(SENA-Fobomade, ABI y Erbol).- La viceministra de Medio Ambiente Cintya Silva revirtió las licencias ambientales de la empresa turística Tsimane Lodge, filial de Untamed Angling SA, que operaba en el TIPNIS, mientras que la Autoridad de Fiscalización y Control de Bosques y Tierra (ABT) dejó sin efecto los contratos de explotación forestal de las madereras Suri, Huanca Rodríguez, Isigo y otras.

Semanas atrás, el director de la Agencia para el Desarrollo de Macrorregiones y Zonas Fronterizas (ADEMAF) Juan Ramón Quintana denunció escandalizado que los dirigentes del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS) avalaron un lucrativo negocio turístico en su territorio, operado por empresarios extranjeros, a cambio de “migajas”. El funcionario olvidó mencionar que el leonino contrato de concesión, con exclusividad de 20 años, fue aprobado nada menos que en el gobierno de Evo Morales.

La empresa Untamed Angling (Pesca Salvaje) se dedica al negocio del turismo para millonarios en varios países de Sudamérica y en Estados Unidos. Sus clientes pagan hasta mil dólares por día de alojamiento. Se trata de una firma reconocida a nivel mundial y mencionada por varias publicaciones de prestigio en su ramo, como por ejemplo la revista de caza y pesca norteamericana Field & Stream.

En 2006, Untamed Angling comenzó a tramitar una autorización para prestar servicios turísticos de lujo en territorio boliviano, a través de su filial Tsimane Lodge. Pretendía desarrollar un proyecto de pesca deportiva en el Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS), específicamente en las nacientes del río Sécurey a orillas de los ríos Pluma e Itirizama.

La empresa Tsimane Lodge, de propiedad de los argentinos Marcelo Pérez y Joaquín Aracena y del brasilero Rodrigo Zalles, firmó un contrato de concesión de operación turística con la dirigencia de la Subcentral del TIPNIS y con el ex director del Servicio Nacional de Áreas Protegidas (SERNAP) Vladimir Orsolini el 23 de agosto de 2007. Tiempo después, consolidó su concesión con exclusividad de 20 años; comenzó a operar 2009, y en 2010 obtuvo la primera licencia de funcionamiento otorgada por el Viceministerio de Medio Ambiente.

El ex viceministro de Medio Ambiente Juan Pablo Ramos aprobó en 2010 la licencia ambiental para la construcción de infraestructura turística (CD 3 N 3699/10), y en 2011 la actual viceministra Cintya Silva firmó la licencia ambiental para operación turística (CD 3 N 4539/11).

La empresa extranjera construyó caminos, una pista de aterrizaje para vuelos internacionales y albergues de lujo en el área de la concesión. Se estima que sus huéspedes pagan cada uno alrededor de 7.600 dólares por semana de alojamiento.

El SERNAP corroboró que Tsimane Lodge, con sede en la ciudad de Trinidad, cuenta con participación de las TCOs indígenas TIPNIS y Chimán, y cumple con todos los requisitos legales para operar. “Hemos hecho cumplir las normas y las fichas ambientales y los permisos para operar”, aseguró la representante legal del SERNAP Ruth Suxo.

La viceministra Silva reconoció que la empresa cuenta con licencias, pero no descartó que se revisen los términos legales, en cumplimiento de la Ley de Protección del TIPNIS promulgada por el Presidente Morales. El artículo 4 de dicha norma establece que “Dado el carácter intangible del parque, se deberán adoptar las medidas legales correspondientes que permitan revertir, anular o dejar sin efecto los actos que contravengan esta naturaleza jurídica”.

Según el director de la ADEMAF Juan Ramón Quintana, “este es un contrato de control de dominio de 80 kilómetros sobre el río Sécure, aquí se instaló un monopolio en la actividad de turismo; es decir, supone que es una actividad que está por encima de la Constitución”.

Quintana no explicó por qué el gobierno al que representa aprobó ese negocio turístico anticonstitucional que deja “migajas” de 200 dólares en beneficio de los nativos del TIPNIS.

