El tránsito del Estado Neoliberal al nuevo tipo de Estado, ha sido una especie de parto doloroso sin parturienta, que por fortuna encontró una matrona para evitar el colapso. Y el nuevo tipo de Estado Plurinacional con Autonomías está ahí, vigente. En menos de dos años trepando una cuesta de obstáculos heredados de los gobiernos que destruyeron el Estado; cuyos sátrapas y testaferros levantan cabeza en un entramado propio (MNR, MIR, ADN; NFR, MSN y otros), digitados desde los países “desarrollados”. Cuyas crisis económicas se desploman sin encontrar sustento que no sea a través de la apropiación de las riquezas naturales de los países pobres, vía intervención y la guerra fratricida. Una mentalidad Maquiavélica y fascista. A quienes, cualquier pretexto les justifica para matar cientos de seres humanos por día, entre mujeres, niños y ancianos, con una ceguera de destrucción paulatina del Planeta con tal de precautelar sus intereses de acumulación y de dominación.

La oligarquía, fiel tentáculo de las transnacionales al igual que las ONG(s) y las iglesias, están mimetizadas especialmente en los medios, en las organizaciones sindicales y populares; haciendo denodados esfuerzos por hacernos creer que estamos peor que “antes”. Los indicadores económicos y sociales reconocidos por los organismos internacionales – FMI, BM, BID; a los cuales estuvieron sometidos los gobiernos neoliberales-, ni el efecto insospechado de la crisis de la economía de los países “desarrollados”, les convencen de que estamos camino a la Liberación Nacional. Pero, los hechos y los resultados están a la vista de todos. Que queda mucho por hacer en un país tan pobre como el nuestro, es tan cierto, como que nunca se tendrá la satisfacción ni las libertades absolutas. No porque no se los quiera, sino porque el temperamento del ser humano y la naturaleza así lo predisponen. Es fácil comprobarlo viendo lo que pasa en las propias familias.

La COB, máxima organización de los trabajadores, al igual que la CSUTCB de los campesinos; deberían constituirse en el factor consciente de los explotados en su perspectiva histórica. Haciendo honor a las gestas del “Heroico Octubre del 2003”, no deberían permitir que sus masacradores nos roben este pedazo de historia viviente. No asumir esta responsabilidad de orientar política e ideológicamente, bajo cualquier argumento; es simplemente alinearse con la derecha, como serviles de los explotadores y el imperialismo. Sin comprender ésta coyuntura donde se estructura el nuevo tipo de Estado en base al Poder Consciente del Pueblo expresado en las urnas. Intentando levantar de los escombros al viejo Capitalismo de Estado derrumbado por el neoliberalismo; bajo la conducción del aliado estratégico de la clase obrera, los campesinos. Para bien de todos.

Se especula: ¿Para qué tanto sacrificio si no nos ubicamos con precisión en la historia?. ¿Si al final de los acontecimientos, quien los capitaliza es la derecha?. Después de todo, ¿La contradicción coyuntural será: Estado Plurinacional con Autonomías Vs. Estado Socialista o Estado Neoliberal?. Por todo cuanto se ve, es Vs. el Estado Neoliberal, asumido y añorado por dirigentes –salvando honrosas excepciones- que fueron moldeados para convivir con los ladrones del Estado, prófugos de una justicia cuestionada en pos de su cambio a partir este 16 de Octubre, para evitar la impunidad de los mafiosos con guante blanco. Nuestra dirigencia que lejos está de comprender que se hace lo imposible para consolidar el Nuevo Tipo de Estado. Esta vez con la elección de nuevas autoridades para la gestión judicial.

Los explotados estamos con un gran enemigo en las entrañas, quienes nos conducen con mentalidad neoliberal. El sacrificio de decenas de vidas, no necesariamente de asalariados; que dejaron viudas, huérfanos y lisiados para legarnos el actual Proceso de Cambios ha quedado enlodado por la miseria mental salarialista de dirigentes influenciados por trotskistas y los revolucionarios de salón que hacen fuerza común con los enemigos de clase y el imperialismo para truncar el Proceso. Con ellos imposible hacer la Revolución.

