Naciones Unidas, (PL).- Israel fue amonestada nuevamente en la ONU por abusar a los niños de los territorios palestinos ocupados y por el aumento de la violencia en los asentamientos israelíes. Las denuncias fueron expuestas por el relator especial de Naciones Unidas para la situación de los derechos humanos en esos territorios Richard Falk, en un informe anual presentado el jueves ante la Asamblea General. Ban Ki-moon calificó de inaceptables los planes de Israel para construir nuevos asentamientos judíos en Jerusalén Oriental.

El experto hizo énfasis en el tratamiento abusivo que reciben los menores que Israel mantiene presos en la ribera occidental, quienes están sujetos a las leyes militares israelíes. Entre 2005 y 2010, un total de 835 niños fueron procesados por lanzar piedras, 34 de ellos con solo 12 y 13 años de edad y otros 255 con 14 y 15, apuntó Falk en su análisis ante el foro mundial.

El relator de la ONU expresó alarma ante el recrudecimiento de la violencia contra los palestinos este año, con un incremento de más del 50 por ciento de incidentes en asentamientos de colonos judíos en la ribera occidental. Solo en los primeros seis meses de 2011, 178 palestinos resultaron heridos, entre ellos 12 menores, frente a 176 durante todo el año 2010.

Esa violencia constituye una seria violación de las obligaciones fundamentales de Israel para la protección de la población civil sometida a la ocupación, apuntó Falk. También criticó las conclusiones del llamado informe Palmer, elaborado por un equipo creado por el secretario general de la ONU Ban Ki-moon, para investigar el ataque israelí a una flotilla humanitaria en mayo de 2010, con saldo de nueve muertos.

Se trata de un reporte insuficiente desde el punto de vista de las normas internacionales; analiza el bloqueo de Israel a Gaza solo como un asunto de seguridad, sin tener en cuenta su impacto humanitario adverso. El informe Palmer representa una justificación formal para continuar la negación de los derechos humanos fundamentales del pueblo de Gaza, criticó el relator especial de la ONU, y saludó la solicitud de ingreso del Estado Palestino como nuevo miembro de Naciones Unidas, la consideró directamente relacionada con la lucha de ese pueblo para la realización de su derecho a la autodeterminación.

El 14 de octubre, el secretario general de la ONU Ban Ki-moon calificó de inaceptables los planes de Israel para construir nuevos asentamientos judíos en Jerusalén Oriental, y expresó su profunda preocupación por las persistentes intenciones de Tel Aviv que contradicen los llamamientos a la no provocación formulados por el Cuarteto para el Medio Oriente, integrado por Estados Unidos, Rusia, la Unión Europea y la ONU.

Tel Aviv planea la edificación de 16 mil nuevas construcciones en la localidad de Givat Hamatós. Ban Ki-moon reiteró que la actividad de los asentamientos en Jerusalén Oriental debe cesar porque es contraria a la ley internacional. También puntualizó que la comunidad internacional no reconocerá las acciones unilaterales del gobierno israelí, y recordó las obligaciones que tiene Israel dentro de la Hoja de Ruta establecida para avanzar hacia un arreglo del problema.