A medianoche del 30 de octubre nació en Filipinas, India o África el habitante número siete mil millones del planeta Tierra. Se trata de un hito sin precedentes en un escenario marcado por el envejecimiento poblacional y las inequidades sociales, señala el Fondo de Naciones Unidas de la Población (UNPFA).

El informe Perspectivas de la Población Mundial presentado la semana pasada por el UNPFA en Nueva York llama la atención sobre el continuo crecimiento demográfico en el mundo, hasta alcanzar este lunes los siete mil millones de habitantes, dos veces y media más de lo registrado hace 60 años.

La manera en que respondamos hoy determinará si tendremos o no un futuro saludable, sostenible y próspero, o si ese futuro se caracterizará por desigualdades, deterioro ambiental y reveses económicos, advierte el informe titulado “7 Mil Millones de Personas: su mundo, sus posibilidades”.

“Si planificamos y efectuamos desde ahora las debidas inversiones en las personas—a fin de facultarlas para que puedan efectuar opciones que beneficien no solamente a esas personas, sino también a nuestros bienes públicos—nuestro mundo de 7 mil millones podrá contar con ciudades prósperas y sostenibles, fuerzas laborales que impulsen a las economías y poblaciones de jóvenes que contribuyan al bienestar de sus sociedades”, afirma el director ejecutivo del UNFPA Babatunde Osotimehin en el prólogo del informe.

Hace dos mil años había unos 300 millones de seres humanos en la Tierra; en 1800 sumaron mil millones; dos mil millones en 1927, tres mil millones en 1959, cuatro mil millones en 1974, cinco mil millones en 1987 y seis mil millones en 1999, revela la investigación realizada por el departamento de Asuntos Económicos y Sociales de la ONU.

Según el estudio, cada año nacen unos 80 millones de nuevos habitantes, cifra equivalente a la población de Alemania o de Etiopía. El año 2000 vivían en el planeta 6.100 millones de personas, y en poco más de 10 años la cifra creció en 900 millones. La población mundial llegó a siete mil millones este lunes 31 de octubre de 2011.

Expertos de la ONU preveían que el bebé siete mil millones nacería en India o África, por sus tasas de crecimiento y fecundidad, aunque el Fondo de Población de Naciones Unidas pronosticó que la que rompería el récord sería una niña africana.

El UNPFA identificó a Asia como la zona más populosa del mundo durante este siglo, y pronosticó que África pasará de los mil millones de pobladores actuales a 3.600 millones en 2100, una explosión demográfica que constituye un desafío en términos de seguridad alimentaria, tenencia de la tierra, degradación del medioambiente y suministro de agua.

En 1950 poblaban el continente africano entre 205 y 228 millones de habitantes y 40 años después esa cifra se cuadriplicó. Las mujeres africanas tienen en promedio 5,5 hijos; y la población de la región subsahariana crece 2,5% cada año, sobre todo en Etiopía y Somalia, y en alguna medida Suráfrica. Al sur del Sahara predomina el sexo femenino, excepto en Angola, Mozambique, Etiopía, Somalia y Yibuti; mientras los hombres son mayoría en África del Norte, menos en Marruecos, Sahara Occidental, Mauritania y Chad.

Para 2025 India contará con 1.460 millones de pobladores y superará a China (1.390 millones), convirtiéndose en el país más poblado del mundo. En 2050 habrá 1.720 millones de indios frente a 1.290 millones de chinos. Las dos naciones concentrarán el 36% del total mundial en la próxima década.

El Instituto Nacional de Estudios Demográficos (INED) de Francia prevé que la población del gigante asiático descenderá ligeramente en las próximas cuatro décadas. La proporción demográfica china con respecto a la mundial se redujo en los últimos 30 años del 22 al 19%. La Comisión Nacional de Población y Planificación Familiar calcula que la nación asiática contaba a finales de 2010 con 1.339 millones habitantes.

