La tasa de crecimiento del sector industrial boliviano registró una contracción sostenida en el período 2006-2011. El año pasado la producción manufacturera de Bolivia creció 2,59%, la sexta tasa más alta de Sudamérica, pero a junio de 2011 cayó al último lugar de Sudamérica.

El Producto Interno Bruto (PIB) industrial boliviano creció 8% en 2006, cayó a 2,59% en 2010, y subió ligeramente a 2,7% en junio de 2011, según la Cámara Nacional de Industrias (CNI). En 2010, el PIB industrial boliviano creció 2,59%, después de Perú (13,6%), Brasil (10,5%), Argentina (9,8%), Colombia (5,1%) y Uruguay (3,5%), según datos del INE y del Ministerio de Economía y Finanzas Públicas.

Hasta junio de 2011, el PIB Industrial boliviano creció 2,7%, la tasa más baja de Sudamérica, y por debajo del promedio regional de 4,7%, indica el Reporte Focus Economics de Octubre 2011.

La CNE atribuye el descenso de la actividad productiva industrial a los problemas de provisión de energía (gas y energía eléctrica); a las restricciones a las exportaciones no tradicionales y con valor agregado; la excesiva “tramitología” del sector público que frena la expansión y creación de empresas; el cierre de mercados externos para las exportaciones manufactureras como el ATPDEA; y a la incertidumbre sobre las nuevas leyes económicas, entre ellas las de Inversiones, de Comercio, de Exportaciones, de Bancos, de Competencias, de Defensa del Consumidor y el nuevo Código de Minería.

A nivel macroeconómico, agrega la CNE, las causas de la contracción de la producción industrial radican en las políticas económicas concentradas en controlar la inflación que traban el crecimiento industrial. Es el caso, por ejemplo, de la apreciación del tipo de cambio que favorece a las importaciones, los controles de precios, las restricciones a las exportaciones de productos manufactureros y la creación de empresas estatales, entre otros factores.

“El sector exportador está de regular a mal”

El presidente de la Cámara de Exportadores de Santa Cruz (CADEX) Ramiro Monje aseguró que el sector se ha visto perjudicado por una serie de medidas que restringen la venta de productos en el país y en el extranjero. “El sector exportador está de regular para mal y Santa Cruz ha recibido el mayor empate de la política del gobierno. No ha podido efectuar ventas a largo plazo porque ya no confían en nosotros”, declaró Monje en el programa el BUNKER de Radio Marítima, conducido por Agustín Zambrana.

Monje dijo que el Decreto Supremo 29480 de 2007 freno las exportaciones de aceite refinado y crudo de soya y de aceite de girasol, y desde entonces se lanzaron más medidas similares con el fin de garantizar la seguridad alimentaria nacional. “El sector exportador y los empresarios nunca nos hemos politizado, nos han obligado entrar a hablar de política, un campo que no conocemos, porque con razones técnicas no nos hacían caso. Pero en el fondo lo que se estaba buscando es tener el control del aparato productivo de Santa Cruz”.

Señaló además que se ha creado todo un sistema para controlar las exportaciones en Bolivia, bajo el eslogan “Precio Justo”, pero éste ha traído consigo bastantes connotaciones “porque como los precios están tan bajos algunos productos se han ido por contrabando y las fronteras no la cuidamos los empresarios”.

Según el presidente de la CADEX, la importación de maíz ha crecido notoriamente; en 2010 se importó el producto por valor de ocho millones de dólares de Argentina y para este año las compras ya habrían alcanzado 32 millones de dólares.

Hasta agosto de 2011, las ventas externas de minerales e hidrocarburos continúan sustentando el 30% de crecimiento del valor de las exportaciones bolivianas, que en volumen crecieron 4% respecto a la gestión anterior, informó el Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE).

En los primeros ocho meses del año, el precio promedio de las exportaciones se elevó a 438 dólares por tonelada, frente a 348 USD/TON de 2010 y a 343 USD/TON de 2008. El valor total de las exportaciones fue de 5.778 millones de dólares, superando en 1.344 millones a 2010, y en 1.166 millones a 2008.

Las Exportaciones Tradicionales totalizaron 4.875 millones de dólares en los primeros ocho meses de 2011, logrando un 43% de incremento respecto a 2010. Significaron el 84% del total exportado, ratificando su dependencia en las exportaciones de gas y minerales.

En ocho meses, las Exportaciones no Tradicionales acumularon 902 millones de dólares, inferior en 11% en valor y 33% en volumen respecto al 2010. Su participación en las exportaciones globales fue de 16%. En el período, casi todos los rubros no tradicionales mantienen sus exportaciones en caída, excepto Cueros. Las exportaciones de Cueros crecieron 13 millones de dólares en relación a 2010, y 50% por encima de 2008.

Las exportaciones de Soya y Derivados disminuyeron en 13 millones de dólares (-3%) respecto a agosto de 2010 y cayeron en 20 millones (-5%) en relación a 2008. Las ventas de Girasol y Derivados cayeron 43% respecto a 2010 y más de 32 millones de dólares en términos de valor. Comparado con 2008, la caída es de -65%.

Las exportaciones de Azúcar, Alcohol y Derivados registraron apenas 13 millones exportados, cayendo 82% respecto a 2010 y 72% en relación a 2008. Las ventas de Confecciones Textiles cayeron de 37 millones de dólares en 2010 a 24 millones en 2011 (-36%).