(Agencias).- Faltando pocos días para la realización de las elecciones judiciales, el gobierno de Evo Morales prometió pagar un bono de 1.000 bolivianos a los empleados públicos y comenzó a regalar computadoras personales a 129 mil maestros. Son “prebendas” para comprar el voto de la gente, criticaron legisladores de la oposición, mientras que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) no descartó demandar al partido de gobierno por hacer campaña electoral.

El 6 de octubre, el Presidente Morales decretó el pago de un bono extra de 1.000 bolivianos a los trabajadores del Órgano Ejecutivo, Vicepresidencia, Asamblea Legislativa Plurinacional, Órganos Judicial y Electoral, Contraloría y Ministerio Público. El gobierno gastará 46 millones de bolivianos en el pago del nuevo bono “en reconocimiento al trabajo y apoyo recibido de parte de los servidores públicos que no fueron favorecidos con ningún aumento salarial en los últimos años”, explicó el ministro de Hacienda Luis Arce. “

Según legisladores de partidos de oposición, la creación del nuevo bono 10 días antes de las elecciones judiciales del 16 de octubre no es más que un burdo intento de comprar el voto de los empleados del Estado, un delito tipificado como cohecho electoral.

El gobierno boliviano generó aún más susceptibilidades luego de que el Presidente regalara este fin de semana en Tarija al menos 5.739 computadoras personales a los profesores de ese departamento. Morales prevé entregar este viernes otras 6.000 computadoras en Oruro, dos días antes de los comicios.

El gobierno prevé regalar equipos portátiles valuados en 454 dólares a 129 maestros rurales y urbanos de los nueve departamentos del país. Las computadoras cuentan con un procesador Intel Core i 3, disco duro de 320 gigas, conexión Wi-Fi, cámara de video incorporado, memoria RAM de 4 gigas y pantalla de cristal líquido de 14 pulgadas.

Las computadoras llevan la imagen del Presidente Morales, dizque como mecanismo de seguridad y para evitar que sean comercializadas en el mercado negro. “Nosotros hemos seleccionado aquella imagen que pudiera tener la más fácil identificación dentro de lo que es el uso común (…), estamos viendo el mecanismo complementario para hacer una norma que haga que si se ve la computadora en cualquier otro mercado se decomisa de forma inmediata”, explicó el ministro de Educación Roberto Aguilar a la red Erbol.

Aguilar dijo que en un principio las características distintivas para las computadoras personales eran la bandera y la wiphala en colores, pero la fábrica recomendó un diseño más sencillo. “Fuimos por una identificación fácil, de una figura que puede ser fácilmente reconocida”, precisó el Ministro.

El secretario ejecutivo de Federación de Trabajadores de Educación Urbana de La Paz (FTEULP) José Luis Álvarez consideró un uso abusivo de los recursos públicos “poner como sello o marca de fábrica la imagen del Presidente Morales en las computadoras, como Evo Morales nos las estuviera regalando con su plata”. Según Álvarez, los equipos fueron comprados con recursos del Tesoro General de la Nación (TGN) que son parte del presupuesto para la educación.

El ministro de Educación negó que la entrega de computadoras sea parte de una campaña gubernamental en vísperas de las elecciones judiciales. “No se trata de ni de ningún tipo de manipuleo, yo les muestro los comprobantes de ingreso de las computadoras a Bolivia y por el tema de no esperar más (se inició la entrega), porque obviamente generaba una situación de incertidumbre la demora. Las computadoras nos han llegado una semana antes de los que estamos entregando”, declaró Aguilar.

Por otro lado, la vicepresidenta del TSE Vilma Velasco anunció que la institución electoral demandará al MAS y al Movimiento sin Miedo (MSM) ante el Ministerio Público por realizar campaña induciendo al voto, una acción expresamente prohibida por la Ley de Régimen Electoral. La funcionaria recalcó que la única institución autorizada por ley para hacer campaña y difusión de méritos es el Tribunal Supremo Electoral.

El MSM hizo abierta campaña promoviendo el voto nulo, mientras que el MAS organiza un multitudinario “cierre de campaña” para el 12 de octubre a favor del voto por el “sí”.

Con datos de ABI y Erbol.