Naciones Unidas y La Habana (Prensa Latina).- La Asamblea General de Naciones Unidas completó dos décadas de condenas anuales consecutivas contra el bloqueo impuesto por Estados Unidos a Cuba desde hace casi medio siglo. La votación casi unánime ratificó el repudio mundial al asedio de Washington, calificado de “insensato”, “obsoleto”, “anacrónico” y “criminal”.

La primera votación de condena al bloqueo tuvo lugar el 24 noviembre de 1992 cuando la 47 sesión ordinaria de la Asamblea General aprobó por 59 votos a favor, tres en contra y 71 abstenciones el primer pronunciamiento en ese sentido. El año pasado y en el mismo plenario de la ONU, 187 países volvieron a condenar ese asedio, frente a los únicos votos negativos de Estados Unidos e Israel y las abstenciones de Islas Marshall, Micronesia y Palau. Este año el rechazo al cerco norteamericano fue reiterado por el plenario por 186 votos a favor, dos en contra (Estados Unidos e Israel) y tres abstenciones (Islas Marshal, Micronesia y Palau). Libia y Suecia no votaron.

El máximo foro de la organización aprobó la resolución “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba”, que demanda el respeto estricto de los principios de la Carta de la ONU, entre ellos la igualdad soberana de los Estados, la no intervención y no injerencia en sus asuntos internos y la libertad de comercio y navegación internacionales.

También destaca las declaraciones de las cumbres iberoamericanas sobre la necesidad de eliminar la aplicación unilateral de medidas de carácter económico y comercial contra otro Estado que afecten al libre desarrollo del comercio internacional. Asimismo, expresa preocupación porque Estados miembros de la ONU continúan la promulgación y aplicación de leyes disposiciones reglamentarias como la llamada Ley Helms-Burton” de 1996. Y apunta que ese tipo de normas tienen efectos extraterritoriales que afectan a la soberanía de otros Estados, los intereses legítimos de entidades o personas bajo su jurisdicción y la libertad de comercio y navegación.

La resolución toma nota de las declaraciones y resoluciones de distintos foros intergubernamentales, órganos y gobiernos que expresan el rechazo de la comunidad internacional y de la opinión pública a la promulgación y aplicación de ese tipo de medidas. Más adelante, la Asamblea General reitera la preocupación de la ONU ante la continuación de la promulgación y aplicación de nuevas medidas dirigidas a reforzar y ampliar el bloqueo económico, comercial y financiero contra Cuba.

El máximo órgano también se manifiesta preocupado “por los efectos negativos de esas medidas sobre la población cubana y los nacionales de Cuba residentes en otros países”. También decide incluir en el programa provisional de su sexagésimo séptimo período de sesiones el tema titulado “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba”.

El mundo entero apoya a Cuba

La casi unanimidad registrada en la votación ratificó el repudio mundial al asedio estadounidense contra la isla caribeña y el aislamiento de Washington en el mantenimiento de esa medida. El ministro de Relaciones Exteriores cubano Bruno Rodríguez descató que el bloqueo contra Cuba es uno de los temas que atrae el apoyo más categórico y abrumador, y que muestra con mayor nitidez el aislamiento incómodo del país agresor y la resistencia heroica de un pueblo negado a ceder sus derechos soberanos.

El canciller Bruno Rodríguez reiteró que el bloqueo constituye un acto de genocidio que busca provocar el desengaño y el desaliento mediante la insatisfacción económica y la penuria, debilitar la vida económica de Cuba y provocar hambre, desesperación y el derrocamiento del gobierno. Luego desmintió los argumentos expuestos por el delegado de Estados Unidos Ronald Godard para tratar de justificar el bloqueo.

Rodríguez reveló que ese diplomático trabajó en los llamados Cuerpos de Paz y cumplió misiones en Ecuador, Nicaragua, Panamá, Chile, Turquía y en la región de Centroamérica y fue jefe de la oficina del coordinador de asuntos cubanos en Miami. Denunció que la subversión interna, el despliegue de agentes al servicio de Estados Unidos en Cuba y las operaciones encubiertas también forman parte de la política del bloqueo.