Hoy, no debemos dejar que nos engañe la derecha fascista, sus medios, y sus aliados encubiertos. Veamos algunos indicadores porqué:

Las carreteras donde se las construyan, serán siempre uno de los factores incuestionables del desarrollo. Todos los proyectos de desarrollo siempre tienen su impacto político, económico, social y ambiental. Por ello merecen consenso, para salvar los mayores efectos negativos posibles.
La carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos, cuya demanda por años fue respondido sólo con deseos expresados en normas. Hoy cuenta con un financiamiento de 415 millones de dólares, para desarrollar 306 Km. de carretera -actualmente de 848 Km-; de los cuales 60 Km. son el problema que lo inviabiliza. Porque implica sacrificar aproximadamente 180 Hs. de bosque por única vez. Un 10% de las 180.000 Hs. anuales taladas por los depredadores del oriente boliviano.
No vale la pena detenernos en cuestiones técnicas de la carretera, que sería lo más aconsejable; porque ni la decisión de suspenderla ha frenado la perversidad de los dirigentes de los marchantes, así:

– La “Marcha por la defensa del TIPNIS”, se desnaturaliza desde el momento en que incluyen a mujeres embarazadas y niños. Porque los luchadores sociales históricamente hemos arriesgado el pellejo sin ponerles en riesgo a ellos. Se trata de un extremo de crueldad propia.

– El motivo de la “Marcha por la defensa del TIPNIS”, debido al segundo tramo de la carretera; se fue multiplicando, soslayando su tratamiento en consulta o diálogo con autoridades del gobierno; lo cual resquebrajó su autenticidad, y puso en duda su legitimidad.

– Al inmiscuirse en la marcha, ONG(s), organizaciones poco éticas como el CONAMAQ, con una correlación mediática y de “analistas” multiplicados que tuercen la verdad. Delatan doble moral en la misma: la de “defensa del TIPNIS y el Proceso de Cambios”; y la de vinculación de sus dirigentes con la Embajada Norteamericana y USAID, donde no les interesa ni el TIPNIS ni el Proceso de Cambios. Una satrapía increíble, alimentada, desgraciadamente; por disidentes del MAS que al perder su brújula no ven al enemigo con el que contribuyen.

– El abandono a la marcha, por los representantes del Pueblo Guaraní, hacen ver que la estrategia de la misma tiene directrices muy oscuras. Visibles, en el momento que se presenta el Canciller de la República, cuya extracción indígena no sirve más que para humillar su rango y la responsabilidad asumida para evitar un enfrentamiento fratricida entre pobladores del tramo TIPNIS. Acá se hace patente la soberbia y agresividad de los “marchantes”.

– Posteriormente, tras la disposición de intervención policial a la marcha, para evitar enfrentamientos entre quienes quieren la carretera y quienes no, ambos con legitimidad; afloran delitos en el ensamblaje de mentiras mediáticas que gozan de impunidad. Pero, si no intervenían, como en Huanuni, igual habrían sido censurados por omisión, o por cualquier otro invento. Lo que la ley no permite son los abusos físicos ni morales. Por ello, los implicados están sometidos a investigación para su enjuiciamiento y castigo.

– La mordaza delincuencial con adhesivos, ataduras y maltratos a marchantes, fue el hecho que proliferó mediática y raudamente, sumando mentiras con muertos y desaparecidos, entre ellos niños. Curiosamente con afirmaciones de representantes de DD.HH. e iglesias y sin la Defensoría del Pueblo. Así, tildaron al gobierno de represor, de dictador, de hambreador, de masacrador, etc., etc… Se animaron a decir que lo ocurrido era peor a los de la dictadura de Banzer, o las masacres de Gonzalo Sánchez de Lozada y Leopoldo Fernández. Es decir, se había “producido” un delito peor al del “Heroico Octubre del 2003” y al del Porvenir en Pando. Ambos en proceso judicial sin sentencia.

– En EE.UU. un grupo de ciudadanos bolivianos, agarrados de la mentira, lanzaron denuestos y ofensas contra el gobierno. Y en la línea de lo que es la intervención a Libia -donde cientos de mujeres, niños y ancianos inocentes son acribillados con armas “inteligentes” de los países “desarrollados”-; piden la intervención a Bolivia. Primero había sido Mubarak, luego Gadafi, ahora debía ser Morales. Canallada sin nombre.

– Así, con una sarta de mentiras mediáticas se justificó las intervenciones en Irak y el ajusticiamiento de Husein; la intervención de Afganistán y el asesinato de Bin Laden por supuesta autoría de la caída de las torres Gemelas de Nueva York. Actualmente en Libia, cuyas reservas internacionales estarían por los 200.000.- millones de dólares, ya le echaron mano los “rebeldes”, y posteriormente lo harán los interventores para salvar su profunda crisis económica. En realidad, el problema de fondo son los recursos hidrocarburíferos; nervio motor de la economía mundial, y la decisión de los países por su Liberación Nacional y Social.

