Sr. Evo Morales Aima, Presidente del Estado Plurinacional de Bolivia: Las organizaciones Americanas que integramos la Red Vida (Vigilancia Iberoamericana en Defensa del Derecho al agua), que luchamos por el agua como derecho humano, por el agua como bien público y por la defensa de los territorios y contra la mercantilización del agua y la tierra, nos solidarizamos con la VIII Marcha de los pueblos indígenas y con la lucha que vienen llevando adelante en defensa de su territorio, usos y costumbres y propiedad legitima de la tierra.

Nuestra Red Vida nace en agosto del 2003, cuando en nuestros países la gente sencilla y trabajadora se tuvo que lanzar a las calles para defender sus derechos básicos como el acceso al agua.

En éste caso, nuevamente hoy los pueblos indígenas del Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS) se han lanzado a los caminos para resistir a la construcción de una carretera construida en nombre del desarrollo. Una carretera que terminaría desalojando más de 60 comunidades y alterando su forma de vida, su cultura. Tenemos conocimiento que en esta región se encuentra una reserva de biodiversidad, área protegida por su riqueza.

Nos preocupa y da tristeza reconocer que para implementar este proyecto, se haya utilizado la represión y violencia contra civiles; hombres, mujeres, niños que marchan para demostrar su disconformidad con la construcción de la carretera. Estos pueblos no fueron consultados en la decisión que los afecta y han manifestado no estar dispuestos a abandonar sus tierras. Si, como usted ha dicho, el objetivo es que las comunidades estén comunicadas entre sí y con los demás pueblos, sólo las comunidades indígenas pueden decidir cuál es la mejor forma de hacer posible esto. Su gobierno tendría que escucharlas.

Sentimos que con la intervención de la marcha se han violentado los derechos humanos; se han puesto los intereses comerciales y contractuales por encima de la vida de estas personas.

Hemos seguido de cerca todos los procesos de cambio en Latinoamérica, incluido el de Bolivia, esperanzados en que una nueva etapa podría comenzar para nuestro continente, donde tantas injusticias ha vivido durante años.

No entendemos, cómo un gobierno que ha logrado avanzar en varios temas de carácter nacional, como la nacionalización de los hidrocarburos, la distribución de la riqueza, entre otros, violente los derechos humanos como cualquier gobierno oligarca y opresor. Estamos interesados en saber como su gobierno es es coherente, entre la defensa de la madre tierra, las necesidades de estos pueblos indígenas y el respeto a los derechos humanos. Sentimos que tenemos el derecho de preguntarle esto porque nos consideramos hombres y mujeres que como usted hemos venido luchando por mejores condiciones para nuestros pueblos respectivos; solo buscamos ser solidarios con nuestros hermanos y hermanas, que como cualquier pueblo luchan por sus vidas.

Vemos con angustia que a pesar de los cambios que se han vivido en estos años en varios países en América Latina, los modelos de desarrollo extractivista, continúan depredando bienes naturales como el agua y la tierra. No sólo continúan, sino se han intensificado en cantidad y magnitud; mega proyectos hidroeléctricos, forestación de monocultivos, deforestación de la Selva Amazónica, construcción de carreteras, puertos, con el objetivo de sacar rápidamente recursos naturales, materias primas, de nuestro continente hacia el primer mundo.

Como Red integrada por entidades sociales, operadores de agua, sistemas comunitarios, cooperativos, acueductos, ONGs, sindicatos, y muchas organizaciones que se levantan en la defensa del agua como un bien público y derecho de todos, le pedimos Señor Presidente Evo Morales, que respete la voluntad y derecho de los pueblos del Parque Nacional Isiboro Sécure, por ser un territorio que usted mismo manifestó que iba defender, junto a los derechos de los pueblos originarios.

Hemos sido parte de la construcción de la declaración del Agua como Derecho Humano en ONU en la asamblea del año 2010. Nuestras luchas han servido para incluir en varias de nuestras constituciones el derecho del agua y el agua como bien público, el agua como bien común de todos los seres vivos de este planeta.

Hemos defendido la madre tierra y seguiremos haciéndolo en todas las instancias que veamos que se atenta contra el equilibrio eco sistémico, y la salud de sus pobladores.

Somos mujeres y hombres sencillos, trabajadores que luchamos por la solidaridad, la cooperación, las nuevas formas de relacionamiento entre el ser humano y su medio.

Luchamos por justicia, equidad y paz para nuestros hermanos en Latinoamérica.

En nombre del movimiento de Las Américas en Defensa del Agua y la Vida RED VIDA, le solicitamos cancele la construcción de la carretera en el Parque Isiboro Sécure (TIPNIS) en defensa del medio ambiente, los territorios indígenas y los derechos humanos que su gobierno tanto ha impulsado en los ámbitos internacionales. Sólo deben ser los pueblos originarios los que decidan sobre los territorios que habitan milenariamente.

Finalmente, esperamos que usted gire a favor de su pueblo y sepa que seguimos atentos a los acontecimientos que se derivan de esta situación que no la deseamos a ningún gobierno progresista y constructor de la esperanza Latinoamericana.

Muy a pesar de todo, Nuestro Norte; sigue siendo el Sur.

Firman:

Comisión Nacional en Defensa del AGUA y la Vida – Uruguay

Casa Bertolt Brecht – Uruguay

Bloque Popular – Honduras

Chile Sustentable – Chile

Sociedad Sociedades Sustentables – Chile

Coordinadora de Defensa del Agua y la Vida – Chile

FENTAP – Perú

Corporación Penca de Sábila – Colombia

Sintracuavalle – Colombia

Corporate Acountability International – Colombia

Acción Ecológica – Ecuador

Proyecto Andino del Agua – Internacional de Servicios Públicos – ISP

ACUA – El Salvador

Coordinadora de Defensa del Agua y la Vida – Córdoba – Argentina

Coalición de Organizaciones Mexicanas por el Derecho al Agua – COMDA – México

Food and Water Watch – FWW – EUA