El Estado boliviano pagó una compensación aproximada de 20 millones de dólares a las empresas Ecoenergy y Carlson Dividend Facility por sus acciones en la empresa Eléctrica Corani, nacionalizada el 1 de mayo de 2010. Anteriormente, el Estado pagó 10,2 millones dólares por las acciones de Valle Hermoso.

Por mandato de la Constitución Política del Estado (CPE), el Estado podrá intervenir en toda la cadena productiva de los sectores estratégicos y asumirá el control y la dirección sobre la exploración, explotación, industrialización, transporte y comercialización de los recursos naturales estratégicos. En cumplimiento de este mandato, el gobierno de Evo Morales nacionalizó las acciones de las empresas capitalizadas Corani, Valle Hermoso y Guaracachi mediante Decreto Supremo N. 493 el 1 de mayo de 2010. 

El ministro de Hidrocarburos Luis Gutiérrez informó que en el periodo 2001-2005, el sector privado invirtió 51,96 millones de dólares en la generación eléctrica, mientras que el Estado no gastó ni un solo centavo. La falta de inversiones privadas impulsó al gobierno de Morales a nacionalizar las empresas eléctricas.

Luego de la nacionalización, el Estado de Bolivia recibió cuatro notificaciones de controversias y dos notificaciones de arbitrajes planteadas por los inversionistas afectados -entre ellos Inversiones Econergy Bolivia SA, dueña del 50% del paquete accionario de la Empresa Eléctrica Corani SA, y Carlson Dividend Facility, propietaria del 0,65%-, al amparo de los Tratados Bilaterales de Inversiones Bolivia – Gran Bretaña e Irlanda del Norte y Bolivia – Francia.

El Estado pagó una compensación de 10.245.627 dólares a los ex titulares de la empresa Valle Hermoso, y aún negocia con los ex dueños de Guaracachi. La firma Profin Consultores, contratada por el Ministerio de Hidrocarburos y Energía para determinar el valor del paquete accionario nacionalizado, avaluó en 18.425.000 dólares las acciones de Inversiones Ecoenergy Bolivia.

Finalmente, ENDE, el Ministerio de Hidrocarburos y Energía y GDF SUEZ llegaron a un acuerdo y suscribieron un “Contrato Transaccional de Reconocimiento de Derechos, Liberación General y Recíproca de Obligaciones y Acuerdo de Solución Definitiva de Controversia”, el cual pone fin a la controversia emergente de la nacionalización de forma pacífica y definitiva.

Con la solución de la controversia, el Estado Plurinacional de Bolivia se ahorró gastos arbitrales por aproximadamente 4 millones de dólares, y ENDE tomó el control del 98% del paquete accionario de la Eléctrica Corani. “Nos ha costado alrededor de 20 millonesde dólares reconocer las inversiones realizadas tras una valoración de la empresa y eso se hizo con las normas nacionales, sin que haya un arbitraje porque se hizo prevalecer nuestros derechos”, destacó el ministro Luis Gutiérrez.

Los capitalizadores de Corani invirtieron aproximadamente 58,7 millones de dólares en la empresa y obtuvieron como compensación 18,4 millones de dólares, lo que constituye un acuerdo favorable a los intereses del pueblo boliviano, destacó el Ministerio de Hidrocarburos.

Desarrollo del sector eléctrico

En el periodo 2006-2010, los privados invirtieron 35,71 millones de dólares en la en generación eléctrica, y el Estado, $us 186,36 millones, es decir casi cinco veces más. “Para el quinquenio 2011-2015, el gobierno invertirá $us 851,65 millones, queremos superar el 10% de las reservas exigidas por norma para que todos los bolivianos podamos dormir tranquilos sin estar pensando en cortes de energía”, dijo Gutiérrez.

Al momento de la nacionalización, Corani y Valle Hermoso no contaban con ningún proyecto para incorporar energía al Sistema Interconectado Nacional (SIN), mientras que Guaracachi contaba con los proyectos de Ciclo Combinado y el de San Matías. El ministro Gutiérrez explicó que “el Plan Inmediato de Adición de Potencia al Sistema Interconectado Nacional incorporará 114,92 MW en las gestiones 2011-2012 con la finalidad de que el sistema opere en condiciones aceptables de reserva rotante, conforme a los límites establecidos en la normativa vigente”.

Los proyectos en desarrollo son Carrasco y Valle Hermoso (Cochabamba), y Kenko (La Paz) con una potencia total de 114.92 MW. Además, en julio fue suscrito un contrato con la Central Termoeléctrica Moxos, que incorporará 20 MW al SIN en diciembre próximo. “Con la incorporación de los proyectos citados se contará con una potencia adicional de 134.92 MW, que implica que el sistema eléctrico operará con una reserva superior y de mayor confiabilidad que la que actualmente se registra, a los que se deben añadir los otros proyectos que ingresaran en las gestiones 2012 y 2013 en el marco del Plan Optimo de Expansión del SIN, hasta alcanzar 336.92 MW a octubre de 2013”, aseguró Gutiérrez.