En el marco de las concentraciones sociales de apoyo al gobierno de Evo Morales realizadas el pasado miércoles 12 de octubre el presidente Evo Morales anunció en su alocución que la Agenda de Octubre está agotada, que se debe elaborar otra agenda política antes de fin de año.

Si analizamos estas frases asociándolas con las derivaciones políticas del conflicto del Tipnis vemos que el discurso de Evo corrobora que el contenido de la constitución política del estado plurinacional no encaja con la administración neoliberal indigenista del gobierno que asiste a las empresas transnacionales y a los nuevos ricos cocaleros, como también la filosofía del “vivir bien” no es coherente con las acciones políticas del gobierno, menos le sirven los postulados de la defensa de los derechos de la madre tierra, por eso es necesario elaborar según Evo Morales una nueva agenda política que sirva como elemento de justificación entre otras, del crecimiento de la deuda fiscal que ya redondea los 9600 millones de dólares. Esto equivale a decir que las políticas económicas implementadas por el MAS estaban encubiertas hasta que se desencadena el conflicto del Tipnis cuyo proceso logra revelar el acomodo capitalista del gobierno de Evo Morales.

Si el gobierno insiste a través del engaño, en la construcción de la carretera a través del Tipnis -como implícitamente figura en la ley corta aprobada en la asamblea plurinacional y también lo hace a través de los medios de comunicaciones- es precisamente porque el compromiso que tiene con el capitalismo carioca es determinante en la ejecución del plan quinquenal de inversiones que viene ejecutando desde el año pasado y que consiste en la inversión de 32.000 millones de dólares para llevar a cabo la “industrialización del gas” “la industrialización del litio, del hierro y otros” que según García Linera será la caución para construir la Suiza latinoamericana, quien también aseguraba con vehemencia que “hemos dado cátedra de economía” sin embargo reconocemos que el equipo de gobernantes son catedráticos de la manipulación política.

El gobierno de Evo Morales intentará hasta último momento descalificar, hostigar y destruir la marcha de los indígenas del Tipnis y sus objetivos políticos, a través de manipulaciones o en el peor de los casos recurriendo a la violencia represiva como ya lo hizo en Yucumo.

Sin embargo la marcha de los indígenas de tierras bajas tiene el apoyo de la gran mayoría del pueblo boliviano, trabajadores de las ciudades, estudiantes y docentes, amas de casa, tiene el apoyo de la federación de juntas vecinales de El Alto, del Conamaq, de los maestros, de los taxistas y otros tantos sujetos sociales de todo el país, apoyo que crece como una bola de nieve como reflejo de la solidaridad y el reconocimiento a la lucha del Tipnis por los derechos fijados en la norma constitucional.

La marcha de los indígenas del Tipnis es el conflicto más grande que afronta el gobierno del MAS, a fines del año pasado fue el conflicto del “gasolinazo” que dejó mal parado políticamente a Evo Morales y afectó la economía popular, el “gasolinazo” tenía por objeto disimular el crecimiento de la deuda fiscal, ante el frustración de esa medida el gobierno del MAS implementa la “nacionalización” de los autos chutos con el objeto de incrementar la recaudación cuya objetivo es el mismo, hoy, la resolución del conflicto del Tipnis puede significar el definitivo giro brusco del gobierno hacía el autoritarismo para seguir implementando políticas neoliberales o la resolución del conflicto puede significar el deceso de la conducción política por el grupo elitista de García Linera.

El Proceso de Cambio corresponde a todo el pueblo boliviano, a todos los pueblos indígenas, a los trabajadores bolivianos, a todos los sectores sociales populares, a militancia del MAS, a los movimientos sociales, a las amas de casa, a los intelectuales honestos, el Proceso de Cambio no es propiedad de la elite gobernante orquestada por intereses de algunos sujetos vinculados a los intereses de las transnacionales y de los nuevos ricos cocaleros.

* chipayita@yahoo.es