La Habana, (PL).- Unas 150 formulaciones farmacéuticas figuran en el resultado del grupo empresarial cubano Labiofam, institución científica con más de medio siglo de labor en la erradicación de enfermedades trasmitidas por vectores en Cuba, y dos décadas de experiencia en servicios y exportaciones de productos a diversas naciones del mundo.

Un amplio programa de cooperación internacional con asesoría técnica, transferencia tecnológica a los países más necesitados, sobre todo del Tercer Mundo, y aplicación de programas preventivos contra el dengue constituyen algunos de los principales objetivos de la entidad, simultáneamente con su actividad productiva. Una de sus premisas fundamentales es apoyar en cualquier parte del planeta la lucha por la eliminación de plagas y vectores que provocan enfermedades mortales, tanto para los seres humanos como la población animal.

Ayudamos con nuestros productos, servicios y personal técnico, sostuvo en diálogo con Prensa Latina el director de los Laboratorios Biológicos Farmacéuticos José Antonio Fraga Castro. Salimos por primera vez al mercado exterior en 1994 para erradicar la peste bubónica en Perú, rememoró. En solo seis semanas logramos silencio epidemiológico en esa nación suramericana. Un año después Nicaragua fue víctima de un brote a gran escala de una de las combinaciones más letales de leptospira, que provocaba un cuadro de hemorragia pulmonar. Allí también estuvimos presentes, recordó.

A Brasil llegamos en 1996 para implementar controles en el Amazonas y Río de Janeiro, afectados por malaria y dengue respectivamente. Tifus en México, Hantavirus en Chile, fiebre hemorrágica en Bolivia, fueron controlados por nuestros especialistas, señaló Fraga Castro.

Desde entonces la cooperación internacional es incesante. Programas preventivos en naciones de África como Gambia, Ghana, Burquina Faso y otras naciones africanas. En Angola existen 167 especialistas que centran su labor en el control de la malaria. La eliminación del vector proporcionó una reducción significativa de la mortalidad infantil y materna por esta causa, explicó.

Acciones similares se efectúan en América Latina. A Ecuador, por ejemplo, le brindamos transferencia tecnológica, sobre todo en productos como los biofertilizantes y bioplaguicidas para el control de epidemias. Estamos dispuestos además a enviar especialistas, para que transmitan el conocimiento, apoyen e, incluso, respondan por los resultados de los programas aplicados en esa nación, enfatizó.

Labiofam cuenta con plantas productivas en Cuba, Argentina, China y Viet Nam para dar respuesta a la demanda. En la actualidad el grupo empresarial trabaja en el registro de productos en Europa, en países como España, Francia, Gran Bretaña, Alemania, Bélgica, Holanda y Turquía. A esta lista se suman naciones de los Balcanes, Rusia, Bielorrusia y Ucrania, y asiáticas como India, Sri Lanka, Malasia, Singapur y Corea del Sur. También, Australia y parte de Oceanía, como Nueva Zelanda.

Sus acciones también llegarán a países asiáticos como China, con problemas en diferentes zonas del sur para la eliminación de la malaria. También se extenderán a países como Irán e India, con incidencia de patologías provocadas por mosquitos y roedores.

Más productos para la salud humana

Los laboratorios producen unas 30 vacunas, 16 virales y 14 bacterianas, antimicrobianos, quimioterápicos, hemoderivados y medios diagnósticos para garantizar la salud animal. También inyectables antiparasitarios, antiinflamatorios y anestésicos, de acción sobre el sistema nervioso central; antihistamínicos y medicamentos que actúan en el aparato circulatorio y el digestivo.

Incrementan su catálogo una amplia gama de bioplaguicidas, entre ellos el Bactivec, una suspensión de acción rápida y efectiva en la lucha contra larvas de especies de varios mosquitos, entre ellos el Aedes aegypti, causante de enfermedades como malaria y dengue. Otros de los productos contra vectores es el Biorat, para el control de roedores en objetivos pecuarios, agrícolas y urbanos.

Con más de 4.200 trabajadores, el 80 por ciento de ellos profesionales y técnicos, ocho doctores en ciencias, 800 diplomados y 70 masters en ciencias, en su incesante actividad investigativa lograron obtener el pasado año otros fármacos para la salud humana. Uno de ellos es el Vidatox, solución sublingual homeopática, de probada eficacia como analgésico, antiinflamatorio y antitumoral, elaborado a partir de las toxinas del escorpión.

Aislado de la especie Rhopalurus junceus, endémica de la región oriental de la Isla, presenta como principios activos cinco péptidos de bajo peso molecular. Está avalado por numerosos ensayos en humanos durante 15 años para demostrar su efectividad, seguridad y propiedades farmacológicas. Potencia la actividad antitumoral, reafirmó Fraga Castro.

Ahora Labiofam labora en promocionar el Vidatox en Europa occidental, oriental, Asia y Oceanía y América Latina. Antes de concluir el año presentaremos este producto en la mayoría de esos mercados. Su administración paralela a los tratamientos convencionales antineoplásicos, o sea, indicado como complemento, logra mejorar la calidad de vida de esos pacientes y prolongarles la existencia.

Otras propuestas para la salud humana son los alimentos probióticos enriquecidos con fibras naturales y varios productos cosméticos para hombres con Espirulina, el alga considerada el alimento más completo de la naturaleza. El yogurt basado en este principio es una de las novedades en los últimos años en esta industria por incorporar microorganismos vivos que actúan en la flora bacteriana. El yogurt probiótico Paraíso aparecerá en breve en el mercado con otras bondades: la fibra dietética Acitan, que contribuye a mejorar las funciones del intestino por su contenido de minerales y sustancias tánicas.

Uno de los líderes de este estudio, el científico cubano Raymel Viciado, explicó a Prensa Latina que la introducción de este compuesto aportará al organismo beneficios como el control de los movimientos peristálticos del estómago y ayudará a la realización de digestiones más rápidas. Al enriquecerlo ahora con fibras dietéticas naturales contribuirá a mejorar los trastornos originados por procesos inflamatorios y antiulcerosos, subrayó el investigador.

Labiofam incorpora a su grupo empresarial los laboratorios Génix, líderes de productos cosméticos con Espirulina, la microalga de alto valor proteico y nutricional. Entre sus propiedades figuran tratamiento del acné, control del apetito, ayudar a mantener un peso ideal, así como regular los niveles de glucosa en sangre.

Hace más de una década se comercializan en la Isla productos de belleza a partir de este compuesto natural, entre ellas las tabletas nutricionales y la crema antiarrugas, muy aceptada por las féminas. Ahora irrumpirán en el mercado para diversificar su línea cosmética con otras propuestas, en este caso destinadas a los hombres: una loción, un gel refrescante y bálsamo para después de afeitar, destacó a Prensa Latina Niurka León, directora adjunta de esa institución.

Como parte de los estudios progresivos y desarrollo de nuevos productos también se trabaja en la introducción de dos protectores labiales, que engrosarán su catálogo. De manera gradual se incorporarán también todos los fármacos naturales producidos por otras empresas pertenecientes al grupo, entre ellos el Vimang, cuyo principio activo es la corteza del árbol de mango.

Antioxidante con propiedades similares a la vitamina C, E y los betacarotenos, el Vimang presenta además propiedades antinflamatorias, analgésicas e inmunorreguladoras. A los clientes llegará en breve también el extracto acuoso concentrado, y ya se comercializa el jarabe y la crema, indicada como tónico para la piel y fotoprotectora para contrarrestar los procesos de envejecimiento.

* Periodista de la redacción de Ciencia y Técnica de Prensa Latina.