Acusó a Washington como responsable de numerosas ejecuciones extrajudiciales, una parte realizadas con drones (aviones no tripulados) que han asesinado a ciudadanos, incluidos menores de edad. También responsabilizó a las autoridades norteamericanas de actos de tortura, secuestros, vuelos y cárceles secretas y de mantener campos de concentración donde se tortura, como en la base de Guantánamo, territorio cubano ocupado.

“No es cierto que Cuba y Estados Unidos sean socios comerciales. La posibilidad de comprar alimentos en difíciles condiciones en Estados Unidos es resultado del esfuerzo de los sectores que se oponen a la política de bloqueo”, apuntó. Asimismo sostuvo que las llamadas donaciones de asistencia humanitaria a Cuba mencionadas por Godard son fondos que utiliza Estados Unidos para actuar contra el orden constitucional cubano. En vez de desestabilizar gobiernos y librar guerras que han asesinado a más de un millón de civiles, el gobierno norteamericano debería escuchar a su propio pueblo, indicó Rodríguez al referirse a las protestas en Wall Street.

Subrayó que los ciudadanos estadounidenses se quejan de que no hay una verdadera democracia donde todo lo determina el poder económico y las corporaciones ponen las ganancias por encima de la protección de las personas.

El canciller cubano acusó a Godard de mentir cuando dice que el contratista norteamericano Alan Gross fue sancionado por conectar a Internet a la comunidad judía de Cuba. Sabe bien que Ross realizaba en Cuba una operación encubierta y cometió delitos sancionados también en Estados Unidos, precisó.

Más adelante, reclamó la liberación de los antiterroristas cubanos presos en cárceles norteamericanas, incluido René González, que está bajo libertad condicionada y se le impide reunirse con su familia, como un acto de justicia y humanitario.

Opinó que solo en Estados Unidos la presidenta del Comité de Relaciones Exteriores la Cámara de Representantes (Ileana Ros-Lehtinen) puede encabezar el homenaje al terrorista internacional Luis Posada Carriles, responsable de la voladura de un avión civil cubano en pleno vuelo. “Solo aquí pueden llamarse terroristas y espías a los niños de un grupo de teatro infantil que visita Estados Unidos”.

Antes de la votación, diferentes países y grupos regionales expresaron su apoyo a Cuba. China consideró “insensata” la política de Washington contra La Habana, pues ha violado los principales derechos humanos con afectaciones a la salud, educación y alimentación de los habitantes de la isla. El representante permanente de China ante la ONU Li Bandong dijo que es lamentable que durante 19 años no se hayan cumplido las resoluciones que llaman a Washington a poner fin a una política unilateral que afecta los esfuerzos del pueblo cubano para lograr su desarrollo.

El Movimiento de los Países No Alineados (NOAL) rechazó las violaciones al multilateralismo que representa el bloqueo, una política que, además, contradice los principios y normas de las propias Naciones Unidas. Grupos regionales como el Mercado Común del Sur (Mercosur) y el Grupo de los 77 calificaron como “obsoleto” y “contrario al derecho internacional”, el cerco contra la isla, lo cual representa un castigo colectivo que limita el bienestar y retarda el desarrollo de la población cubana.

El representante permanente de Uruguay José Luis Cancela afirmó que las sanciones contradicen los principios de la Carta de la ONU, relativos a la no injerencia en los asuntos internos, la soberanía y las libertades. Esa política -puntualizó- contraviene la solución pacífica de las controversias y las normas del comercio multilateral.

El representante de Rusia ante la ONU Vitali Churkin indicó que medidas discriminatorias como la analizada son inadmisibles y contraproducentes, pues también constituyen una injerencia en los asuntos internos del país antillano. El embajador de Venezuela Jorge Valero calificó como vergonzoso que el llamado para ponerle fin al bloqueo sea desoído año tras año por aquellos que con frecuencia violan la legalidad internacional.

Al hablar en nombre del Grupo Africano, el representante permanente de Kenya Macharia Kamau rememoró que la Asamblea General ha rechazado categórica y unánimemente las leyes y regulaciones extraterritoriales, lo cual es respaldado por ese continente.