Suspenden licencias

Este viernes 11 de noviembre, la viceministra de Medio Ambiente informó que el gobierno boliviano emitió la resolución 037/2011 que revierte las licencias ambientales de las empresas de turismo en el TIPNIS, en cumplimiento de la Ley Corta que declara “intangible” al parque. “Hemos emitido una resolución administrativa que deja sin efecto las licencias ambientales de la operación turística debido a un informe que hace el Servicio Nacional de Áreas Protegidas sobre la situación legal de la otorgación de derechos”, confirmó Silva.

“Esta empresa no tenía un permiso especial del SERNAP para operar dentro del área protegida; entonces, no cumplió todos los plazos necesarios. Hoy estamos notificando a la empresa y una vez que el representante legal reciba la notificación debe suspender operaciones”, explicó.

La funcionaria reveló que la ABT emitió otra resolución que también desconoce los contratos suscritos con las empresas Suri, Huanca Rodríguez e Isigo. “Por otro lado la ABT emitirá una resolución que deja sin efecto los contratos de terceros o empresas con las comunidades para aprovechar los recursos forestales dentro del TIPNIS”, agregó.

El director de la ABT Clíver Rocha precisó que se emitieron otras resoluciones administrativas para frenar las actividades extractivas de madera de cuatro empresas en la región del Parque. “Estoy hablando de cuatro a cinco (concesiones) que en una superficie de 70 mil hectáreas (de bosques) que fueron aprovechadas por empresas (madereras). Nosotros, (ahora), preservaríamos el derecho de los titulares que son los indígenas”, dijo Rocha.

Esas empresas operaban en el TIPNIS con maquinaria pesada, además de la instalación de campamentos y la apertura de caminos para transportar grandes volúmenes de troncos de madera hacia las ciudades de Trinidad, La Paz y Cochabamba.

El alcalde de Villa Tunari Feliciano Mamani propuso militarizar el TIPNIS para detener el saqueo de recursos naturales y conservar la naturaleza. “Los militares deben sentar presencia en el Isiboro Sécure, donde viven los hermanos indígenas para que los empresarios y loteadores dejen de saquear madera y sacrificar las especies de la fauna”, apuntó.

Planteó que la idea sería contar con un puesto militar, por el momento, pero cuando haya la carretera aumentar el número de militares para un efectivo control en la reserva natural, donde operan emporios privados de turismo, empresas madereras y se ha montado una industria de cueros de saurios.

El Presidente Evo Morales reconoció el jueves que el carácter de intangibilidad del TIPNIS afecta a los nativos de la zona. “Es una reserva que hay que mantener en su estado natural y ni el Estado puede intervenir cuando una región es intangible… La intangibilidad nos afecta a todos y, especialmente, a la gente que vive dentro del Parque Isiboro Sécure”, afirmó

De otra parte, el integrante del Comité Político de laConfederación de Pueblos Indígenas de Bolivia (CIDOB) Lázaro Tacó declaró a la red Erbol que el Ejecutivo dilata la reglamentación de la Ley de Protección del TIPNIS en el plazo establecido, puesto que hasta ahora no revisa el reglamento propuesto por su organización.

“El gobierno no ha trabajado en la revisión. Nosotros hemos presionado el día lunes y recién el martes han empezado a trabajar, porque no le han dado la seriedad al reglamento que hemos propuesto. Si no hubo voluntad política de poder conversar (es porque) se está buscando dilatar la reglamentación de la Ley Corta”, denunció Tacó.

Con información de El Deber, El Diario yhttp://www.tsimanelodge.com/

http://www.clarin.com/politica/negocio-pesca-top_0_275372489.htmlhttp://www.zinio.com/browse/issues/index.jsp?skuId=416084636http://www.untamedangling.com/http://www.frontierstravel.com/public/freshwater/1/tsimane_lodge_pluma_camp_overview/tsimane_lodge_pluma_camphttp://www.zinio.com/browse/issues/index.jsp?skuId=416084636