La Paz, Trinidad, Cochabamba y Santiago de Chile (ABI, PL y Bolpress).- El Observatorio de San Calixto de Bolivia registró la tarde del martes un sismo de 6,7 grados en la escala de Richter, con epicentro en la provincia de Moxos del departamento de Beni, que se sintió en las ciudades de La Paz, Cochabamba y Trinidad. En horas de la mañana se reportó un sismo de 5,4 grados de magnitud en la zona centro sur de Chile.

El movimiento telúrico en Bolivia se registró aproximadamente a las 14:48 a una profundidad de al menos 550 kilómetros, informó Mario Zabala, analista del observatorio San Calixto. El terremoto se sintió en La Paz con una intensidad de entre 4 y 5 grados en la escala de Mercalli y en Cochabamba, con una intensidad de 4.

El ingeniero de minas y reconocido investigador Francisco Jesús Dávalos recordó que en la década de los 50 el Observatorio de San Calixto registró un sismo de 5 grados escala Richter en la boca del río Iténez y Mamoré. “Lo que ha ocurrido (este martes) es probablemente en la gran falla sudamericana. El TIPNIS (Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure) está al pie de la cordillera de los Andes, ahí es donde se han dado la mayor parte de los sismos anteriores”, explicó.

Zabala precisó que el epicentro se encuentra a 60 kilómetros al sureste de la población de San Ignacio de Moxos y a 60 kilómetros al noreste de la ciudad de Trinidad. “Puede darse una réplica, estamos esperando, vamos a seguir monitoreando”, remarcó, pero pidió mantener la tranquilidad ya que sismos a esa profundidad habitualmente no causan daños estructurales.

La Corte de Justicia de La Paz suspendió las audiencias programadas por recomendación de la Unidad de Bomberos, que pidió evacuar el edificio por razones de seguridad. El capitán Javier Salgueiro, de la Unidad de Bomberos, informó que se evacuaron también los edificios del Ministerio de Justicia y el Palacio de Comunicaciones. Inmediatamente después, se colocaron letreros informando que las actividades fueron suspendidas y se reiniciarán el miércoles 23 de noviembre.

El sismo alarmó el martes a los habitantes de Trinidad, aunque no se reportaron heridos ni daños materiales. En contacto telefónico con las radioemisoras, algunos funcionarios de la Gobernación y de la Universidad Autónoma de Beni relataron que “los sillones y ventanas se movieron faltando 15 minutos para las tres de la tarde y las personas salieron rápidamente a los pasillos alarmados por el temblor”.

El jefe de la Unidad de Gestión de Riesgos de la gobernación de Cochabamba Fernando Fernández informó el temblor no causó destrozos en ese departamento. Según medios locales, inmuebles de algunas instituciones públicas instaladas en la ciudad, como de la Asamblea Legislativa Departamental, la Casa de la Cultura, el Servicio Nacional de Impuestos Internos (SIN) y la Corte de Justicia, temblaron en dos ocasiones, por los cual se tuvo que evacuar al personal por varios minutos. Asimismo, el detalle que no pasó desapercibido, fue la aparición de algunas rajaduras en diversos edificios y la carencia de salidas de emergencia.

Por otro lado, un sismo de 5,6 grados de intensidad en la escala de Richter despertó en la madrugada del martes a los habitantes del centro de Chile, incluida la capital. El movimiento telúrico ocurrió a las 04:41 (hora local) y fue percibido con fuerza en las regiones de Valparaíso, O’Higgins, Maule, Bío Bío y Metropolitana, donde está enclavada Santiago.

Según el Servicio de Sismología de la Universidad de Chile, su epicentro fue localizado a 41 kilómetros de profundidad y a 45 kilómetros al oeste de la comuna de Santa Cruz, perteneciente a la región del Maule. La Oficina Nacional de Emergencia del Ministerio del Interior descartó víctimas o daños materiales como consecuencia de la fuerte sacudida, cuya magnitud fue evaluada de mediana intensidad.

Chile tiembla todo el tiempo. Los expertos estiman que en cualquier momento y en cualquier lugar puede sobrevenir un terremoto superior a los ocho grados en la escala de Richter.

La francesa BRGM realizará un estudio geológico y sismológico de La Paz

En un reciente viaje a Europa, el alcalde de La Paz Luis Revilla se reunió con el presidente de la consultora francesa BRGM Philippe Gombert, y acordó que una misión técnica llegará a La Paz en febrero del próximo año para la realización de un estudio sismológico de la ciudad, entre otros trabajos, informó el martes el secretario Ejecutivo de la Comuna Luis Lugones.

“Se tocaron cuatro puntos muy importantes que deberíamos trabajar. El primero son los deslizamientos, segundo las inundaciones, tercero la polución y el cuarto que es trabajar en sismos”, dijo Lugones. Los cuatro estudios serán efectuados al mismo tiempo por expertos franceses en cada área.

La BRGM fue la empresa que en los años 70 realizó el único estudio geológico integral de la cuenca de La Paz. “Debemos actualizar este trabajo incluyendo este nuevo componente (los sismos) que permita desarrollar la microzonificación, las medidas de prevención, mitigación y gestión de crisis, los cuales deberían ser compatibles con protocolos desarrollados en el Gobierno Municipal”, afirmó Lugones.

La microzonificación, según el Secretario Ejecutivo, será el principal resultado del estudio sísmico y determinará los terrenos aptos y los parámetros para la construcción. Además, exigirá construcciones antisísmicas para afrontar este tipo de eventos. En el caso de la compatibilización de protocolos, la autoridad municipal dijo que el estudio permitirá desarrollar nuevas técnicas para afrontar movimientos sísmicos en La Paz, a propósito del movimiento sísmico que se sintió en la sede de gobierno este martes.

“Seguramente serán protocolos no sólo a nivel municipal, sino también interinstitucionales y donde tienen que participar Defensa Civil, Bomberos, la Gobernación, la Policía y los militares, entre otros. Si ocurriera un fenómeno así, la atención debe ser transversal e integral, no sólo municipal para coadyuvar de manera adecuada”, precisó.

La misión de expertos en las áreas de deslizamientos, inundaciones y sismos arribará a La Paz en febrero de 2012.