(Agencias).- El comandante departamental de la Policía de La Paz coronel Wenceslao Zea fue destituido del cargo luego de que un grupo de marchistas indígenas instaló la noche del miércoles una vigilia en plena Plaza Murillo, tras burlar a la guardia policial.

Pasadas las 6 de la tarde del miércoles, dos grupos de indígenas ingresaron a la Plaza Murillo por las calles Comercio y Socabaya e instalaron allí una vigilia con el objetivo de presionar al gobierno de Evo Morales para que atienda sus demandas lo más pronto posible, informó la red Erbol.

Tras verse burlada, la guardia policial reforzó el control, cerró todos los accesos a la Plaza e impidió el ingreso de alimentos y vituallas para los indígenas en vigilia. “Nadie nos puede privar del agua y abrigo”, reclamó el presidente de la Subcentral del TIPNIS Fernando Vargas.

Horas más tarde, presionados por los vecinos solidarios y por los medios de comunicación que registraban el nuevo “bloqueo antiindígena”, las fuerzas del orden cedieron y permitieron el paso de alimentos, frazadas y ropa para los indígenas en vigilia.

En la mañana del jueves, el ministro de Gobierno Wilfredo Chávez aseguró que “en ningún momento hubo una restricción para el ingreso a la Plaza Murillo”, aunque reconoció que se reforzó el control policial previniendo la entrada de “explosivos” y que “infiltrados” generen violencia.

El ministro Chávez reiteró una y otra vez que no hay ninguna restricción para que los marchistas del TIPNIS en vigilia en Plaza Murillo reciban donaciones del pueblo paceño. Sin embargo, el comandante policial que permitió la instalación de la vigilia frente al Palacio de Gobierno, el coronel Wenceslao Zea, fue destituido este jueves y sustituido de forma interina por el coronel Iván Javier Careaga.

“El comandante departamental incumplió una instrucción del Comando General de la Policía y ese fue el motivo de su remoción”, explicó el ministro Chávez, y valoró el incidente como un “tema secundario”.

Con datos de ABI y Erbol.