París.- El embajador boliviano Pablo Groux Canedo fue elegido Presidente de la 18ava Asamblea de Estados Partes de la Convención de Patrimonio Mundial de la UNESCO, organismo internacional consagrado a la educación, las ciencias y la cultura que celebra su 36ava Conferencia General en París.

El embajador del Ecuador ante la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) Lautaro Pozo-Malo presentó la candidatura del boliviano Groux Canedo, ex Ministro de Culturas, para presidir los trabajos de la Asamblea, a tiempo de destacar que su candidatura cuenta con el endoso del Grupo de América Latina y el Caribe (GRULAC).

La candidatura fue secundada por el representante de Perú y aprobada por la Directora General de la UNESCO Irina Bokova y por el director General de Patrimonio Mundial Kishore Rao. Ésta es la primera vez que Bolivia preside la Asamblea de Estados Partes de la Convención del Patrimonio Mundial que fue instaurada en 1972, a la cual Bolivia se adhirió desde sus inicios.

El embajador Groux fue invitado a la testera y recibido con los aplausos de la sala. El embajador agradeció “el honor que me hace esta reunión de estados, al ser también una reunión de pueblos” y deseó a la Asamblea un trabajo fructífero y que “nuestro trabajo pueda ser reconocido por nuestros mandantes”.

La 18ava Asamblea de Estados Partes de la Convención del Patrimonio Mundial sesionará hasta el miércoles 9 de noviembre y la presidencia de Bolivia se extiende hasta la próxima Conferencia General de la UNESCO en 2013.

Por otro lado, México fue electo miembro del Consejo Ejecutivo de la UNESCO para el periodo 2011-2015. La candidatura de México para el Consejo Ejecutivo, que integran 58 estados, fue apoyada por 152 naciones. Un comunicado de la Secretaría de Relaciones Exteriores mexicana afirma que la participación en este organismo permitirá a su país impulsar los programas de cooperación en materia educativa, científica y cultural. También, añade la nota, posibilitará incrementar los programas para preservar el patrimonio cultural (tradiciones locales, lenguas, música y danza).

Las tareas pendientes de Bolivia

La 35ava reunión del Comité de Patrimonio Mundial de la UNESCO recomendó al gobierno boliviano preservar mejor los bienes patrimoniales de Tiwanaku y Potosí, y en lo posible aprobar un decreto supremo que fortalezca una institucionalidad más acorde con la nueva Constitución. La UNESCO clasificó al “Centro Político y Espiritual de la Cultura de Tiwanaku” en la categoría de Sitio Cultural.

El Comité instó a garantizar recursos humanos y financieros necesarios para la conservación y gestión del sitio arqueológico de Tiwanaku; financiar un estudio en la zona adyacente; y crear e instalar un sistema de drenaje integrado. Además, pidió organizar una reunión internacional para definir las disposiciones reglamentarias necesarias para el plan de conservación de Tiwanaku. Bolivia deberá presentar un informe actualizado hasta febrero de 2013.

La ministra de Culturas Elizabeth Salguero verificó que el Sitio Arqueológico no está abandonado y tampoco tiene signos de deterioro, aunque reconoció que hay humedad y moho. En una reciente inspección de los trabajos de refacción del museo lítico, Salguero confirmó que falta concretar la tercera fase por el incumplimiento de la empresa RAH-GOMEZ, acusada de cometer más de siete delitos, por lo que el Ministerio de Culturas le inició un proceso judicial.

Salguero señaló que lo prioritario es consolidar el proyecto del Decreto Supremo CIAAAT Tiwanaku (Centro de Investigaciones Arqueológicas, Antropológicas y Administración de Tiwanaku), que tendrá la potestad de gestionar y fiscalizar todos los trabajos de estudio, investigación, conservación, preservación y restauración del patrimonio arqueológico de Tiwanaku. El documento legal ya fue consensuado y suscrito por la Gobernación de La Paz y actualmente se espera su promulgación.

Por otro lado, el Comité de Patrimonio Mundial recomendó al Estado Plurinacional tomar medidas de urgencia en el Cerro Rico de Potosí, identificadas por la misión de expertos que visitaron el emblemático yacimiento, a fin de proteger las vidas de los mineros que aún laboran en sus parajes. La UNESCO consideró indispensable asegurar la estabilidad estructural de la cima del Cerro Rico y modificar el Decreto Supremo 27787 con el fin de detener toda prospección, extracción y cualquier otra intervención entre las cotas 4400 y 4700.

Se requirió un estudio topográfico y la organización de una reunión técnica de expertos a inicios de 2012 para evaluar los estudios requeridos y un informe actualizado sobre el estado de conservación del Cerro para ser presentado al Comité de Patrimonio Mundial en su 36ava sesión en 2012. La UNESCO advirtió que en ausencia de un progreso sustancial, considerará la posibilidad de inscribir el Cerro Rico en la Lista de patrimonio mundial en riesgo.

De otra parte, el Estado Plurinacional de Bolivia presentará ante la UNESCO la candidatura de las danzas del Pujllay y Ayarachi para que integren la lista representativa del patrimonio inmaterial de la humanidad. Las investigaciones y ponencias respectivas están a cargo de especialistas de la Fundación para la Investigación Antropológica y el Desarrollo Antropólogos del Surandino (ASUR) y la Organización no Gubernamental CARE, en coordinación con la embajadora de Bolivia en Francia Luzmila Carpio y el embajador Groux.