Luque, Paraguay, (PL).- El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, afirmó hoy aquí en la XXI Cumbre Iberoamericana que para lograr verdaderamente el desarrollo tenemos que vencer el neocolonialismo y el neocentrismo.

En su discurso en el plenario, a donde retornó después de abandonarlo ante el discurso de la vicepresidenta del Banco Mundial, Pamela Cox, apuntó que la clave es cambiar las relaciones de poder en Latinoamérica y convertir los Estados históricamente burgueses en verdaderamente populares.

Para lograr el desarrollo de los países latinoamericanos se debe vencer el neocolonialismo que se manifiesta en las políticas que los organismos internacionales imponen en estos países, subrayó.

El mandatario señaló que en América Latina “el Estado no ha respondido a los valores, principios, realidades y las necesidades de justicia social” de sus países, sino a las relaciones de poder interna y externa. “Si queremos lograr verdaderamente el desarrollo, lo primero que tenemos que hacer el vencer el neocolonialismo y el neocentrismo”, remarcó.

Correa apuntó que para nuestra América es sumamente importante reconocer nuestra diversidad, el punto de partida, no el punto de llegada. Tenemos que tener Estados que verdaderamente sean representaciones de la gran mayoría, sostuvo, y agregó que mucho tiene que ver el cambio cultural.

Queremos un Estado para el desarrollo, afirmó, y eso significa transformar los procesos políticos. “Gracias a Dios se está dando (éso) en nuestra América”, subrayó.

En la apertura del foro, el presidente ecuatoriano rechazó la intervención de la vicepresidenta del Banco Mundial, Pamela Cox, y abandonó momentáneamente la sesión plenaria.

En declaraciones a la prensa al salir del salón principal del Centro de Convenciones de la Confederación Suramericana de Fútbol, manifestó que “esa señora” cuando él era ministro de Economía le negó personalmente en Washington un crédito “porque usted ha cambiado la política económica”.

Y de esta burocracia internacional chantajista con los créditos, con los dólares, ¿es que tenemos que recibir cátedra de política económica y moral en un foro iberoamericano?, preguntó Correa. Hasta cuándo, dijo, “empecemos cambiando algo, y en primer lugar el neocolonialismo, liberémonos de esta burocracia internacional”, subrayó.

Finaliza Cumbre Iberoamericana con aprobación de documentos

La XXI Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno concluirá con la aprobación de la Declaración de Asunción y otros documentos, y el traspaso de la presidencia pro témpore a España.

El salón principal del Centro de Convenciones de la Confederación Suramericana de Fútbol, en Luque, servirá de sede a la plenaria de mandatarios y jefes de delegaciones, quienes brindarán sus puntos de vista sobre el tema de la reunión: Transformación del Estado y Desarrollo.

Desde el martes y hasta el viernes los coordinadores nacionales, responsables de cooperación, y por último los cancilleres, perfilaron los documentos conclusivos que serán evaluados y aprobados por los gobernantes este sábado.

Este año serán presentados 18 comunicados especiales a ser evaluados por los dignatarios y representantes, cinco más que los aprobados en la anterior reunión de Mar del Plata.

El presidente paraguayo, Fernando Lugo, abrirá la jornada y cederá la palabra al secretario iberoamericano, Enrique Iglesias, quien antecederá al canciller local, Jorge Lara, para luego iniciarse las intervenciones del resto de los participantes.

La cumbre se da en un momento privilegiado de la historia de Paraguay y de los pueblos latinoamericanos, expuso Lugo anoche al dejar inaugurado el encuentro con la presencia de nueve presidentes, cinco vicepresidentes y ocho cancilleres.

El mandatario señaló que el tema de la reunión coincide con un tiempo de intensa tensión de las economías de los países desarrollados, “a lo cual se suman las movilizaciones ciudadanas, que están sondeando algún rumbo desde su civilidad”.

En el fondo, aseguró, todo se vincula con los debates sobre el rol del Estado, y con ello el derecho de participar y decidir sobre políticas económicas. El presidente paraguayo subrayó que los modelos económicos regidos en la región hasta ahora fueron importados y están agotados.

Asistieron a la apertura del cónclave los presidentes Evo Morales (Bolivia), Ollanta Humala (Perú), Aníbal Cavaco (Portugal), Ricardo Martinelli (Panamá), Felipe Calderón (México), Sebastián Piñera (Chile), José Luis Rodríguez Zapatero (España), Antoni Martí (Andorra), y el anfitrión.

Estuvieron presentes los vicepresidentes de Brasil, Colombia, Honduras y Uruguay, y los cancilleres de Argentina, Cuba, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Nicaragua, Dominicana y Venezuela.