(ABI).- El Presidente Evo Morales denunció que hay una “mano negra” detrás del conflicto por el Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS), que supuestamente intenta desprestigiarlo, y aseguró que “algunos policías no quieren al gobierno”. El nuevo ministro de Gobierno Wilfredo Chávez recomendó a los policías trabajar como “servidores públicos” para ganarse el respeto y la confianza de la población.

En una entrevista en la Red ATB, el Jefe de Estado subrayó que todo lleva a pensar que “Hay una mano negra para hacer quedar mal al Presidente y al Gobierno”, al referirse a lo sucedido el domingo 25 en las proximidades de Yucumo con la intervención policial a la marcha de indígenas del oriente.

Agregó que “es muy raro lo que pasó. Siento que hay algunos policías que no quieren al Gobierno y se aprovechan de este tipo de situaciones para desacreditarlo”.

El Ejecutivo dispuso los pasados meses que los servicios de identificación y de otorgación de licencias de conducir pasen bajo administración civil, después de que siempre estuvieron a cargo de la Policía que recaudaba dineros por ese trabajo.

Morales afirmó que ha ordenado una investigación profunda de los hechos sucedidos en la marcha indígena del oriente para esclarecer las causas y la forma violenta con la que actuó la Policía al trasladar a los marchistas desde las proximidades de Yucumo hasta San Borja y después a Rurrenabaque.

El Mandatario ordenó la conformación de una Comisión Investigadora de Alto Nivel con la presencia de organismos internacionales, como la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la Unión de Naciones Sudamericanas (UNASUR), de la Defensoría del Pueblo y de representaciones nacionales.

Confirmó que el martes se realizará una reunión con representantes de la ONU y de la OEA con ese fin porque “El objetivo es investigar con profundidad este asunto para sancionar a los responsables”

Subrayó que esa comisión debe convocar a todas las personas que hayan tenido algo que ver con la orden de activar a la Policía y los que ordenaron esa violenta acción.

Reiteró que como Presidente no ha ordenado esas acciones. “¿Cómo puedo ordenar que agredan a los marchistas, si yo cuando fui dirigente sindical he sufrido esas agresiones y torturas?”, cuestionó.

Señaló que cuando era dirigente sindical y las marchas eran reprimidas por la Policía “No buscábamos a Derechos Humanos, ni a la Iglesia, sino a los camarógrafos y fotógrafos de prensa porque cuando los veían los uniformados se cuidaban para no agredir”.

Por su parte, el ministro de Gobierno Wilfredo Chávez demandó este martes a los efectivos de la Policía Boliviana disciplina, respeto a los mandos superiores y a los derechos humanos, en el acto de reconocimiento institucional a su alta investidura.

Chávez asumió la conducción del Ministerio de Gobierno la pasada semana, en reemplazo de Sacha Llorenti, quien renunció al cargo para asumir defensa de las acusaciones sobre la violenta intervención policial a la marcha indígena el pasado 25 de septiembre.

El comandante general de la Policía Jorge Santiesteban, exhortó a los uniformados que asistieron al acto que se realizó en el patio de honor de la Universidad Policial a “guardar respeto, disciplina, consideración y subordinación a la investidura del nuevo Ministro de Gobierno”.

Chávez aseguró que “respetará y fortalecerá la institucionalidad, además de dar un apoyo sostenido al equipamiento para su trabajo a favor de la seguridad ciudadana, la lucha contra el crimen interno y externo y el narcotráfico”. Exhortó a los uniformados a una “disciplina inquebrantable de respeto a los mandos superiores, junto a un trabajo que vele por los derechos humanos”.

Consideró que “la actuación policial debe enmarcarse en una profunda transparencia, tomando en cuenta que ser un servidor público implica sacrificio y renunciamiento”. Remarcó que la sociedad “debe ver al policía como su hermano, su protector, tener confianza, cariño y respeto”.