Las Vegas, Estados Unidos, (PL).- El dúo puertorriqueño Calle 13 se convirtió en el rey indiscutible de la música latinoamericana tras conquistar nueve de los 10 Grammys Latinos a los que aspiraba. Como apuntaron los pronósticos, René Pérez (Residente) y Eduardo Cabra (Visitante) arrasaron en la 12 edición de los lauros con su disco Entren los que quieran, una producción que nunca imaginaron hasta donde llegaría por todos los tropiezos que enfrentaron para promoverlo.

Calle 13 elevó a 21 la cantidad de Grammys acumulados hasta ahora (20 latinos y dos en su versión anglosajona), desde que en 2006 conquistaron los tres premios con su disco debut. Su disco Entren los que quieran es hasta ahora el que más postulaciones ha recibido en la historia de los lauros, que llegan a su 12 edición.

“Este es un fonograma que quizás no tuvo la radiodifusión como otros álbumes o cantantes. Somos un grupo que va contra la corriente, no porque queremos sino porque nos sale natural”, afirmó en septiembre último a la prensa René Pérez (Residente), su voz líder.

El Mandalay Bay Events Center de Las Vegas recibió a más de 300 artistas que competirán en géneros y estilos que van desde la música clásica, tradicional y tropical, hasta el jazz, el rock y el pop. Intérpretes veteranos, como los mexicanos Marco Antonio Solis y Los Tigres del Norte, y otros noveles como la argentina Claudia Brant, el español Pablo Alborán, el uruguayo Max Capote y la brasileña Paula Fernandes, figuraban entre los candidatos.

La agrupación boricua abrió la ceremonia, respaldado por la Orquesta Sinfónica Juvenil Simón Bolívar bajo la dirección del venezolano Gustavo Dudamel. Acostumbrado a lanzar mensajes donde quiera que está, René Pérez aprovechó la oportunidad para desfilar en la alfombra con una camiseta negra en la que se leía: “educación pública gratuita”.

Ha sido muy difícil para nosotros navegar contra la corriente, les doy las gracias a todos los latinoamericanos y a los raperos que hacen música independiente en las calles, expresó Pérez al recibir uno de los gramófonos. El lauro de grabación y canción del año es para toda Latinoamérica, hoy triunfó la música, que viva la música, repetía el vocalista. 

Puerto Rico también se llevó otros dos galardones, el de mejor artista revelación, entregado al cantautor Sie7e y el de álbum contemporáneo para Tito (El Bambino) con Invencible.

El panameño Rubén Blades y Seis del Solar se alzaron con un gramófono con Todos vuelven en la categoría de salsa, mientras que el cantaor español Diego El Cigala ganó en álbum de tango con Cigala y tango.

Los mexicanos reafirmaron su poderío en el género rock al vencer en esas categorías, en especial la banda Zoé, con tres lauros por su Música de fondo: MTV Unplugged. Maná ganó en mejor disco con Drama y luz.

Un premio póstumo fue reservado a la fallecida cantautora argentina Mercedes Sosa por su álbum Deja la vida volar – En gira.