Por todo cuanto hemos apuntado escuetamente, no creemos en la “defensa legítima del TIPNIS”. Cuando contienen vectores que apuntan a otro propósito. Sí creemos que hicieron un motivo fundamentalista de él para justificar una intervención y división de Bolivia; evitando la carretera y con muchos muertos. Con la complicidad de quienes añoran el neoliberalismo. Los que proclamaban el ¡NO! a las Elecciones Judiciales del 16 de Octubre.

Muchos inmorales se han apropiado de la “Marcha por la Defensa del TIPNIS”, salvando las excepciones; para plantearlo como un problema nacional. Cuya solución estaría sólo ellos, una minoría; atribuyéndose potestad para resolver por los demás. Lo cierto es que, la mayoría de las comunidades del TIPNIS, también se movilizan con legitimidad, por la construcción de la carretera que les abre expectativas ciertas de desarrollo integral. Y no admiten, en democracia, que las mayorías a nivel nacional demuestren su respaldo militante al Proceso de Cambios y al gobierno. Para ellos como para la derecha se trata de “provocación, confrontación”.

Así como van las cosas, también nos resistimos a creer, que una propuesta técnicamente racional, sea la solución a la demanda de los marchantes, porque ellos sostienen la intangibilidad del TIPNIS y eso es plantear un imposible. Creemos que impulsarán un enfrentamiento -por los indicadores existentes-, para justificar un “choque de culturas”, en el que puedan involucrar al gobierno. Porque los fascistas, trotskistas y revolucionarios de salón se encargaran de hacer lo que los verdugos de clase no pudieron. Para el caso, el gobierno ya debía elaborar una propuesta que desemboque en la realización de un Referéndum Nacional vinculante, o en su defecto; entre los dos departamentos, o entre todas las comunidades implicadas en el TIPNIS. Consensuando con los marchantes y quienes apoyan la carretera en cuestión. Sólo la derecha concibe la dictadura de minorías. Las mayorías no, y se debe actuar en consecuencia. Dialogando sin usar la fuerza.

Estamos en vísperas de sepultar el Estado Neoliberal, éste 16 de Octubre cuando tengamos nuevas autoridades del Órgano Judicial, de lo cual está consciente la derecha y la oligarquía enquistada en las transnacionales, cuyas sedes son los países “desarrollados” en colapso. Haciendo abstracción de su genuinidad, está en juego el Proceso de Cambios; entre los intereses de los explotados y los explotadores. Los unos que impulsaron el voto para consolidar el Poder de la Consciencia del Pueblo en las urnas, y los menos por truncarlo. Un gran desafío, cuyos resultados están en pleno proceso.

Los medios, según se aproximaba al día “D”, “observaban” falta de información para el acto plebiscitario, pero, lo que se evidenció es muchísima desinformación de parte de ellos. Sosteniendo al mismo tiempo que el gobierno perdió popularidad por la represión a la marcha de los indígenas, una verdad a medias; porque también puede ser el día “D” reafirmación al Proceso de Cambios, gracias al festival de mentiras y tramoyas patrocinadas por la derecha en sus medios y hasta en las mismas fuerzas policiales.

Dicho sea de paso, las Fuerzas Policiales y las Fuerzas Armadas de la Nación, a diferencia del pasado neoliberal, se han convertido en instituciones condenadas a soportar la agresión de la derecha, de los trotskistas y los revolucionarios de salón, porque quieren convertirlos en lo que no son gracias a la subordinación al Capital General de las Fuerzas Armadas. Lo cual no garantiza cambios como por acto de mágica. Se trata de la necesidad de una metamorfosis institucional que involucre a las nuevas generaciones en una corriente de pensamiento de Liberación Nacional. Porque aún permanecen la mentalidad del matonaje y la corrupción. Resabios neoliberales, anidados también en dirigentes cuyas conductas son censurables.

El voto popular en las urnas debe ser el instrumento para sepultar políticamente las osadías de la derecha; que intentan truncar el actual Proceso de Cambios y dividir el país. Votar es tan importante como es legítimo pifiarlo. Pero, no votar es estar con la consigna de la derecha.

Lucha política: es importante conocer a los postulantes en una elección, como lo es mucho más, consolidar el mecanismo para elegirlos, el resto es perfectible. Otra vez Octubre Histórico. El pueblo asistió a las urnas para sepultar el cuoteo político del Poder Judicial.

Víctor Flores Álvarez

Sucre-13-Octubre-2011