Los 14 miembros de la Comunidad del Caribe (Caricom) señalaron como un “anacronismo” el bloqueo que continúan sufriendo los cubanos, a su juicio una medida injustificable desde el punto de vista legal, político y moral en el contexto del siglo XXI.

Arrecia la persecución comercial con Cuba

Especialistas afirman que el papel preponderante de Washington en la economía mundial y en los procesos de alianzas estratégicas, fusiones y mega fusiones de empresas internacionales, ha continuado reduciendo el espacio económico en el que la nación antillana puede operar. También sostienen que, lejos de su pretendido discurso de cambio y renovación, el gobierno de Barack Obama mantuvo intacta esa política y recrudeció su dimensión extraterritorial, a pesar de la creciente condena que tal postura genera en todo el mundo, incluso, en su propio país.

El embajador cubano en China Alberto Blanco denunció que Barack Obama mantiene intacto el andamiaje de normas y disposiciones que sustentan el bloqueo, como por ejemplo las leyes de Comercio con el Enemigo de 1917, cuya extensión Obama anunció en septiembre del año pasado, la Torricelli (1992), denunciada por su extraterritorialidad, y la Helms-Burton (1996), dirigida a obstaculizar la inversión extranjera en Cuba.

También se mantiene la prohibición de los viajes de ciudadanos estadounidenses a la isla, salvo excepciones muy limitadas y con regulaciones bien estrictas, todo ello sin que se pueda exportar un solo producto o servicio al mercado de la otra parte. La autorización de algunas categorías de viajes, las remesas y el permiso a otros aeropuertos para operar vuelos chárter al país caribeño resultan insuficientes y se limitan a restablecer algunas disposiciones de la década del 90 y eliminadas por el entonces presidente George W. Bush a partir de 2003.

El embajador cubano en China denunció además el recrudecimiento del acoso a las transacciones financieras de Cuba con terceras naciones, independientemente de sus relaciones con La Habana, la moneda que se utilice y las normas bancarias de esos Estados. Citó los casos de multas a instituciones como los bancos ABN Amor, de Holanda, y el JP Morgan Chase, por violar las leyes del bloqueo unilateral e inmoral.

Autoridades estadounidenses multaron a la empresa Flowserve Corp., con sede en Irving, Texas, por vender equipos de prospección petrolera a compañías que comercian con Cuba, sostiene un informe de Adam J. Szubin, director de la Oficina de Control de Bienes Extranjeros (OFAC) del gobierno norteamericano. La empresa accedió a pagar 502 mil dólares por presuntamente violar las leyes de bloqueo de Estados Unidos contra La Habana. La sancionada diseña, distribuye y respalda sistemas que son empleados en plataformas de perforación mar afuera.

Flowserve o sus filiales en el extranjero vendieron un monto dos millones 100 mil dólares en bombas, válvulas y otros componentes, algunos de los cuales fueron adquiridos entre 2005 y 2006, por compañías que mantienen relaciones comerciales con Cuba. La firma texana también debe abonar dos millones 500 mil dólares al Buró de Industria y Seguridad (BIS) del departamento de Comercio para enfrentar acusaciones de transgredir las normas de exportación de Estados Unidos. A causa de estas sanciones, Flowserve Corp. anunció medidas para una retirada de los mercados de países sancionados unilateralmente por Washington.

Recientemente, un grupo de 34 congresistas norteamericanos, entre ellos la representante conservadora por Florida, Iliana Ros-Lehtinen, demandaron a la petrolera española Repsol YPF la cancelación de sus planes de explorar en aguas de Cuba. En los propósitos de Repsol está el uso de una plataforma de construcción china, la Scarabeo 9, para explorar yacimientos petrolíferos este año en aguas profundas de Cuba en el golfo de México, la que presuntamente tiene algún componente de procedencia estadounidense. La firma española está amenazada de enfrentar riesgos comerciales y legales en Estados Unidos si continúa apoyando y comerciando con el gobierno cubano.

