comparar el sistema público con el privado. “Sorprendido, vine a probar a esta universidad (del Valle) un carro a litio, es un conocimiento científico, pero hasta ahora no recibo ninguna invitación del sector público para conocer desarrollo científico de las universidades fiscales”, esgrimió.

Anunció que el Gobierno promulgará en diciembre esa norma, a través de un Decreto Supremo, con el fin de garantizar la calidad y competitividad en la educación universitaria.

Por su parte, el ministro de Educación informó que el 1 de enero entra en funcionamiento el reglamento de universidades privadas para que tengan la seguridad jurídica correspondiente, en el acto de entrega de los Decretos de Jerarquización de 33 universidades privadas de Bolivia, que se realizó en la localidad de Tiquipaya, en el departamento central de Cochabamba.

El Ministro de Educación subrayó que ese reglamento fue elaborado en coordinación con la Asociación Nacional de Universidades Privadas (ANUP). “En el marco del diálogo y el respeto institucional se ha avanzado mucho, los temas estructurales los hemos salvado, solamente ahora nos falta el detalle y la redacción final”, argumentó.

Aguilar agregó que el Ministerio de Educación y la ANUP se reunirán los próximos días para resolver cualquier susceptibilidad y terminar de consensuar ese documento, antes del inicio de las clases de la gestión 2012.

Recordó que el reglamento tiene como puntos principales, las modalidades en el funcionamiento de las universidades privadas, los procesos de apertura de nuevas carreras, cargas horarias, estructuración del diseño curricular, traspasos de carreras, formación complementaria, además de convalidaciones y homologaciones de títulos académicos, entre otros.