(ABI y PL).- En el primer semestre del año se reportaron al menos 277 casos de feminicidio en Bolivia, develó el Viceministerio de Igualdad de Oportunidades, dependiente del Ministerio de Justicia. Una de cada tres mujeres en el mundo es violentada y no hay estadística que cubra eso, dijo Nadine Gosman, directora para América Latina de una campaña contra la violencia de género del Secretario General de ONU.

“Las estadísticas proporcionadas por la Dirección de Planeamiento de la Policía muestran que se registraron 277 casos, cifra que debe llevarnos a la reflexión y la propuesta”, informó la viceministra de Igualdad de Oportunidades Gardy Costas durante las primeras jornadas internacionales sobre violencia de la mujer.

La autoridad reconoció que hay un incremento de violencia en contra de la mujer que termina en feminicidio sexual, infantil, íntimo o conyugal, familiar o por estigmatización; comentó que generalmente la violencia contra las mujeres es progresiva.

Para buscar alternativas que contengan estos casos, se ha decidido realizar en La Paz, Bolivia, las jornadas internacionales sobre la problemática. Para intercambiar experiencias y buscar mecanismos contra a la violencia y feminicidio fueron invitadas al evento Julia Estela Monárrez (México), Ana Carcedo (Costa Rica), Katherine Ronderos (Colombia), Alba Trejo (Guatemala), Mónica Bayá y Patricia Brañez (Bolivia).

Las primeras jornadas internacionales convocadas por el Viceministerio de Igualdad de Oportunidades y la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos en Bolivia tiene el objetivo de mirar la violencia en general, sobre todo la realidad del feminicidio, entendido como de una de las formas extremas de violencia contra las mujeres.

Una de cada tres mujeres en el mundo es violentada y no hay estadística que cubra eso, alertó en Panamá Nadine Gosman, directora para América Latina de la campaña contra la violencia de género del Secretario General de ONU, durante el lanzamiento de la campaña “Únete para poner fin a la violencia contra las mujeres”, auspiciada por Ban Ki-mon.

La campaña se inició en América Latina en noviembre de 2009 en Guatemala con el apoyo de los jefes de Estado, de la sociedad civil y de los partidos. Esa cruzada consta de tres pilares: lucha contra la impunidad, un asunto presente que se convierte en un problema que no solo afecta a la mujeres sino que deja libre a los victimarios y deja un mensaje raro, sospechoso, a los ojos de todos.

El segundo pilar es el trabajo que hacemos por la educación formal e informal con la sociedad civil y los medios para prevenir la violencia. Su sentido es reiterar que no queremos más violencia. El tercero es responsabilizar a todo el mundo con el problema y apoyar el llamado del secretario general a los hombres, niños, adolescentes, a los artistas, a la sociedad civil, organizaciones, para que le pongamos fin a la violencia y trabajemos a nivel familiar, personal, comunitario y social.

Gosman dijo que las estadísticas revelan una violencia contra la mujeres en todas sus formas: física, sexual, psicológica y hasta patrimonial. En ese sentido, expresó el llamado del secretario general responde al derecho de todas a vivir en un mundo libre de violencia. Estudios realizados demuestran que si no ponemos fin a ese flagelo no se lograrán los objetivos de desarrollo del milenio.

En ese marco, la campaña ha llamado artistas de toda la región para que trabajen con nosotros y nos den idea de cómo involucrar a ese sector tan importante, explicó. Anunció que los buenos resultados obtenidos lo estimula a lanzar una nueva idea que se llama CREA como parte de la campaña Únete para poner fin a la violencia contra las mujeres y esperamos una favorable acogida de los artistas de la región a quienes va dirigida inicialmente.