A esta política de cerco se unen, además, amenazas contra líneas aéreas, turoperadoras y oficinas de venta de boletos para viajar a Cuba. Víctimas de estas prácticas fueron las compañías Spirit Airlines, por cumplir las disposiciones internacionales que obligan a pagar el uso del espacio aéreo de cualquier nación, United Radio, con sede en Kentucky, y Sónida Internacional, radicada en Forest Hill, Nueva York, así como Atlantic Bank, de Florida.

El bloqueotambién golpea al sector azucarero cubano. Pérdidas ascendentes a 577,4 millones de dólares en los últimos cinco años infligió el bloqueo, dijeron el jefe de la Oficina de Comunicación Institucional del Ministerio del Azúcar (MINAZ) Liobel Pérez, la directora de la empresa importadora de productos e insumos (Azuimport) Reina Gómez, y el experto Luis García. De la mencionada cifra, 264,8 millones de dólares corresponden a los perjuicios causados a la producción de ese sector, otrora el principal del país, precisó García.

Los cambios de mercado a los que el archipiélago tuvo que acudir, tras la desaparición del socialismo en Europa del Este, y de la URSS, encareció los costos y provocó daños financieros. También la persecución a potenciales suministradores de equipos y créditos a la agroindustria, impide inversiones foráneas en la rama por temor a ser víctimas de medidas punitivas. Lo anterior sitúa a Cuba en la necesidad de realizar compras para el abastecimiento a sus centrales a dos años vistas, lo cual inmoviliza su capital.

Asimismo, el riesgo-pais que presupone el bloqueo y la extraterritorialidad de sus leyes, encarece en un 50 por ciento las transacciones y negociaciones cubanas del sector. Además, según estimaciones a partir de los niveles históricos de exportaciones cubanas de ron a Estados Unidos, al que se impide que la isla venda ese producto desde la aplicación del bloqueo, el archipiélago pierde anualmente seis millones de dólares por ese concepto.

Por otro lado, la coordinadora Residente del Sistema de Naciones Unidas en Cuba Bárbara Pesce-Monteiro aseguró que la política de hostilidad estadounidense complica y encarece el trabajo del organismo con la nación caribeña. Debido al bloqueo es más caro y engorroso concretar los proyectos conjuntos de colaboración, explicó.

El bloqueo perjudica a sectores sensibles de sociedad cubana

El informe titulado “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba” estima que el daño económico directo ocasionado al pueblo cubano por el asedio hasta diciembre de 2010, a precios corrientes, asciende a una cifra que supera los 104 mil millones de dólares. Pero si se toma en consideración la depreciación del dólar frente al valor del oro en el mercado financiero internacional, la afectación sufrida por la economía cubana sería superior a los 975 mil millones de dólares.

El bloqueo de Estados Unidos contra Cuba perjudica a sectores tan sensibles como la salud, desde hace más de medio siglo. De mayo de 2010 a abril de 2011, las afectaciones a esa esfera se calculan en 15 millones de dólares. Entre los daños a la salud infantil, sobresale la imposibilidad del servicio de Oncopediatría del Instituto de Oncología y Radiobiología de utilizar las prótesis extensibles para sustituir las partes óseas en la cirugía de tumores. A esa institución no le ha sido posible realizar tratamientos conservadores ni funcionales en los niños y jóvenes afectados por tumores malignos de los huesos, debido a que las mismas son comercializadas por empresas norteamericanas.

El recrudecimiento del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos a Cuba duplica el sufrimiento de los enfermos del país caribeño, privados de recibir importantes medicamentos. El hospital Frank País, especializado en ortopedia y traumatología, se ha visto obligado a recurrir a otros mercados y afectar parte de sus servicios como resultado de la negativa de la empresa norteamericana Amron, con sede en California, a proporcionar los componentes que requiere el mantenimiento cada tres años de la cámara hiperbárica adquirida a la empresa mexicana Remisa.

De igual modo, la empresa norteamericana Kapack le niega al mismo hospital, el único que tiene un banco de tejido óseo en el país, el suministro de bolsas de polietileno de alta densidad para rembolsar el tejido procesado, lo que causa innumerables dificultades.

