El país que más usa la defensa de los Derechos Humanos para su propaganda y que pretende enseñar a otras naciones el respeto a los derechos del hombre tiene más de 3.000 de sus ciudadanos en los “corredores de la muerte” y ostenta el récord mundial de presos en sus cárceles, muchas de ellas privatizadas. Además, la potencia posee el récord mundial de presos en confinamiento solitario, un castigo que puede constituir una forma de tortura, denunció un informe de la ONU.

Según las estadísticas oficiales más recientes, Estados Unidos tiene la mayor tasa de encarcelamiento en el mundo, mucho más allá que cualquier país comparable. A principios de 2010, 743 norteamericanos se encontraban encarcelados por cada 100 mil habitantes.

El número de condenados a muerte que esperan, muchas veces durante años sino décadas, una decisión de tribunales sobrepasa los 3.700; los casos de los Estados de California (721), de Florida (398) y de Texas (321) son los más escandalosos.

De acuerdo con las cifras de la Oficina de Estadísticas de Justicia (BJS en inglés), cerca de 2.300.000 adultos se encontraban encarcelados en EE.UU. en penitenciarias federales, prisiones estatales y cárceles de los condados –los tres tipos de centros de detención existente – al final de 2009. Más trágico aún, cerca del triple de este número, es decir unos siete millones de adultos están en libertad condicional o bajo alguna forma de supervisión correccional.

Como se sabe, el racismo caracteriza las decisiones de los tribunales: los afroamericanos “no hispanos” representan casi el 40% del total de prisioneros cuando constituyen un 12% de la población de EE.UU. Los hispanos (de todas procedencias) son el 20% del total de los presos, cuando representan 16% de la población de EE.UU., según el censo de 2010.

Los números también señalan que Estados Unidos encarcela a más de sus jóvenes que cualquier otro país del mundo, mientras la tasa de encarcelamiento de mujeres no deja de crecer. Ambos fenómenos se atribuyen al consumo de drogas que tampoco deja de aumentar.

Muchas prisiones en los Estados Unidos están sobre pobladas: en las instituciones públicas o privadas de California, con una capacidad total de 100 mil personas, están encarcelados 170 mil individuos.

Récord de confinados

Estados Unidos también posee el récord mundial de mantener presos en confinamiento solitario a cerca de 25 mil personas, pese a que ese castigo puede constituir una tortura, según denunció un informe de Naciones Unidas (ONU). Según Juan Méndez, relator especial de la organización internacional sobre la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes, esta penalidad debe ser aplicada como último recurso y sólo por periodos menores de 15 días.

En el caso de los antiterroristas cubanos Gerardo Hernández, René González, Ramón Labañino, Antonio Guerrero y Fernando González condenados durante un amañado e injusto proceso, las autoridades estadounidense dan muestra de su ensañamiento.

Con sus condenas y reclusión ha tenido lugar una violación de la VIII Enmienda de la Constitución de Estados Unidos, aseguró Radio Miami. “Han sido sometidos a condiciones de reclusión crueles e inusuales al mantenerlos en confinamiento solitario por dos períodos (el primero de 17 meses y el segundo de 48 días) lo que obstaculizó gravemente su defensa”, precisó la emisora.

El informe presentado por la ONU destaca además que las autoridades estadounidenses mantienen en confinamiento solitario a dos prisioneros en el estado de Louisiana durante 40 años, el mayor tiempo del que se tienen registros.

Estados Unidos critica a otros países en sus conocidos informes anuales sobre derechos humanos, mientras justifica sus problemas escudándose en la llamada “guerra contra el terrorismo y ante las amenazas a la seguridad nacional”, reseña el texto de la organización internacional.

Otra muestra de la doble moral de la Casa Blanca se encuentra en sus prácticas en la prisión militar que mantiene en el territorio ocupado ilegalmente en Guantánamo. Ellos mismos plantean que el tiempo máximo en que un reo puede pasar en aislamiento son 30 días, pero ese castigo fue aplicado a individuos por periodos de hasta 18 meses, con sólo breves interrupciones.

De acuerdo con Méndez, es confinamiento solitario cualquier régimen en que el prisionero permanece aislado de otras personas, sin contar a los guardias que lo vigilan, durante al menos 22 horas al día.

Desde que fueron detenidos el 12 de septiembre de 1998, los antiterroristas cubanos fueron víctimas de estas prácticas. Según el presidente de la Asamblea Nacional de Cuba, Ricardo Alarcón, los Cinco vieron vulnerados sus derechos como seres humanos además de restringírsele el contacto con el medio exterior durante 17 meses al ordenarles régimen de confinamiento solitario.

Al record de Estados Unidos habrá que agregar el número de veces que Gerardo fue recluido durante días en la “celda de castigo” sin permitírsele, incluso, atención médica, otra muestra de la falacia de la política de derechos humanos de la Casa Blanca.

* Jean-Guy Allard es columnista y Luis Beaton, periodista de Prensa Latina.