El Population Reference Bureau señala que en las próximas décadas alrededor del 95% del crecimiento poblacional global ocurrirá en Asia, África, Latinoamérica y el Caribe. En 2050, Bangladesh, Congo, Etiopía, Tanzania, Uganda y Nigeria estarán entre los 20 más poblados del planeta. Detrás de China estarán Nigeria (433 millones), Estados Unidos (423 millones), Pakistán (314 millones), Indonesia (309 millones), Bangladesh (226 millones) y Brasil (223 millones).

El INED de Francia pronostica que de aquí a 2050 la población de América Latina y el Caribe aumentará de 596 millones a 746 millones de habitantes. Brasil será el país más poblado de la región con 223 millones de personas, seguido por México. Entre 1990 y 2010, la población mexicana creció en un promedio anual de un millón y medio de personas, con lo cual el país llegó a 112,3 millones de habitantes, informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Se estima que la población mexicana subirá de 114,8 millones a 144 millones de personas en 2050. Continuarán Argentina (58 millones), Colombia (53 millones) Venezuela (42 millones), Perú (39 millones), Guatemala (27 millones), Chile y Ecuador (20 millones), Bolivia (17 millones), Honduras (13 millones), Haití (14 millones), Dominicana (12 millones) y Cuba (11 millones). Honduras experimenta un alarmante crecimiento poblacional con 200 mil nacimientos al año y más de un millón en un quinquenio, según el Registro Nacional de las Personas (RPP), que cuenta con una población de más de ocho millones de habitantes.

A nivel global, la ONU estima que en 2050 vivirán en el planeta 9.300 millones de personas, y más de 10 mil millones a finales de siglo, dependiendo del comportamiento del índice de fecundidad. Si éste tiende a subir, la población podría elevarse a 10.600 millones en 2050 y a más de 15 mil millones a fines del siglo XXI.

Datos demográficos

El promedio de hijos por mujer en Centroamérica y Asia Oriental era de 6,7 y 6 en 1950 y en la actualidad es de 2,6 y 1,6, respectivamente. Al mismo tiempo, la esperanza de vida aumentó de 48 años a principios de la década de 1950 y a 68 en 2000-2010, mientras que la mortalidad infantil se redujo de 133 por cada mil nacidos vivos a mediados del Siglo XX a 46 en el quinquenio 2005-2010.

Se espera que los países con mayores índices de fecundidad avanzarán hasta los 77 años en esperanza de vida en 2100. En Estados con tasa de fecundidad media llegará a los 82 años, y en los de baja se situará en los 86 años, calcula la ONU. La esperanza de vida en China pasó de 68 a 73,5 años en tres décadas, cifra comparable a la de los países medianamente desarrollados. El UNPFA informó que la tasa de natalidad en Bolivia en 2000 era de cuatro hijos por mujer, la cual se reducirá hasta 2,9 hijos en 2015, mientras que en el período 2010-2015 los varones tendrán una esperanza de vida de 65 años y las mujeres de hasta 69 años.

La explosión demográfica de menores de 25 años y el envejecimiento poblacional constituye un gran reto para gobiernos y organismos internacionales. De los siete mil millones de personas de todo el mundo, alrededor de 1.800 millones son jóvenes de entre 10 y 24 años de edad, la generación más numerosa de jóvenes de la historia humana, subraya el UNFPA, en tanto que 893 millones de personas tienen 60 o más años de edad, cifra que se triplicará hasta 2.400 millones en 2050. 

Los menores de 25 años ya constituyen el 43% de la población mundial; representan el 30% de la población de los países desarrollados y hasta el 60% en las naciones menos adelantadas. Más de 100 millones de adolescentes no asisten a la escuela y 15 millones de muchachas menores de 20 años se convierten en madres cada año.

Se estima que en los países en desarrollo hay 215 millones de mujeres en edad reproductiva que carecen de acceso a servicios de planificación familiar voluntaria. Diariamente seis mil jóvenes en promedio son infectados por el VIH, una buena parte de los cuales son féminas residentes en África subsariana y Asia.

Casi dos mil millones de personas vivían en las urbes en el año 2000 y se prevé que para 2030 esa cifra se duplicará. El 82% de la población mundial vive en los países menos desarrollados y dentro de 40 años ese porcentaje subirá al 86%.

Con información de Prensa Latina.