A Cuba se le continúa negando la compra de citostáticos novedosos de producción norteamericana como la adriamicina liposomal y la nitrosoureas, específicas para tratar tumores encefálicos. Igualmente sucede con los antibióticos de última generación para niños menores de un año, específicamente para uso por vía oral. Algunos sustitutos son adquiridos, pero de manera parcial o fuera de tiempo, lo que limita la realización de tratamientos completos en el plazo y momento requeridos.

El Instituto de Oncología se ve privado de contar con un citómetro de flujo, para el estudio de las células cancerosas, dado que la firma norteamericana Becton Dickinson al conocer que su destino era Cuba, le negó su venta a la empresa intermediaria en la compra.

La directora de la Sociedad Científica de la Salud de Cuba Isabel Caravia explicó que la postura de Washington obstaculiza lo relacionado con la adquisición de medicamentos, reactivos, equipos y sus piezas de repuesto, instrumental y materiales quirúrgicos. El gobierno cubano priorizó los gastos del sector salud en el presupuesto nacional que, por efectos del bloqueo, se han duplicado o triplicado, como consecuencia de la vigencia de las Leyes Torricelli y Helms Burton.

Ambas normas -marcadamente extraterritoriales- continúan impidiendo el comercio del país caribeño con subsidiarias de empresas norteamericanas en terceros países, al propio tiempo que dificultan y encarecen la transportación marítima de mercancías entre estos últimos y Cuba.

Washington -indicó- impide que sus ciudadanos visiten Cuba y ni siquiera ha restablecido los niveles de intercambio académico que existían antes de 2004 entre instituciones cubanas y norteamericanas. Aunque el gobierno autorizó licencias a algunos científicos norteamericanos para participar en eventos en Cuba y aprobó un mayor número de visas a académicos del país caribeño, no modificó la prohibición de los intercambios académicos y científicos decretada por la administración del ex presidente George W. Bush en el 2004, por lo que las actuales autorizaciones son completamente arbitrarias, puntualizó.

En cuanto a la Sociedad Internacional de Ingeniería en Medicina y Biología, a la cual Cuba aspiraba a pertenecer, se mantiene un impedimento existente desde año 2003. La respuesta es que Cuba no puede tener un capítulo nacional porque esta Sociedad está inscrita en Estados Unidos, aunque es internacional.

Obama no puede considerarse libre de pecado cuando se habla de gobernantes que se deshumanizan en el ejercicio de su cargo, bien frente a sus conciudadanos o a ciudadanos de otras partes del mundo. Su postura respecto al bloqueo imposibilita que el Instituto de Oncología y Radiobiología emplee placas de Yodo Radiactivo -que solo pueden ser compradas en su país- en el tratamiento a niños y adultos que padecen tumores congénitos de la retina, ante cuya carencia la única alternativa es la extirpación del ojo.

Al parecer Obama no siente remordimiento al impedir que niños enfermos no puedan ser bien diagnosticados a tiempo para recibir el tratamiento adecuado. Tal es el caso del contraste iodado no iónico, producto sin peligro de reacciones alérgicas, que incide en la calidad de los estudios imagenológicos de los pacientes con tumores. El reactivo Silane utilizado para técnicas especiales de inmunohistoquímica e hibridización, necesarias para el diagnóstico, pronóstico y tratamiento de enfermedades tumorales, también es imposible obtenerlo.

La persistente política del bloqueo y su recrudecimiento durante la administración de Obama le niega a Cuba la posibilidad de adquirir insumos y medicamentos relacionados con la actividad de trasplantes de órganos y tejidos. Ejemplo de ello -cito Caravia- lo son la ciclosporina y el tacolimus, que evitan el rechazo del órgano o tejido trasplantado.

Daños a la industria ortopédica cubana

El bloqueo provoca que la industria mecánica ortopédica de Cuba produzca solo la mitad de los materiales necesarios para insertar al organismo y evitar la invalidez de los pacientes. En un reportaje publicado por el diario Juventud Rebelde, el máster en Mecánica Ortopédica Enrique Otero aseguró que la nación caribeña no tiene acceso a las tecnologías más modernas que se necesitan para hacer implantes.

