Yacuiba y La Paz (ABI).- La petrolera estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) suscribió un contrato con la empresa españolaTécnicas Reunidas para la construcción de la mega planta de Separación de Líquidos del Gran Chaco, la tercera más grande de Latinoamérica y la primera de ese tipo en Bolivia, con una inversión aproximada de 498 millones de dólares, contemplada en el Plan de Inversiones 2009-2015 de YPFB Corporación.

La española Técnicas Reunidas iniciará la construcción de la Planta de Separación de Líquidos del Gran Chaco en noviembre en la región de Madrejones, distante a 18 kilómetros de la ciudad de Yacuiba, y en proximidades del Gasoducto de Integración Juana Azurduy de Padilla (GIJA), que provee ese energético boliviano a Argentina, con un plazo de entrega de 29 meses. 

La mega planta procesará diariamente 32 millones de metros cúbicos de Gas Natural desde 2014. Además, producirá 2.037 toneladas métricas día (TMD) de gas licuado, 2.087 barriles de gasolina natural por día y adicionalmente procesará 2.030 TMD de etano, que es el principal elemento para el proceso de industrialización de los hidrocarburos y 1.054 BPD de isopentano, según YPFB.

El gerente nacional de Plantas de Separación de Líquidos Gerson Rojas informó que la planta generará 1.000 millones de dólares por año, cubrirá toda la demanda interna de licuables y convertirá a Bolivia en un exportador de GLP y gasolina en Latinoamérica.

El Presidente Evo Morales aseguró que con la firma del contrato se inicia la segunda etapa de la nacionalización de los hidrocarburos, que impulsó su gobierno en 2006, y que abre el camino de la industrialización. “La recuperación de nuestros recursos naturales y su industrialización es todo un proceso. Ahora empezamos a pasar a la segunda etapa con este contrato de la construcción de una planta en el Chaco boliviano. Es el inicio de la industrialización, darle el valor agregado a este recurso natural tan importante”, remarcó el Mandatario.

El Jefe de Estado dijo que la nacionalización de los hidrocarburos es “una tarea cumplida”, demandada por el pueblo boliviano, en años de lucha, al asegurar que sólo ese hecho “cambió la economía de Bolivia”. Apelando a datos oficiales, argumentó que después de la nacionalización de los hidrocarburos, el 1 de mayo de 2006, la economía del país ha crecido, al igual que las reservas internacionales, la inversión, el ingreso de las alcaldías y las gobernaciones, que incrementaron sus ingresos en 200 o 300 veces.

Recordó que también todas las universidades públicas del país se beneficiaron con esos ingresos que permitieron, además, implementar bonos y rentas, como el Juancito Pinto, Juana Azurduy de Padilla y la Renta Dignidad. Aunque reveló que su gobierno, trabaja en proyectos de industrialización desde 2006, no sólo de los hidrocarburos, sino de los minerales y en otros rubros.

“Yo creo que entre el 10 y 12 de noviembre seria la fecha de comienzo oficial del proyecto. Yo calculo que para este proyecto se necesitarán 3.000 trabajadores bolivianos”, dijo a la ABI el director de la Unidad de Negocios de la empresa española José Luis Gutiérrez. La compañía entregó dos boletas de garantía para la edificación de la mega planta: la primera de pago adelantado de alrededor de 35 millones de dólares y la segunda de ejecución del proyecto por 100 millones de dólares.

El embajador de España en Bolivia Ramón Santos afirmó que existe un creciente interés de las empresas españolas para invertir en proyectos que aporten al desarrollo energético de Bolivia. “Lo que yo si veo es un creciente interés de las empresas españolas en Bolivia, de hecho están viniendo estas empresas con un alto nivel tecnológico”, dijo.

“Es una buena noticia para la empresa española, pero también es importante para las otras empresas de afuera, porque miran a Bolivia y tienen interés de participar del proceso de desarrollo en el país”, subrayó. Asimismo, destacó la participación de la empresa PROINTEC, entre varias, porque, a su juicio, se posesionó como una empresa de sector punta en su rubro.

Según datos oficiales difundidos en 2010, 12 comunidades autónomas de España, medio centenar de ONGs y otras instituciones españolas trabajan en Bolivia. Asimismo empresas españolas invierten en varios rubros, desde hidrocarburos hasta servicios. Actualmente la cooperación española otorgó a Bolivia 445 millones de dólares, que serán ejecutados en el quinquenio en proyectos de infraestructura básica, saneamiento, salud, soberanía alimentaria, entre otros.