La Habana, (PL).- La vacuna terapéutica cubana CIMAvax-EGF parece ser una buena opción para los pacientes afectados por el cáncer de pulmón de células no pequeñas, destacó la especialista en Medicina Interna e Investigadora Zoraida Acosta Brook.

CIMAvax-EGF es el producto de más de 15 años de investigación de especialistas del Centro de Inmunología Molecular, una de las instituciones insignias del Polo Científico de La Habana. El compuesto, que provoca una respuesta inmune y no tiene efectos secundarios severos, está compuesto por dos proteínas, factor de crecimiento epidérmico, y P-64 K, de la membrana, ambas obtenidas por vía recombinante.

CIMAvax-EGF es la primera vacuna para este tipo de neoplasia inscrita en el mundo, y ha sido patentada en Cuba, Canadá, Estados Unidos, Japón y Suráfrica, entre otros países, aseguró a Prensa Latina, Norkis Arteaga, gerente general de la empresa comercializadora de productos biofarmacéuticos CIMAB.

Durante un taller realizado en La Habana con la presencia de expertos nacionales y extranjeros, Acosta informó de los beneficios obtenidos en cuanto a mayor sobrevida (hasta 48 meses), y calidad de vida de pacientes cubanos en etapas avanzadas de la dolencia.

El IV Taller Internacional de CIMAvax-EGF fue inaugurado en el Hotel Palco de La Habana, con la presencia de expertos de Perú, Brasil, Argentina, Colombia, Francia, Bélgica, Servia, Corea y Alemania. En el encuentro, organizado por el Centro de Inmunología Molecular (CIM) y CIMAB se exponen los más recientes resultados clínicos obtenidos con esta vacuna terapéutica para el tratamiento del cáncer de pulmón de células no pequeñas.

Acosta, quien participó en los ensayos fase II y III, explicó además que dadas las observaciones recogidas en los diferentes ensayos clínicos, en los próximos meses se extenderá la cobertura de población a tratar con el compuesto. Actualmente, en la isla el producto se encuentra en fase de pilotaje, para lo que se extendió al sistema de atención primaria de salud, en específico a 50 policlínicos.

La vacuna CIMAvax-EGF se aplicará no solo a personas con este tipo de neoplasia en etapas avanzadas, también a pacientes en atención primaria de salud que no respondieron a la primera línea de tratamiento, o personas no tributarias de recibir terapia oncológica. También se incluirá en pacientes en adyuvancia junto con la cirugía, es decir, en estadios tempranos de la afección, aclaró.

La vacuna terapéutica cubana para el cáncer de pulmón aumentó la expectativa y calidad de vida de pacientes peruanos tratados con ella, aseguró Luis Alberto Sánchez Villar, Gerente General de la empresa Quality Pharma.

Ya estamos recibiendo pacientes de otras naciones latinoamericanas, a quienes se les aplica la vacuna, se les hacen seguimientos periódicos y estudios comparativos, manifestó. Sin embargo, aún queda un largo camino por recorrer, y es precisamente que los expertos comprendan lo novedoso de esta terapia.

La vacuna está indicada particularmente a pacientes portadores de cáncer de pulmón de células no pequeñas, en estados avanzados, que hayan concluido la primera línea de terapia oncoespecífica, al menos cuatro semanas antes. También puede ser utilizada como un tratamiento crónico. Tras lograr su registro en Cuba y Perú, el biológico progresa en otros países, y se evalúa la forma de emplear su principio en terapias contra otros tumores como los de próstata, útero y mama.

Expertos cubanos abogan por cambios en el enfoque del cáncer

El cáncer avanzado debe ser considerado a una enfermedad crónica, incurable, pero controlada, y para ello se necesita un cambio en el paradigma y enfoque de esta dolencia, indicó Zoraida Acosta Brook, investigadora clínica.

El mensaje es que hay muchos padecimientos crónicos que tampoco se curan, pero se controlan, tal es el caso de la diabetes y la hipertensión arterial, y la comunidad médica debe abrirse a estos nuevos conceptos, destacó la experta cubana a Prensa Latina.

Las novedosas terapias basadas en productos biotecnológicos -anticuerpos monoclonales y vacunas- pueden transformar esa patología en una afección permanente. Son tratamientos que se enfocan hacia la especificidad, larga duración, poca toxicidad, uso combinado y factible de aplicar, manifestó.

Enfatizó en la necesidad de incrementar la prevención y educación, toda vez que es posible reducir los factores de riesgo y prevalencia de tumores malignos, primera causa de muerte en gran cantidad de países y con una alta prevalencia en Cuba.

Aseguró que cada vez es superior la curación, sobrevida e inserción social de los pacientes con padecimientos malignos, como resultado del quehacer científico.