(ABI).- Los nativos del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS) y el gobierno aprobaron el domingo el proyecto del Reglamento de la Ley Corta del TIPNIS, que incluye un proyecto de Plan de Manejo del Parque dividido en cuatro zonas: la zona núcleo y de protección estricta; de uso productivo tradicional; de aprovechamiento sustentable de recursos naturales y biodiversidad; y zona o espacio de reproducción social, cultural y espiritual del sistema.

La propuesta de reglamentación de los marchistas consta de 20 artículos, el proyecto de Ejecutivo tiene 13 artículos. El texto consensuado en más de dos días de intensas negociaciones en la Vicepresidencia tiene cinco ejes temáticos: protección, conservación, desarrollo sostenible, alcance del concepto de intangibilidad y asentamientos ilegales en el TIPNIS.

El presidente de la Subcentral del TIPNIS Fernando Vargas explicó a la ABI que se llegó a un acuerdo en la redacción del reglamento y que el lunes se firmará el acta correspondiente después de una revisión de estilo de todos los puntos acordados. “Se establecerán los términos y plazos para la aprobación, luego pasará a Gabinete ministerial y ahí se pondrá en vigencia el Reglamento de la Ley Corta del TIPNIS”.

Puntualizó que “el tema de fondo”, la intangibilidad de ese parque nacional, se garantizará el uso exclusivo y tradicional de los recursos naturales por los habitantes de esa reserva natural, a través de un plan de manejo y zonificación. El Plan de Manejo determina cuatro zonas en el TIPNIS: la zona núcleo y de protección estricta; la de uso productivo tradicional; la de aprovechamiento sustentable de recursos naturales y biodiversidad; y la zona o espacio de reproducción social, cultural y espiritual del sistema.

“La intangibilidad garantiza la protección de la zona núcleo del territorito indígena Isiboro Sécure… Se fija esto como una protección estricta que se ha establecido de manera consensuada entre los pueblos indígenas y el Estado durante el proceso de la elaboración del plan de manejo”, precisó Vargas.

Gobierno e indígenas acordaron dar continuidad a los proyectos que están vigentes, aunque “se debe disponer una evaluación” técnica. “Satisface el proyecto porque no se les prohíbe a los habientes del TIPNIS de continuar con sus actividades tradicionales y también con otras actividades económicas que estén establecidas dentro el marco de la gestión ambiental”.