(ABI).- Del 1 de enero al 2 de noviembre del 2011, la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC) erradicó 9.157 hectáreas con 571 metros cuadrados de coca excedentaria y los sindicatos sancionaron a más de 35 afiliados del trópico de Cochabamba por excederse del cato de coca. Bolivia no cederá ni un milímetro en la lucha contra el narcotráfico, ratificó el viceministro de Defensa Social Felipe Cáceres durante el 50 periodo de sesiones de la Comisión Interamericana para el Control del Abuso de la Droga (CICAD), que se celebra en Buenos Aires.

El comandante Nacional de la FTC coronel Willams Kalimán expresó su satisfacción por los resultados logrados en apego al respeto de los derechos humanos y en coordinación con los productores de coca, en cuatro regiones de Bolivia. “Gracias al esfuerzo y sacrificio de los policías y militares de la FTC estamos sobrepasando las 9.157 hectáreas con 571 metros cuadrados de coca”, remarcó igualmente el viceministro de Coca y Desarrollo Integral Germán Loza.

Loza dijo que estos resultados hacen prever que hasta el 31 de diciembre se cumplirá con la meta trazada por el Jefe de Estado Evo Morales “de batir este año el récord de erradicación de coca excedentaria e ilegal”. A su juicio, no es una tarea fácil porque implica un gran sacrificio con la movilización de efectivos militares y policiales que deben sortear obstáculos de carácter climatológico para ingresar a las áreas de demarcación y erradicación.

Detalló que en Los Yungas de La Paz fueron erradicadas 1.717 hectáreas; en el trópico de Cochabamba 6.985 (incluye los parques Carrasco e Isiboro Sécure); en Yapacaní-Santa Cruz 380 (incluye Ichilo y la Reserva Forestal El Choré); y en San Borja-Beni 74 hectáreas. Del 1 de enero al 2 de noviembre fueron destruidos 39.336 metros cuadrados de almácigos en Los Yungas de La Paz, 9.805; en San Boja, Beni 711; en el trópico de Cochabamba, 28.080; y en Yapacaní-Santa Cruz, 740 metros cuadrados.

Loza garantizó que la erradicación se lleva delante de una forma transparente y con el control social para que los afiliados a las seis federaciones de productores del trópico de Cochabamba cumplan con el cato de coca que equivale a 1.600 metros cuadrados. “Los compañeros que se excedieron con el cato de coca suman 35, muchos de ellos con la reversión de sus tierras y otros factores”, mencionó.

Bolivia ratificó que no cede ni un milímetro al narcotráfico y que cumple con su responsabilidad de enfrentar con decisión a este delito de lesa humanidad. Esas aseveraciones fueron formuladas por el vice ministro de Defensa Social Felipe Cáceres durante el 50 periodo de sesiones de la Comisión Interamericana para el Control del Abuso de la Droga (CICAD), que se celebra en Buenos Aires.

“Los golpes certeros al narcotráfico que se dieron con el desmantelamiento de factorías de pasta base y laboratorios de cristalización de cocaína es una muestra que Bolivia no ha cedido espacios al tráfico ilícito de drogas”, dijo en una comunicación telefónica con la ABI desde Argentina.

El Jefe Antidroga participa en las deliberaciones de ese evento internacional junto a autoridades y expertos de 34 países que dan a conocer los avances logrados en la lucha contra el narcotráfico, tanto sobre las tareas de interdicción, prevención del consumo de droga y la reducción concertada de cultivos excedentarios de la coca.

Cáceres destacó que este año pretende romper todos los récords de erradicación de coca logrados hasta el momento al alcanzar las 10.000 hectáreas, el doble de lo que establece anualmente la Ley de Lucha contra el narcotráfico. Puntualizó que esos resultados se logran en forma gradual en base a la concertación con los productores de hojas de coca de Los Yungas del departamento de La Paz y el trópico cochabambino.

Agregó que, además, se incrementaron las incautaciones de cocaína, al punto que igualmente se superará n esta gestión el récord con la confiscación de al menos 28 toneladas de la droga. Desde que asumió a la administración de Bolivia, el presidente Evo Morales ha llevado adelante una implacable lucha contra la droga, en el marco del respeto pleno a los derechos humanos, con dignidad y soberanía, resaltó Cáceres en su intervención.

Comentó que existe marcada expectativa por la exposición que desarrollará el sistema de la Oficina de Naciones Unidas contra las Drogas y el Delito (UNODC) para el control de los precursores químicos y el tránsito de los mismos, además de la reducción de la oferta de drogas.

Igualmente se dará a conocer el informe sobre la primera sesión del Grupo de Expertos Gubernamentales que permitirá el intercambio de información y la cooperación multilateral de las diferentes delegaciones que participan en el evento.

En la reunión, que concluirá el viernes participan, delegaciones al más alto nivel de 34 países integrantes de la CICAD, organismo que delinea la política hemisférica para el control de drogas en la región. El encuentro comenzó el miércoles y fue inaugurado por el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, y por el actual presidente de la CICAD, el surinamés Chandrikapersad Santokhi.

Argentina formalizó su candidatura a la Presidencia Pro Tempore del organismo interamericano, y durante la reunión los representantes de los distintos miembros de la OEA deberán votar la propuesta.

La CICAD fue creada por la OEA en 1986. Cada Gobierno miembro nombra a un representante para participar en las reuniones que se celebran dos veces al año. La CICAD maneja programas de cooperación y coordinación entre los países miembros para reducir la producción, tráfico y consumo de drogas ilegales.