Otero dirige la producción del Complejo Científico Ortopédico Frank País, uno de los centros de mayor prestigio en Cuba por sus aportes a la ciencia médica. Según el especialista, resultan incontables las trabas para adquirir los materiales de las prótesis demandadas por los amputados de miembros superiores e inferiores.

Para hacer los tipos de ortesis (corsé) necesitan también de materias primas especiales, las cuales hay que buscar en mercados muy distantes y en ocasiones no se encuentran. Las mayores afectaciones de la industria mecánica ortopédica recaen en la producción de materiales de osteosíntesis: clavos quirúrgicos, tornillos, placas y otros materiales que se insertan al organismo.

De acuerdo con Otero, el centro deja de producir más de dos millones de dólares anualmente, como resultado de la hostilidad económica norteamericana. La adquisición de piezas de repuesto para equipos, como el espectrómetro, con el cual analizaban los compuestos químicos de los metales, también ha sido imposible desde 1992 como consecuencia de ese cerco económico contra el archipiélago.

Daños a la industria informática y comunicación

El bloqueo económico, comercial y financiero contra Cuba ha ocasionado pérdidas de unos 45 millones de dólares al Ministerio de la Informática y las Comunicaciones del país caribeño, informó la presidenta ejecutiva de la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba SA (ETECSA) Mayra Arevich.

El mal llamado “embargo” ha provocado afectaciones a ETECSA por un valor de más de 32 millones de dólares. Según el diario Granma, un perjuicio severo resulta la imposibilidad de tramitar pagos de casas financieras que representan a operadores extranjeros ante la empresa, en relación al servicio de “roaming”, el cual permite a los visitantes extranjeros contar con la telefonía celular en Cuba.

De los 330 acuerdos de roaming con 135 países, en febrero de este año el pago de 56 de ellos fue tramitado a través de la casa financiera Syneverse. Sin embargo, la misma no realizó los desembolsos correspondientes y comunicó que no podía efectuar transacciones a la nación caribeña debido al bloqueo, por la cual ETECSA dejó de cobrar una suma superior a los 2 millones y medio de dólares.

Las restricciones aplicadas para el otorgamiento de licencias, visas o permisos de viaje, siguen representando un obstáculo, refirió la directiva, y un ejemplo reside en la negación de ese documento a uno de los funcionarios cubanos que debían asistir a la reunión de INTELSAT en mayo de 2010.

La empresa Correos de Cuba ha sufrido daños valorados en aproximadamente 920 mil dólares, de los cuales 100 mil se han dejado de ingresar al no existir intercambio de encomiendas postales entre ambos países. La empresa de radiocomunicación y difusión Radio Cuba supera la cifra de un millón 600 mil dólares perdidos por este concepto, asociados especialmente a gastos extraordinarios para la protección del espectro radioeléctrico. Mientras, la política hostil norteamericana ha costado a la Universidad de las Ciencias Informáticas más de siete millones de divisas.

El bloqueo trunca el desarrollo de la geología cubana

Investigadores y geólogos de Cuba se ven imposibilitados de utilizar tecnologías de avanzada en sus estudios, debido a la vigencia del bloqueo económico. Enrique Castellanos, director del Instituto de Geología y Paleontología (IGP) expresó al diario Granma que los profesionales de ese organismo deben recurrir al ingenio y la perseverancia para evadir las restricciones impuestas por la política estadounidense.

Según el directivo, los geólogos cubanos tuvieron que renunciar al uso del software Gemcom, reconocido mundialmente por su precisión en minas de níquel, oro y cromo, pues la empresa productora de ese programa informático fue adquirida por una firma estadounidense. Ante esta situación, un equipo conjunto de especialistas cubanos labora en la creación de un nuevo software que sustituya las funciones del anterior.

Los investigadores cubanos, cuando realizan sus trabajos en los diferentes territorios del país, utilizan Sistemas de Posicionamiento Global (GPS) que les indican las coordenadas exactas del sitio en el que se encuentran. Sin embargo, criticó Castellanos, a Cuba se le ha inhabilitado el acceso al sitio web de la firma Garmin, principal proveedora de ese tipo de equipamiento.